srcset

Béisbol

Béisbol: la lluvia y la solidaridad, protagonistas de una final inolvidable para Los Gauchos

Fernando Vergara
(0)
23 de abril de 2018  • 00:10

El amor desinteresado por el juego, el sentimiento de equipo, la humildad, la pasión y la garra. Para entender el valor del logro de la Argentina al celebrar el Sudamericano de béisbol que les otorgó un histórico boleto a los Juegos Panamericanos de Lima 2019 no hay que analizar el 7 a 1 a Brasil en la final. No, la historia es otra.

El relato debería contar que la lluvia bien pudo privar a Los Gauchos de la consagración y otorgarle a los brasileños el pase a los próximos Panamericanos. ¿Cómo? La intensa cantidad de agua que cayó en Buenos Aires el último viernes complicó el panorama en el Estadio Nacional de Béisbol de Ezeiza y el reglamento estipulaba que si el terreno de juego no estaba en condiciones el campeón sería el seleccionado con mejores registros en la primera fase. Es decir, Brasil.

El béisbol, se sabe, no es uno de los deportes más masivos en nuestro país. La mayoría de las situaciones se dan en un ambiente amateur y familiar. El dinero no abunda. Tampoco para los otros seleccionados del continente que no son potencia. Y como cada país ya tenía comprados sus pasajes de avión, sin posibilidades de cambios, el desenlace no podía pasar del sábado. ¿Qué sucedió? Desde las 7 de la mañana, decenas de personas colaboraron para poner la cancha en condiciones: amigos de los beisbolistas argentinos, familiares, vecinos, directivos y ex jugadores arribados desde varias provincias. Todos a secar el campo. Carretillas y dos camiones con tierra. "Cuando llegamos y vimos eso no lo podíamos creer. Había personas mayores, de 70 años, acarreando bolsas. '¿Esto es por nosotros?, preguntamos'. Teníamos miedo de no jugar y salimos a comernos la cancha. Hoy la alegría es indescriptible", dice Agustín Tissera, 24 años, el más joven del equipo.

Finalmente, tras un par de horas de demora, la definición pudo disputarse desde las 16.30 del sábado. Quizás como un guiño del destino, cuando culminó la final, ya de noche, empezó a llover nuevamente. El clásico sudamericano duró 3 horas y 37 minutos. Era tiempo de festejo para las 4 mil personas que se habían acercado a Ezeiza.

Para Los Gauchos, el impacto histórico se recordará por siempre. Será la primera vez que la Argentina jugará como visitante en los Panamericanos (sólo participó en Buenos Aires 1951 y Mar del Plata 1995). Y será también la vez inicial que dispute este certamen por méritos propios. Dentro de las muchas historias surgen las de Rodrigo Bruera (37 años) y Guido Monis (39), quienes llevan 20 años en el seleccionado. "Yo estuve presente en los seis Sudamericanos que logró la Argentina pero este nos da el pase a Lima y es especial. No nos vamos a conformar: se vendrán las potencias y les haremos frente", dice Bruera. "Siempre realizamos sacrificios económicos. En el 2000, en Panamá, nos hicimos las camisetas. Y en Ecuador llegamos a dormir todos juntos en una habitación para 12 personas, hacinados, con la comida justa y sin agua caliente", cuenta Monis.

Tanto Bruera como Monis son los dos jugadores con mayor recorrido en el seleccionado albiceleste. El primero, que cumplirá 38 años el próximo miércoles, debutó en 1998 en el Mundial universitario disputado en Cuba. "Logramos algo muy importante. Llevo 20 años con este privilegio de representar a la Argentina y habíamos perdido dos chances de entrar a los Panamericanos, en Brasil 2005 y 2015. Esta era una oportunidad única", indica Bruera. "El de Cuba fue nuestro primer viaje. Fue largo el camino. Vimos de todo", añade Monis, que también debutó en 1998.

Béisbol: la lluvia y la solidaridad, protagonistas de una final inolvidable para Los Gauchos
Béisbol: la lluvia y la solidaridad, protagonistas de una final inolvidable para Los Gauchos Crédito: Facebook Federación argentina de béisbol

Los argentinos ya venían exhibiendo signos de su evolución, como en aquel Premundial de noviembre de 2017 en Panamá, donde el seleccionado Sub 23 estuvo a punto de dar el gran golpe, poniendo en aprietos hasta el final al gran favorito, Venezuela. Fue derrota con honores por 9-8, con el claro mensaje de que algo importante se estaba gestando. "En nuestro país nuestro deporte no es conocido pero hay chicos que se sacrifican mucho. Se vienen logrando buenos resultados y ahora iremos a Lima con una enorme expectativa", dice Tissera.

En la final, la Argentina dominó en los primeros innings para ir estableciendo diferencias. Se puso 3 a 1 y selló la contundente victoria con cuatro corridas en el noveno inning. "Nunca me había pasado algo igual, se acercó muchísima gente al estadio. Y con ese agregado de la ayuda desde las 7 de la mañana. Desde el primer momento sentimos que teníamos ganada esta definición", agrega Tissera, quien juega en Italia.

Además de Brasil y la Argentina, del torneo también participaron Bolivia y Chile. Debido a las malas condiciones del terreno de juego, estos últimos dos países no pudieron medirse en el cruce por el tercer puesto. En el horizonte, en 2019, aparecerán las grandes potencias mundiales. "En Perú van a competir República Dominicana, Cuba, Estados Unidos, Puerto Rico, Canadá, Panamá. Con Bruera, hace 20 años empezamos el camino con nuestro primer viaje a Cuba. Siempre soñamos con jugar los Panamericanos pero sabíamos que era muy difícil. En esa época quizás no teníamos el nivel ni la estructura para conseguirlo. Ahora cumplimos un gran anhelo: vamos a enfrentar a unas bestias del deporte", dice Monis.

El plantel argentino estuvo integrado por: Diego Echeverría, Lucas Ramón, Mauricio Costa, Exequiel Talevi, Lucas Montalbetti, Ezequiel Cufré, Mauro Schiavoni. Guido Monis, Federico Schultze, Rodrigo Bruera, Agustín Tanco, Miguel García, Federico Robles, Lucas Nakandakare, Juan Martín, Sebastián Fontana, Jacinto Cipriota, Agustín Tissera, Nicolás Solari, Sebastián García, Nicolás Arrube y Eduardo Zurbriggen. "Para nosotros, los más grandes, era la última chance. Por nuestra edad iba a ser complejo formar parte de otro proceso. Y se me vinieron a la cabeza esos 20 años de trabajo, de esfuerzo, de dejar cosas de lado. La nueva camada empezó con el apoyo del Enard, pero nosotros antes nos costeábamos todo: entrenamientos, viajes, hospedajes. Y esos son momentos para no olvidar nunca, siempre es bueno tenerlos presente", explica Bruera.

Béisbol: la lluvia y la solidaridad, protagonistas de una final inolvidable para Los Gauchos
Béisbol: la lluvia y la solidaridad, protagonistas de una final inolvidable para Los Gauchos Crédito: Facebook Federación argentina de béisbol

El seleccionado nacional de béisbol regresará así a la competencia Panamericana después de 24 años, con un detalle no menor: será su primera participación al obtener la clasificación sin depender de su condición de anfitrión. "Tanto Rodrigo como yo vimos la competencia de 1995, éramos chicos, y soñábamos con que alguna vez nos toque a nosotros. Ahora se nos dio", resalta Monis.

Cuando algunos aseguran que sobran razones para desencantarse con el deporte, hay otros que muestran que también hay innumerables motivos para no perder la esperanza. Y Los Gauchos entran en ese segundo lote.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.