Suscriptor digital

Los planes del creador de Preguntados en Berlín y por qué no apuesta por el Mundial de Rusia

ETERMAX

12:38
Video
José Del Rio
(0)
23 de abril de 2018  • 12:44

Trabajar en una industria con una alta tasa de mortalidad de proyectos no es para cualquier cabeza. Máximo Cavazzani, CEO de Etermax y creador de Preguntados -la aplicación que descargaron 300 millones de personas alrededor del mundo- admite que "matar" los juegos que crea es una gran parte de su trabajo, aunque sigue siendo lo más difícil. "Es una gimnasia para poder reformularlos", dijo, en diálogo con José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION, durante el programa "Comunidad de Negocios", que se emite por LN+.

La compañía tiene un fuerte foco digital y hoy diversificó los canales por los que llega al consumidor para hacer crecer sus marcas. Preguntados ya tiene su juego de mesa y ahora tendrá presencia en la televisión. Junto a Juan José Campanella y Cris Morena, Etermax está produciendo una serie infantil. "Trata de incentivar la pregunta como objeto, impulsar el cuestionamiento de las cosas en los chicos", explicó.

-¿De dónde surgen las ideas para juegos? ¿Vienen más de parte de los programadores o de los creativos?

-Es un poco de todo. Es ver el mundo, qué está necesitando y qué hacemos bien nosotros para decidir qué le podemos dar. Uno intenta hacer prototipos que nos determinen si es divertido o no, e ir pasando etapas hasta que llegue al público o muera en el camino.

-¿A qué juego le ponías más fichas?

-A todos. Antes de Preguntados hicimos Bingo Crack que ya lo matamos. Le tenía mucha fe y fue uno de los peor performance de Etermax. Pasa mucho pero es parte de la gimnasia que tiene que tener una empresa de este estilo. Nuestro sector tiene sus particularidades que son difíciles de entender desde otra industria. Por ejemplo, usamos mucho los datos -no los privados- y todo el tiempo estamos viendo de manera agregada qué cosas hacen que la gente juegue más o menos, las interfaces, las plataformas, el peso de las apps. Un montón de cosas que tenemos en cuenta para diseñar y reformular productos.

-Si yo tuviera un oráculo de creador de juegos, el Mundial tal vez sería una ocasión fija. ¿Es un acierto o un error?

-Es un error. Creo que no es tan obvio como en otras industrias como la de las figuritas o las remeras, porque los juegos son complejos de construir y es difícil que funcionen rápido. Esa mecánica se tarda mucho en construir y es difícil aplicarlo sobre la marcha en el Mundial. Lo hicimos en el pasado y no tuvo el impacto que esperamos. También hicimos aplicaciones oficiales para el Real Madrid y para el Barcelona, derivaciones de Preguntados. Por el contenido y porque a la gente no le gusta responder preguntas específicas de fútbol, no tuvieron el vuelo que necesitaban.

-Estudiaste Ingeniería, trabajaste con tu padre en una fábrica textil. Cuando hoy ves esa película de tu vida, ¿cuánto analizás cómo completo y cuánto por completar?

-Siempre pienso que se puede completar. Quise ser emprendedor para generar recursos y desafíos para ser más grande. Hicimos un gran camino y estoy muy orgulloso de lo que logramos con Etermax como equipo, como persona y como emprendedor, pero es simplemente el comienzo.

-¿A quién admirás del mundo de los negocios?

-Admiro a la gente que hace. Elon Musk me parece una persona que se dedica a hacer, que toma más riesgos desde lo que es lógico desde el punto de vista financiero. Admiro a Bill Gates en el vuelco que dio su vida, el nuevo enfoque en medir cantidad de vidas que salva por dólar. Admiro a gente como Warren Buffett porque tiene una visión del mundo parsimoniosa, clara, que ayuda a ver las cosas de otra manera.

-También tiene visión de negocios...

