Abdo tendrá más apoyo legislativo de lo esperado

El presidente electo evitó hablar en público ayer; tiene margen para hacer reformas
Ramiro Pellet Lastra
(0)
24 de abril de 2018  

ASUNCIÓN.- (Enviado especial) Mario Abdo Benítez estrenó su nuevo papel de presidente electo de Paraguay con una jornada de descanso absoluto, en el silencio de su hogar. Pese a que su triunfo fue más estrecho de lo que esperaba, las urnas le dieron ayer un motivo de tranquilidad: tendrá más apoyo de lo proyectado en el Congreso y en las gobernaciones.

Consolidada la victoria por cuatro puntos de diferencia, 46% a 42%, que le dieron la presidencia por los próximos cinco años, el líder del Partido Colorado conoció ayer los resultados de las elecciones legislativa, donde también fallaron las encuestas.

El Partido Colorado consiguió 17 de las 45 bancas en el Senado, dos menos que en el gobierno anterior, pero cinco más de lo esperado. De esa manera, aunque está lejos de la mayoría simple para aprobar reformas de fondo, con el apoyo de partidos chicos de su misma línea política podría sacar adelante su agenda.

El Partido Colorado también consiguió 13 de las 17 gobernaciones, entre ellas el Departamento Central, el más poblado del país, que había estado en manos del Partido Liberal desde el regreso de la democracia.

En Asunción, sin embargo, algunos, muchos, seguían torciendo el gesto ante la mención del nombre del ganador de los comicios presidenciales. "Fui a votar para el Senado porque una amiga era candidata y cuando vi otras papeletas me acordé de que también se votaba para presidente. Pero las fotos de los candidatos eran como las figuritas del Mundial de Rusia, ninguno me representaba", dijo a LA NACION Juan Carlos dos Santos, de 48 años, que recordó con amargura que Paraguay no clasificó.

Mario Abdo Benítez, presidente electo
Mario Abdo Benítez, presidente electo

¿Y de qué jugará Marito? ¿Hará la vista gorda ante las viejas mañas del Partido Colorado o será un líder moderno y renovador?

"¡Pero claro que es un tipo moderno!", dijo sin vacilar Zaragoza Silveira, el dueño de una peluquería del centro de Asunción.

"Moderno, aperturista, amplio, dialoguista? Los que dicen lo contrario son los de la oposición. ¿Y esos que son? Una bolsa de gatos, todos mezclados. Liberales con la izquierda, ¿qué es eso? ¿A quién se le ocurre?", señaló.

Sin embargo, desde las mismas filas de Abdo admiten que las instituciones políticas están mucho más atrasadas que las económicas en Paraguay. Conviven el crecimiento económico con el declive político. Mala combinación. Como dijo el periodista y analista político Edwin Brítez: "El derrame de la economía llega a la clase alta y media alta. De ahí para abajo son prebendas y clientelismo".

Para Brítez, Marito tiene en sus manos la posibilidad de ser un líder modernizante, que se plante con firmeza ante los viejos caciques y se saque de encima el lastre de la estructura partidaria, esa fiera avejentada pero todavía capaz de lanzarse al ataque por el poder y la plata. Claro, está por verse si quiere o no quiere hacerlo.

A modo de ejemplo sobre el estilo político colorado, Brítez recordó que una turba de militantes forzó la entrada a la comisaría del pueblo, el día de la elección, y sacaron de la celda a uno de los suyos, que estaba acusado de compra de votos.

Los militantes del Partido Liberal también tuvieron arrestos por compra de votos. Un hombre fue detenido con diez cédulas de identidad encima. Otro con 15. Les dan unos pesos a sus dueños para que no vayan a votar, y en cambio se acerquen a tomar unos tragos al boliche de la vuelta. Al día siguiente se las devuelven.

"Necesitamos transformar al Paraguay en un país serio". No lo dijo un opositor, sino un senador colorado, Arnoldo Wiens. Para eso, afirmó en diálogo con LA NACION, la prioridad será la reforma del Poder Judicial, del cual se dice que no ataja un solo caso de corrupción. "Entre las primeras cosas que va a hacer Marito es pedir la renuncia de todos los jueces de la Corte Suprema. Y si no renuncian va a encabezar una protesta en la plaza", dijo Wiens. Y señaló que se trabaja en consensuar una reforma integral del sistema judicial, mediante una Asamblea Constituyente, una propuesta que también trajo a la campaña la lista opositora de liberales e izquierdistas.

La reforma del Partido Colorado, una de las demandas de los paraguayos durante la campaña, es otro de los grandes interrogantes que enfrenta Abdo. Sin embargo, no parece haber demasiadas expectativas.

"Mucha gente puede tener la tentación autoritaria, pero esa tentación no se va a imponer en el partido -dijo el apoderado del Partido Colorado, Juan Ernesto Villamayor-. Marito ganó la interna y desde entonces es el que lidera el partido, lidera el proyecto y ahora lidera el país".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.