Suscriptor digital
srcset

Un galpón convertido en loft con vista a las montañas de San Martín de los Andes

Arq. Eugenia Cides
(0)
30 de abril de 2018  • 00:12

Los invitamos a visitar nuevamente este loft que nos encanta, en San Martín de los Andes. Es la casa de Willy Sánchez y de su mujer que, rondando los 50 años, eligieron este lugar privilegiado de la Patagonia para empezar una nueva vida, rodeados de las cosas que aman: la naturaleza, el arte, la decoración, los afectos y la buena cocina.

En una ladera con vista a la cordillera, Willy Sánchez, constructor, decorador y dueño de casa, junto con el arquitecto Pablo Velasco Suárez, del estudio Velasco Suárez, proyectaron este loft de espacios amplios y cómodos con la forma de un galpón tradicional, estructura de maderas gordas, cabriadas de eucalipto a la vista y una altura generosa que permite que entren la luz y el aire por los ventanales de la planta alta.

El primer paso fue preparar el terreno. "Fuimos haciendo el parque con plantas autóctonas que podemos disfrutar en toda la casa, especialmente desde la terraza. Estar bajo la pérgola es uno de los planes favoritos, sobre todo en verano cuando el sol se esconde cerca de las diez de la noche", cuenta Willy.

La pérgola, hecha en madera y con deck tiene una vista privilegiada al parque de y la precordillera
La pérgola, hecha en madera y con deck tiene una vista privilegiada al parque de y la precordillera Crédito: Daniel Karp

En la entrada, y con una pared de piedra, el hall frío es un fuelle entre exterior e interior. En la Patagonia, contar con este espacio es una costumbre y una una necesidad. "Allí nos sacamos las botas con nieve o barro y colgamos todas las camperas en los percheros. Además, tenemos a la vista todas las cosas que amamos, como los esquíes, los equipos de pesca o los palos de golf", dice el dueño de casa.

Con una pared de piedra, el hall frío da la bienvenida. En los días fríos es el lugar para despojarse de toda la ropa de abrigo. Aquí, los colores están invertidos con respecto al resto de la casa: el bordó está en el fondo y el verde en las carpinterías
Con una pared de piedra, el hall frío da la bienvenida. En los días fríos es el lugar para despojarse de toda la ropa de abrigo. Aquí, los colores están invertidos con respecto al resto de la casa: el bordó está en el fondo y el verde en las carpinterías Crédito: Daniel Karp

La estructura principal del loft es de tablones de eucalipto en verde; los techos, de chapa, y las carpinterías de madera se pintaron en bordó. "En la casa, esos dos tonos juegan constantemente, tanto dentro como fuera. Es una combinación clásica y elegante que brinda un buen contraste con la madera natural de la estructura principal y de los pisos", señala el arquitecto Velasco Suárez.

Crédito: Daniel Karp

El living tiene el clima perfecto de una típica cabaña de invierno. Además de la chimenea de piedra y hierro, lo que más llama la atención es el puente, con perfiles de hierro, pensado para aprovechar la altura del galpón.
El living tiene el clima perfecto de una típica cabaña de invierno. Además de la chimenea de piedra y hierro, lo que más llama la atención es el puente, con perfiles de hierro, pensado para aprovechar la altura del galpón. Crédito: Daniel Karp

"Uno de los puntos más atractivos del loft es el puente. Era un buen recurso para aprovechar al máximo la doble altura del galpón. Tiene perfiles de hierro, con chapas impresas y tensores de acero inoxidable. La idea era que se viera realmente como un puente de galpón colgado", explica el arquitecto.

El living, el comedor y la cocina se dispusieron en un mismo ambiente sin divisiones y gran parte de los muebles fueron diseñados especialmente por Willy. Aquí también hay detalles industriales como el hierro en la chimenea, la campana de cocina y los herrajes en general.