-Pero creo que es producto de su idiosincrasia. Con Bill Gates tienen esa visión muy calvinista del mundo de administrar recursos que hace que los negocios en Estados Unidos fluyan mucho más que en otra parte del mundo.

-Hace un tiempo estabas muy arriba y ahora estás más centrado.

-Yo soy verborrágico, hablo rápido, me gusta el futuro, vender lo que hago y vender lo que hacen los demás, pero aprendí a hablar más despacio y también a tratar de que se entienda lo que quiero que se entienda. El exceso de comunicación perjudica y aprendí a hacerlo de otra manera.

-A pesar de que creciste mucho en el mundo tu sede sigue siendo Argentina. ¿Por qué?

-Porque me gusta el país, me parece que tiene mucho talento, sobre todo en la parte de Recursos Humanos. Cuando escucho que tenemos los cuatro climas para mí eso no tiene ningún significado. Si algo tiene Argentina diferente que el resto de América Latina es una educación superior gratuita de gran calidad y una idiosincrasia más emprendedora. Creo que la Argentina es el estandarte de emprendedurismo en América Latina. No quiere decir que quedarse en la Argentina sea siempre una buena idea. Abrimos en Berlín y queremos complementar recursos que en la Argentina son más escasos.

-¿Cuáles?

-Como gente que se dedique a producir juegos puntualmente, gente que se dedique al análisis de datos. Hay en la Argentina, pero hay pocos en relación con lo que requiere la industria. Es como tratar de hacer una torta, tener mucha harina y que falten los huevos. Tenés que complementar para que todos ganemos.

-¿El estudio en Berlín es nuevo?

-Recién este año está fuerte. Tuvimos una repercusión positiva porque la idiosincrasia de Etermax que tiene que ver con el largo plazo, con hacer cosas de calidad con el valor de la gente hace que sea muy atractivo para la industria. Hay alrededor de 20, pero la idea es que crezca bastante. Si funciona, queremos que se replique en otros lugares.

-¿Qué es el futuro para vos?

-Lo más importante que tiene el futuro es la transformación de la información que va a suceder a través de la inteligencia artificial y de la tecnología en sí, que permitirá que muchas cosas que damos por sentadas, como la necesidad de que todos tengan que trabajar, el hecho de que tengamos que enfermarnos y morirnos, o que trabajamos en cosas peligrosas, o que estemos encerrado en este planeta, cualquiera de ese tipo de cosas va a cambiar y de manera muy vertiginosa. Quizás el desafío más grande es adaptarnos y hacer que socialmente tenga el impacto más benévolo posible.

-¿Te sorprendió lo de Mark Zuckerberg, creador de Facebook?

-No, para nada. Es una empresa más grande que un país. Creo que se topó con un problema: el problema de los datos, que está magnificado por los medios. Se usan de forma agregada y los datos que se tienen son los realmente públicos. Más allá de que es un problema y que hay que resolverlo, no tiene el impacto que parece tener. Sí es verdad que puede ser una cortina de otras cosas, como la manipulación interestatal de elecciones. Creo que hubo un problema con la interferencia de Rusia en las elecciones estadounidenses que puede tener que ver mucho con esto o no, o puede ser algo que esté surgiendo ahora y que destape muchas cosas y que hay que tenerlo en cuenta. Nuestra democracia está diseñada para el siglo XX y la psique humana tiene otra forma de conducirse hoy en el siglo XXI con las redes sociales: es mucho más fácil la polarización, es mucho más fácil dar falsa información, la gente tiende a creer cualquier cosa que lee en Internet, y por más que eso sea subjetivo en una elección afecta un montón. Hay casos de empresas de publicidad en el mundo que literalmente les dicen a los candidatos que les pueden ganar una elección, y ese es el caso del problema que tuvo Facebook. Hay que analizarlo y ver cómo se soluciona, más allá de que el siglo XX no fue la panacea de la libertad electoral porque la concentración de medios tuvo un problema, la desconcentración de medios también tiene un problema y creo que hay que estar detrás de ello.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?