Suscriptor digital

Polémica por las tarifas: cuánto ganan las empresas de luz y gas

Polémica por las tarifas: cuánto ganan las empresas de servicios públicos

08:29
Video
Pablo Fernández Blanco
(0)
25 de abril de 2018  • 00:37

La duda llegó desde el lugar menos esperado. La diputada Elisa Carrió , socia política del presidente Mauricio Macri en la alianza de gobierno que comparte con los radicales, planteó hace casi 10 días que le pediría explicaciones al jefe de Gabinete, Marcos Peña, sobre el método que se utilizó para calcular los aumentos de tarifas. Así, sembró las sospechas con respecto a las potenciales ganancias que obtienen las compañías de servicios públicos, en especial tras la mejora en sus ingresos que propuso la gestión actual.

Un sondeo hecho por LA NACION sobre la base de los balances que las empresas presentan todos los años a la Comisión Nacional de Valores (CNV), el organismo que controla a las firmas que cotizan en la Bolsa, permite llegar a una conclusión relativamente sencilla: tres de las cuatro mayores compañías de servicios públicos del área metropolitana tuvieron un incremento notable en sus ganancias tras los aumentos de tarifas (la única excepción es Edesur ), aunque esa cifra es chica en comparación con el tamaño de su negocio y aún está lejos de compensar los números rojos que tuvieron en el último mandato de Cristina Kirchner.

Metrogas y Edenor son los casos de recuperación más notable. La primera pertenece a YPF, cuyo principal accionista es el Estado argentino. La distribuidora de gas ganó el año pasado $774,82 millones, cuando en 2016 había anotado un quebranto de $604,4 millones.

Metrogas viene de años muy malos desde el punto de vista del negocio. En los ocho años que van desde 2011 -cuando comienza la última gestión del kirchnerismo- y 2017, tuvo números rojos en cinco períodos.

Edenor , en tanto, ganó el año pasado $691,26 millones, contra los $1183 millones que perdió en el período anterior. La situación de la compañía que pertenece a Pampa Energía, señalados por algunos socios de Macri como su empresario preferido, no es muy distinta en el último tiempo a la de Metrogas. Entre 2011 y el año pasado, anotó pérdidas en cuatro oportunidad y ganancias en tres.

Edesur está peor aún. El año pasado tuvo un quebranto superior a los $1000 millones, por lo que sus pérdidas crecieron 280% de un período al otro. También tiene el peor registro de los último ocho años: sólo ganó dinero en 2015.

El kirchnerismo tuvo una política muy particular en materia energética. Mientras atendía una parte de los costos de producción a través de subsidios, mantenía al límite de la supervivencia a las compañías de servicios públicos, que por la demora en la recomposición de sus ingresos no podían afrontar a los gastos que implicaba su operación. Esa situación está largamente documentada en notas dirigidas por las compañías a los organismos reguladores, demandas judiciales y entrevistas con medios de comunicación.

Pese a que en el gobierno de Néstor Kirchner se había llegado a acuerdos para recomponer su situación con la mayoría de ellas, nunca se pusieron en práctica por el temor que generaban los aumentos de tarifas en los inquilinos de la Casa Rosada.

Ante la falta de recursos, las empresas disminuyeron al mínimo sus inversiones. En el caso del gas, por ejemplo, se dejó de extender la red, y en los últimos años las compañías distribuidoras dejaron de pagar a las productoras, como YPF, Pan American Energy y Total, el producto que vendían.

Algo similar hicieron las eléctricas, que interrumpieron los pagos con Cammesa, la compañía administradora del mercado mayorista, encargada de pagarles a las generadoras que producen la energía.

A cambio el kirchnerismo, primero a través de Julio De Vido (Planificación) y luego Axel Kicillof (Economía), asistían con transferencias a las empresas para mantenerlas apenas por encima de la línea de flotación. Un ejemplo: en julio de 2014, Edesur le pidió al Gobierno que se haga cargo de los aumentos salariales de ese período. En aquella ocasión fueron $650 millones.

Tras las recomposición de tarifas que propuso la gestión actual -comenzaron de lleno el año pasado y se extenderán hasta 2019-, el Gobierno espera que las empresas recuperen la ecuación económico financiar que les dé previsibilidad, aumenten las inversiones y mejoren el servicio, algo que empezó a verse tímidamente en el caso eléctrico según los números oficiales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?