Desde la cocina, se destaca la campana en negro. La barra está hecha con maderas que sobraron de la obra. En las paredes del comedor integrado, se ven cuadros hechos por el dueño de casa
Desde la cocina, se destaca la campana en negro. La barra está hecha con maderas que sobraron de la obra. En las paredes del comedor integrado, se ven cuadros hechos por el dueño de casa Crédito: Daniel Karp

El espacio de la cocina y el comedor integrados es el ambiente más usado, y dentro de él, el centro está en la barra, donde nos reunimos con amigos
Willy Sánchez

La cocina es bien amplia, integrada y con mucha luz natural porque los dueños de casa aman cocinar. El techo vidriado es un placer para la vista y un lujo porque el sol en la Patagonia es muy preciado: durante cuatro o cinco meses se lo ve poco. Aquí, los materiales son naturales pero muy funcionales. El bar se hizo con maderas rústicas que sobraron de la obra, y el mobiliario se hizo a medida en lenga que se trató para que se viera el aserrado natural de la pieza y fuera suave al tacto. "El espacio de la cocina y el comedor integrados es el ambiente más usado, y dentro de él, el centro está en la barra, donde nos reunimos con amigos. Aunque esté la picada en el comedor, se acercan y se apoyan en las banquetas mientras yo cocino", describe Willy. El piso de la cocina es de piedra verde oxidada de 50x5cm, al igual que la pared del fondo y su alzada, y combina bien con las mesadas de granito negro absoluto.

Los dueños de casa querían una cocina bien patagónica, con materiales naturales como la madera y muy funcional. Sin dudas, lo más atractivo de este ambiente es el techo de vidrio, un placer para la vista y también para trabajar a gusto. El piso es de piedra verde oxidada igual que la pared del fondo
Los dueños de casa querían una cocina bien patagónica, con materiales naturales como la madera y muy funcional. Sin dudas, lo más atractivo de este ambiente es el techo de vidrio, un placer para la vista y también para trabajar a gusto. El piso es de piedra verde oxidada igual que la pared del fondo Crédito: Daniel Karp

Arriba, el escritorio es sumamente funcional: hay espacio suficiente como para que dos personas trabajen al mismo tiempo y está equipado con dos divanes que funcionan como chaise longue y cama para invitados, así que se transforma en cuarto de huéspedes si alguien se queda a dormir.

Desde el puente de planta alta se puede ver el escritorio, que también funciona como cuarto de huéspedes. También, la combinación entre el verde de las paredes y el bordó de las carpinterías que se repite en el resto del loft
Desde el puente de planta alta se puede ver el escritorio, que también funciona como cuarto de huéspedes. También, la combinación entre el verde de las paredes y el bordó de las carpinterías que se repite en el resto del loft Crédito: Daniel Karp

El escritorio está preparado para que lo compartan dos personas al mismo tiempo y con total comodidad. La mesa se ubicó debajo de las ventanas y la luz natural resulta todo un estímulo a la hora del trabajo
El escritorio está preparado para que lo compartan dos personas al mismo tiempo y con total comodidad. La mesa se ubicó debajo de las ventanas y la luz natural resulta todo un estímulo a la hora del trabajo Crédito: Daniel Karp

El cuarto principal es la habitación más romántica de la casa. Allí el color se va a los neutros y las formas redondeadas ganan protagonismo. Tiene una moquette en color hueso y vigas patinadas. La cabecera es una estructura de hierro pintada en el mismo tono que los muros. La ropa de cama incorpora los colores del resto de la casa: el bordó y el verde seco se ven en distintas texturas y hasta en estampados florales.

En suite, el cuarto principal tiene un gran ventanal que integra el ambiente con la naturaleza. Las paredes son de madera y las vigas patinadas en tonos neutros. La ropa de cama mantiene los colores de la casa, verde y bordó
En suite, el cuarto principal tiene un gran ventanal que integra el ambiente con la naturaleza. Las paredes son de madera y las vigas patinadas en tonos neutros. La ropa de cama mantiene los colores de la casa, verde y bordó Crédito: Daniel Karp

El baño, en blanco, también tiene techo de vidrio. Luego, en la zona húmeda, hay un deck de madera.
El baño, en blanco, también tiene techo de vidrio. Luego, en la zona húmeda, hay un deck de madera. Crédito: Daniel Karp

El baño también es en blanco, con vidrio en parte de su techo. La zona húmeda posee deck de madera en el piso, mampara vidriada. ¿La particularidad? La ducha sale de una pared de piedra y se une al vidrio, sosteniendo así parte de la estructura.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?