El diseño del Di Tella: la vanguardia en la calle

Celina Chatruc
Celina Chatruc LA NACION
(0)
29 de abril de 2018  

Un dream team dirigido por Juan Carlos Distéfano diseñó desde el Di Tella afiches, catálogos y programas que marcaron un hito
Un dream team dirigido por Juan Carlos Distéfano diseñó desde el Di Tella afiches, catálogos y programas que marcaron un hito Crédito: Gentileza UTDT

Ocurrió en 1964, en el microcentro porteño. Rubén Fontana caminó desde Sarmiento y Maipú hasta Florida, y dobló en la peatonal. Al llegar a Lavalle se encontró con algo que cambiaría su vida. "Me quedé petrificado, porque nunca había visto una cosa así", recordaría cinco décadas más tarde, ya convertido en uno de los grandes referentes del diseño argentino.

La intuición de aquel joven de 22 años le indicó que estaba frente a una imagen revolucionaria. El llamado "Partenón de los afiches" estaba compuesto por líneas que formaban la frase "Premio Di Tella 64". "Ese afiche era la vanguardia misma -dijo en una entrevista con LA NACION-. Viéndolo, me di cuenta de que había otra manera de contar la historia".

Esa nueva manera se refleja en Historia gráfica del Di Tella (Capital Intelectual), libro que muestra hasta qué punto el diseño aprovechó un momento de gran libertad creativa para marcar un hito internacional, representado en la colección del Museo de Arte Moderno de Nueva York. "¿Fue el Instituto un proyecto desmedido? En muchos sentidos lo fue, y esa fue su virtud, ya que rompió con la mesura, con los límites que el país tenía en muchos aspectos", escribió Guido Di Tella, fundador del mítico Instituto Torcuato Di Tella (ITDT). Un ambicioso proyecto que buscó "hacer de Buenos Aires uno de los centros de creación más respetados del mundo" en homenaje a su padre, inmigrante italiano que fundó en 1910 la empresa SIAM tras inventar una máquina amasadora de pan.

Medio siglo después, esta familia de pioneros lanzó un concurso de afiches para celebrar el aniversario de aquellos inicios. El ganador fue Juan Carlos Distéfano, quien asumiría luego como director del Departamento de Diseño Gráfico del ITDT. El hombre que llegaría a representar al país en la Bienal de Venecia (2015) fue también el autor de aquella pieza histórica que llamaba la atención en Florida y Lavalle, y el creador de un dream team que integraría con Fontana, Humberto Rivas y Juan Andralis.

Este último definió su lugar de trabajo, en la sede de Florida 936, como "una suerte de nido de águilas suspendido al fondo y encima de la sala del teatro", desde donde escuchaban cada función mientras diseñaban afiches, catálogos y programas "tironeados siempre por las fechas de estreno o de inauguración de exposiciones". Las limitaciones de tiempo y presupuesto funcionaban como estímulo. Hasta altas horas de la noche trabajaban con libertad absoluta y un límite definido entre el arte y el diseño. El objetivo era "comunicar un mensaje en forma clara, objetiva y funcional", les aclaraba Distéfano.

"Mi visión de lo que es y debe ser el diseño se la debo a aquellas circunstancias. El Di Tella había sacado el diseño a la calle, introduciéndolo en la realidad cotidiana y a partir de aquellas propuestas el oficio comenzó a ser difundido, reconocido y valorado", dice Fontana sobre la época dorada de "la mayor institución privada relacionada con la cultura que hubo en el país".

Desde la dirección del Centro de Artes Visuales, uno de los que conformaban el ITDT, Jorge Romero Brest entendió que "terminaba la era de la subjetividad" y comenzaba "el reemplazo de la expresión individualista en el arte visual por la expresión colectivista del diseño". Ese sueño, sin embargo, terminaría pronto aplastado bajo una bota militar.

"Es difícil predecir qué hubiera pasado sin la irrupción de tanto oscurantismo autoritario en el poder", observa Enrique Oteiza, entonces director del ITDT. Y explica que la familia Di Tella, "sometida a presiones durante el régimen de Onganía y con dificultades económicas", abandonó la actividad industrial y puso fin a las actividades de arte contemporáneo.

En Florida 936 funciona hoy una galería comercial que ofrece prendas de cuero a los turistas. No quedan rastros de que allí se concentró alguna vez la vanguardia cultural de América Latina. Aunque no todo parece perdido: la Universidad Torcuato Di Tella acaba de lanzar una Licenciatura en Diseño que se propone mirar hacia el futuro con la experiencia que dejó la historia. Y qué historia.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.