Proteger también a los muertos

Claudio R. Negrete
Claudio R. Negrete PARA LA NACION
(0)
24 de abril de 2018  

La Argentina es uno de los pocos países del mundo que en su legislación penal no contempla el delito de profanación, vejación, atentado y diversos daños a los restos mortales de una persona. Existe la ley N° 11.179 que en su artículo 171 define que "sufrirá prisión de dos a seis años el que sustrajere un cadáver para hacerse pagar su devolución". Nada más que eso. Y es una norma de hace dos siglos nacida a raíz de que los llamados Caballeros de la Noche secuestraron en Recoleta los restos de la cuñada de Manuel Dorrego para pedir un rescate.

A lo largo de nuestra historia se ha desarrollado una particular costumbre nacional de profanaciones y manipulaciones de muertos. Ahí están como ejemplos las vejaciones de los restos de José de San Martín y de Juan Manuel de Rosas; el robo de los dientes de Manuel Belgrano; los secuestros de los cuerpos de Eva Perón y del general Pedro Eugenio Aramburu. El vacío legal es tan evidente que la carátula del expediente de la profanación del cuerpo y robo de las manos del expresidente Juan Domingo Perón es por "robo de sable y gorra". Y, quizá, lo más sofisticado de esta manía es la figura del desaparecido instalada durante la última dictadura cívico-militar, que es el castigo y la venganza hacia el propio muerto.

La gran mayoría de los países contempla en sus leyes el castigo a estos abusos. Desde 1927 se impuso en Colombia sanciones "a la profanación de persona o restos con fin injurioso" (art. 297). En Perú es penalmente responsable el que "1) profanara el lugar en que reposa un muerto o públicamente lo ultrajara; 2) el que tumba un cortejo fúnebre; 3) el que sustrajera un cadáver o una parte del mismo, o sus cenizas, o lo exhuma sin la correspondiente autorización" (art. 318). Para el Código Penal mexicano en su artículo 280, "se impondrá prisión de tres días a dos años al que oculte, destruya o sepulte un cadáver o un feto humano", sin la orden de la autoridad que deba darla o sin los requisitos que exigían los códigos civil y sanitario o leyes especiales.

Los países desarrollados también contemplan diversos instrumentos legales para proteger al ser fallecido. Por ejemplo, en España dice la ley que "el que, faltando el respeto debido a la memoria de los muertos, violare los sepulcros o sepulturas, profane un cadáver o sus cenizas o, con ánimo de ultraje, destruyere, alterare o dañare las urnas funerarias, panteones, lápidas o nichos, será castigado con pena de prisión de tres a cinco meses" (art. 526). En Francia (artículos 225 a 227) penan "todo daño a la integridad del cadáver, violación o profanación". Y el Código Federal de los Estados Unidos, en su Capítulo 2, define la pena por el abuso hacia los cadáveres en los casos: 1) desentierra, disturba, daña, diseccionaren todo o en parte, sustrae o trata de manera ofensiva un cadáver humano siendo consciente de que ha sido ilegalmente desenterrado; 3) vende o compra un cadáver humano o cualquier tráfico con un cadáver humano; 5) vandaliza, daña o trata de manera ofensiva el espacio en el cual un cadáver humano ha sido enterrado".

La reforma al Código Penal es una oportunidad única para que nuestros muertos del pasado y del futuro, ciudadanos comunes o personajes de la historia, puedan ser preservados legalmente ante las prácticas constantes de manipulación y vejación a las que están expuestos desde siempre. Frenar estos abusos sería una contribución fundamental para comenzar a corregir la cultura necrómana argentina.

Periodista y autor de los libros La Profanación; El robo de las manos de Perón; y Necromanía. Historia de una pasión argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.