El impuesto que nadie sabe que puede reclamar si cancela o pierde un vuelo

Juliana Mendoza
(0)
23 de abril de 2018  • 17:40

¿A quién no le pasó? Te confundiste de horario y casi perdés el vuelo. O un tránsito inesperado hace que no puedas llegar a tiempo al aeropuerto. O te puede pasar lo que me pasó a mí: tenía que ir a Barcelona desde Berlín pero quise conocer Ámsterdam antes. Adiós a ese pasaje baratísimo que encontré por estar pegada a las páginas de ofertas. Hay muchas cosas que pueden salir mal con los viajes, ahora no te tenés que agarrar la cabeza pensando que tiraste plata a la basura. Hay una solución que nadie te dice nunca pero que puede ayudarte a recuperar algo de ese billete de avión perdido.

La tasa de aeropuerto son los impuestos que los aeropuertos cobran a las aerolíneas por el uso de sus instalaciones. Cada pasajero que sale, cada avión que aterriza, que despega o que duerme en los hangares tiene que pagar una. Cuando comprás el pasaje, es ese importe, por lo general alto, que nadie sabe para qué sirve pero que le suma algunos miles a tu precio final. Lo que tampoco se sabe es que todos tenemos el derecho a reclamarlo si no nos subimos al avión. Un representante de ventas de Aerolíneas Argentinas confirmó a LA NACIÓN que las empresas están obligadas por ley a devolver esa plata, sin hacer muchas preguntas.

La manera de pedirlos no podría ser más fácil. Me tocó reclamar un reembolso de esta tasa por unos vuelos low cost de EasyJet y de Vueling. Las dos aerolíneas tienen una buena atención al cliente desde sus redes sociales, entonces aproveché Twitter para hacer mi reclamo. Mandé un mensaje directo y en pocos minutos me contestaron diciendo que el reembolso se iba a acreditar en la tarjeta de crédito con la que había realizado la compra. Así de fácil. A los pocos días, vi el reintegro en mi homebanking y se acabó la historia.

Otra forma de pedirlo puede ser por teléfono o vía mail. En el caso de Vueling, me pidieron que llene un formulario -bastante corto- para hacer mi reclamo. Me contestaron en media hora. Tené en cuenta que te pueden pedir el número de reserva y tus datos personales para realizar el reembolso. Las aerolíneas están obligadas a devolver la plata: no te pueden ofrecer millas o algún descuento a cambio de ese dinero.

Cada aeropuerto tiene su propio criterio y necesidad para valorar las tasas. Generalmente, los aeropuertos grandes suelen cobrar tasas más elevadas que los chicos porque prestan más servicios. Es por eso que puede pasar que las low cost tengan tasas más bajas que las aerolíneas más grandes. Dentro de este impuesto, las aerolíneas tienen que cobrar por los servicios de migraciones, seguridad y uso de las instalaciones.

Al igual que los precios de los pasajes, el tipo de cambio afecta directamente a estos impuestos que están determinados por cada empresa y destino. Según la página de Aeropuertos Argentina 2000, la entidad cobra US$49 por este impuesto y por los vuelos internacionales se suma la tasa por migraciones (US$10), aduana (US$10) y seguridad aeroportuaria (US$10). Además, hay una tasa regional de US$25.16 que es para los países internacionales hasta los 300 km inclusive. Todas estos impuestos son reembolsables. Y aunque parezca poco, todo suma cuando llega el resumen de la tarjeta después de unas merecidas vacaciones.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.