El fin de Toys R Us: por qué las cadenas de supermercados pueden salvar a los juguetes

Los supermercados son una opción para los juguetes
Los supermercados son una opción para los juguetes Fuente: LA NACION
Ante el colapso de la principal cadena especializada de EE.UU., las empresas del rubro buscan hacerse un lugar en las góndolas
Rachel Siegel
(0)
25 de abril de 2018  

¿Una Barbie junto a la góndola de la carne? ¿Los Hot Wheels pegados a los lácteos?

Algunos expertos en juguetería dicen que llevar los juguetes a los supermercados es una receta para apuntalar el sector tras el anuncio de Toys R Us de que iba a empezar a cerrar sus 800 tiendas en los Estados Unidos.

Los fabricantes de juguetes podrían ver un aumento de las ventas apuntando a los supermercados y a sus clientes, que son proclives a las compras por impulso y con chicos inquietos a la rastra. Ese es el argumento de expertos del sector, que dicen que al desaparecer el icónico monstruo de los juguetes los más de 38.000 supermercados de los Estados Unidos pueden ofrecer un camino luminoso.

"En un exhibidor de verano podrían colocar juguetes para la pileta junto a la pantalla solar o las heladeras de cerveza", dijo Tim Hall, CEO de la startup de analítica Simporter y exejecutivo de Hasbro. "Hay oportunidades tanto para las compañías de juguetes como para los supermercados para que encuentren nuevas maneras de hacerlo. Exigirá un poco de creatividad".

Hall dijo que a las compañías de juguetes a menudo les resulta difícil atraer clientes fuera de fechas puntuales. Pero los padres necesitan comprar productos de almacén y sus chicos quieren el nuevo juguete todo el año.

Las ventas de juguetes en Estados Unidos -el mayor mercado de juguetes del mundo- crecieron 1% en 2017, según el NPD Group, totalizando US$20.700 millones. Hall dijo que es probable que las ventas bajen este año por el fin de Toys R Us, pero hay motivos para esperar un rebote en 2019.

Reconversión

Bocas de expendio online como Amazon, así como Walmart y Target con sus grandes tiendas, no van a desaparecer como grandes cadenas minoristas de juguetes. De hecho, las ventas de juguetes online representaron alrededor del 22% del mercado en 2016, según el NPD Group. Se prevé que esa cifra será aún mayor para 2017.

"El sector se recuperará", dijo Hall. "Solo es cuestión de saber a dónde pasará el volumen".

La venta de juguetes en lugares no convencionales no es algo nuevo. En las últimas Fiestas, tiendas de alta gama como Bloomingdales y Bergdorf Goodman vendieron juguetes de FAO Schwarz. Bass Pro Shops, una cadena a la que la gente va en busca de equipo de pesca, abrió minitiendas de Build-A-Bear (la popular línea de osos de peluche con alternativas de vestuario para vestir a los muñecos).

Problema de espacio

La gente no va al supermercado solo en busca de frutas, carne y jabón para la ropa. Phil Lempert, analista de la industria de alimentos, dijo que los supermercados cada vez hacen más lugar para servicios de tintorería en seco, venta de indumentaria y patios de comidas.

Pero Lempert no ve que los supermercados vayan a dedicar mucho espacio en las góndolas para juguetes. Cree que serían más proclives a crear depósitos en las tiendas para que los compradores retiren pedidos hechos online. Eso podría resultar atractivo especialmente para compradores a los que no les gusta esperar servicios de entrega o que no quieren paquetes de productos pedidos online esperando frente a su puerta.

David J. Livingston, un analista del sector de supermercados, dejó en duda que las tiendas hagan grandes inversiones en exhibidores para juguetes. Lo que es más, cree que los padres pronto se irritarían por la presencia de los juguetes y la distracción que crean. Algunos padres no llevan chicos pequeños a las compras en supermercados para evitar los ruegos y las molestias, dijo Livingston.

"El enojo por los juguetes va a provocar una reacción negativa de los padres", dijo Livingston. "Los expertos de cualquier sector van a decir que un supermercado es el lugar para ubicar sus productos".

Ventas garantizadas

Una alianza con los supermercados también implicaría algunos riesgos para los fabricantes de juguetes. Hall señaló que podrían optar por programas de ventas garantizadas por medio de los cuales acuerden que si no se venden todos los productos en los supermercados para una determinada fecha la compañía de juguetes se compromete a retirar los productos.

Aun así, los millennials piensan en los supermercados como una sola parada en la que pueden adquirir cosméticos y otros productos mientras compran productos de almacén, asegura Steve Pasierb, presidente y CEO de la cámara The Toy Association.

A partir de la caída de Toys R Us, los fabricantes de juguetes estarán a la caza de nuevos lugares en los que puedan encontrar clientes perdidos.

"Toys R Us es un lugar muy significativo para ese sector", asegura Pasierb. "Pero el sector no va a desaparecer. Se va a desplazar", agrega el empresario juguetero.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.