Crimen en Nordelta: la historia de violencia detrás de las apariencias

Rosana Migueles y Horacio González
Rosana Migueles y Horacio González Crédito: Facebook
Gabriel Di Nicola
(0)
24 de abril de 2018  • 18:36

Las fotografías subidas a Facebook los retrataban sonrientes y felices en sus viajes por ciudades como Estambul, en Turquía; Belén, en Palestina, y en Roma, Italia. Pero la realidad del matrimonio de Rosana Migueles y Horacio Gonzálezera distinta a la que se mostraba en las redes sociales. Hubo celos, golpes y maltrato que terminaron en tragedia en la casa donde vivían, en Nordelta, Tigre.

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. Ayer, con un revólver calibre 38, González, de 54 años, mató de dos balazos a su esposa y madre de dos hijas, Florencia de 29 y Macarena, de 27, y después se suicidó de un tiro en la cabeza.

Los cuerpos fueron encontrados por Florencia, de 29 años, una de las hijas del matrimonio. El homicidio y suicidio ocurrieron en la habitación principal de la casa del barrio Barrancas del Lago, en Nordelta, donde vivían. Tenían un negocio de ventas de muebles y artículos para el hogar en Troncos del Talar, en Tigre.

La investigación está a cargo del fiscal Jorge Fitipaldi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Benavídez. El representante del Ministerio Público le tomó declaración testimonial a las hijas del matrimonio y a otros familiares.

"En un ámbito muy privado, la víctima le contó a sus más íntimos que su marido la golpeaba. Pero nunca se hizo una denuncia por violencia de género", explicó una fuente con acceso al expediente.

Según pudieron reconstruir los investigadores, González era un hombre muy celoso. "Cuando su mujer salía a caminar él la seguía para controlar dónde iba", afirmó una fuente judicial.

Los informantes dijeron que había mucho conflicto en el matrimonio, pero la apariencia era otra. La hija que encontró los cuerpos le dijo a los primeros uniformados de la comisaría 4° de Tigre que llegaron al lugar de los hechos que sus padres discutían a diario y definió la relación como "enfermiza".

El matrimonio vivía en una casa del Lote 48 del barrio Barrancas del Lago, de Nordelta. Según fuentes policiales, el cuerpo de Migueles, de 51 años, fue encontrado a un costado de la cama con dos heridas de bala y el cadáver de González estaba al pie de la cama y a "simple vista presentaba con un balazo en la cabeza".

Al costado de González estaba el revólver calibre 38 utilizado en el hecho.

Según informó la agencia de noticias Télam, tanto los dos impactos de bala que presentaba la Migueles, en tórax y abdomen, como el que tenía en la sien derecha su marido, fueron efectuados con el arma prácticamente apoyada.

Según las fuentes citadas por Télam, la distancia de tiro fue a menos de 50 centímetros. Y agregaron que el forense que revisó los cuerpos en el lugar del hecho también le dijo al fiscal Fitipaldi que la data de muerte coincidiría con la franja horaria en la que se cree ocurrió todo, que fue entre las 19.30 y las 22.30 del domingo. Los cadáveres fueron hallados por Florencia González poco después de las 13.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.