Parejas en conflicto: la fórmula del éxito en la calle Corrientes

Perfectos desconocidos, dirigida por Francella
Perfectos desconocidos, dirigida por Francella Crédito: Alejandra López
Hoy, cuatro comedias comerciales tienen su eje central en los enredos entre novios y matrimonios
Jazmín Carbonell
(0)
23 de abril de 2018  

Todos los problemas mundanos, cotidianos y humanos contenidos en un matrimonio que lleva muchos años. En él se cargan las tintas sobre las desdichas, las frustraciones, los reproches, lo que pudo haber sido cada quien y, en cambio, se confinó a lo que es por este otro. Un recurso mentiroso y que esconde los principales conflictos de cada uno, pero, claro, ¿qué más cómodo que estar echando culpas por ahí? Por eso, y por muchas otras cosas, el matrimonio en escena es, desde hace muchos años, un espacio verdaderamente jugoso para que estallen todas las pasiones. Y el teatro bien lo sabe. Por eso en la cartelera actual -sobre todo la comercial, aquella que convoca a matrimonios, amigos, grupos de personas a ver una obra y después, cena mediante, charlan sobre los temas que se dispararon durante la función- proliferan propuestas que tienen como protagonistas a dos parejas que, por distintos motivos, desatan todo tipo de conflicto. El test, Los vecinos de arriba, las recién llegadas Sin filtro y Perfectos desconocidos y la próxima a estrenar Dos más dos (la versión teatral de la película homónima que tendrá a Marcos Carnevale a cargo de la dirección) en El Nacional con producción de Adrián Suar.

Por supuesto que el fenómeno no es nuevo ni local. Muchos recordarán el éxito de Un dios salvaje, la obra de la francesa Yasmina Resa que aquí dirigió Javier Daulte e interpretaron Florencia Peña, el Puma Goity, Fernán Mirás y María Onetto y que ponía a dos matrimonios frente al abismo de la tolerancia. "Sin embargo, creo que en nuestro teatro una gran antecesora a este fenómeno es la obra El gran deschave (de Armando Chulak y Sergio De Cecco, 1975) -reflexiona Daulte, que, además, tiene en cartel Los vecinos de arriba y sabe bien que los matrimonios en escena son una gran fórmula para poner en escena todo tipo de planteos sobre el hombre-: una pareja que sacaba todos los trapitos al sol y que era para el público la posibilidad de espiar, no sin cierto morbo, la intimidad de la pareja. Pero sin duda creo que todo responde al gran modelo que fue ¿Quién teme a Virginia Woolf?, de Edward Albee". Y sí, es que ese ya clásico norteamericano tiene más de cincuenta años, se representó una infinidad de veces en teatro en todos lados y tiene versiones cinematográficas.

El test, dirigida por Daniel Veronese
El test, dirigida por Daniel Veronese

Una producción con un solo decorado, casi sin cambios de vestuario, con un elenco relativamente chico, la empatía con los espectadores por los temas abordados y por las múltiples posibilidades que disparan estos encuentros se ha convertido en un verdadero fenómeno. Es que la comedia se instaló desde hace un tiempo en la calle Corrientes de una forma tan fuerte que, sin contar los musicales, es difícil encontrar otro género. Y los dramas matrimoniales son los predilectos. "En un momento en el que todo es amor líquido y en el que los encuentros son virtuales y ni siquiera sé dónde estás, el vínculo de la pareja creo que es un tema que importa mucho porque es algo que está ahí, es real -aporta Carola Reyna, que se encuentra protagonizando Sin filtro junto a Gabriel Goity-. La pareja es la modernidad hoy en día: poder bancar y sostener. Antes lo moderno era separarte y hoy, en cambio, lo punk es durar. Me da profunda admiración ver cómo parejas de muchos años soportaron los vendavales".

"La situación de pareja da mucho juego: para la profundidad, para la comedia, da pie para que aparezcan cuestiones de infidelidad y de seducción entre parejas amigas. Eso genera empatía porque es algo que sucede socialmente. Muchas veces se trata de seducción inocente y otras veces juegos que terminan complicando la situación de las parejas. Es un instrumento dentro de la escritura teatral que genera mucha empatía con el público. Por eso existieron, existen y van a seguir existiendo comedias de parejas en teatro", afirma Sebastián Blutrach, productor de El test, presidente de Aadet y dueño de El Picadero, un poco más reticente a llamar fenómeno al dueto matrimonial.

Sin filtro, dirigida por Marcos Carnevale
Sin filtro, dirigida por Marcos Carnevale

Otro director conocedor de estas tendencias y que suele alternar sus trabajos entre el off y el comercial es Daniel Veronese. Hoy en día dirige El test (Jorge Suárez, Carlos Belloso, Viviana Saccone y María Zubiri), obra del catalán Jordi Vallejos que pone frente al abismo a un matrimonio de muchos años cuando el amigo de toda la vida les dispara un dilema inventado por su nueva novia (mucho más joven, por supuesto): cien mil dólares ahora o un millón en diez años. "Como director y como autor sí veo que un par de duetos en escena permiten crear y activar tensiones y enfrentamientos entre ambos grupos y a su vez provocar situaciones conflictivas varias devenidas de estas exposiciones -rebate Veronese-. Pero ya apuntando hacia adentro, hacia el mismo seno de cada una de las parejas, forma nuevos grupos de aliados al mezclarse los integrantes. De más está remarcar la empatía que producen en la platea las situaciones de pareja, los amoríos, los celos, las alianzas, enredos por dinero, manejos de poder, malentendidos por inseguridades. En fin: un casi infinito mapa de pequeños movimientos dramáticos que dan vida a la comedia comercial y la acercan mucho a nuestro siquismo, ya que es difícil no quedar atrapado en alguna de las redes que se tienden".

Los vecinos de arriba, dirigida por Javier Daulte
Los vecinos de arriba, dirigida por Javier Daulte

Para agendar:

Sin filtro, de miércoles a domingos, en el Paseo La Plaza.

Los vecinos de arriba, de miércoles a domingos en el Metropolitan.

El test, de miércoles a domingos en el Multiteatro.

Perfectos desconocidos, de miércoles a domingos en el Metropolitan.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.