Dos problemas: un Nº 5 lesionado y otro que juega en China

Francisco Schiavo
Francisco Schiavo LA NACION
(0)
23 de abril de 2018  

La cercanía con el Mundial hace que todo se mida por estos días con la vara rusa. Por cierto, una regla hipersensible. Si del seleccionado argentino se trata, las dudas atormentan desde las mismas eliminatorias, en las que no se tuvo en claro hasta la última fecha si el conjunto celeste y blanco iba a clasificarse. A partir de entonces, todo valió. Y ahora cualquier especulación genera picazón.

El punto crucial es que Jorge Sampaoli recibió otra mala noticia. Esta vez se lastimó Lucas Biglia, el mediocampista central. Es uno de los puestos neurálgicos para el entrenador santafesino, que ya de por sí arrastraba dudas en otro lugar central de la cancha: el Nº 9, tras la artroscopia por la que pasó Sergio Agüero. Si el DT de la Argentina considera que a partir de esos lugares se construye un equipo, ahora sí, está en problemas. Lo de las lesiones de Agüero, lo de la traba psicológica de Higuaín y los inconvenientes de farándula de Icardi son temas conocidos. Así que mejor concentrarse en la mitad de la cancha.

Biglia -con los recaudos del caso- se volvió un pilar para Sampaoli y la recuperación siembra dudas entre los argentinos. Sobre todo porque el probable reemplazo, Javier Mascherano, no convenció en la última gira por Europa. Eso sin contar que dejó Barcelona para irse al fútbol chino, algo que el DT no veía con buenos ojos. Y, a propósito, la primera intención de Sampaoli era contar con Mascherano como marcador central. Entonces, casi ninguna de las variables aplica para el caso. Si Biglia no llega bien, ¿quién podrá reemplazarlo? Otra duda en un conjunto que ya de por sí arrastra demasiados interrogantes. Son las mismas inseguridades que transmite un DT que evalúa situaciones hasta último momento y que, a diferencia de otros, lejos está de confiar en un grupo estable pese la inestabilidad del juego y los momentos personales. Pero en el cuerpo técnico piensan que no hay jerarquía suficiente en el fútbol argentino. A veces, los planteles ganadores no se arman con los mejores en cada puesto, si no con quienes, pese a algunas limitaciones, saben adaptarse a conceptos lineales. Variantes hay. Acá y allá. El trabajo de Sampaoli es encontrarlas. Aunque el tiempo juega en su contra.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.