El movimiento estudiantil, el desafío inesperado que puso en retaguardia a Ortega

Fue el que encendió la mecha de las protestas contra una reforma en el sistema jubilatorio y ahora pide la salida del presidente
Fue el que encendió la mecha de las protestas contra una reforma en el sistema jubilatorio y ahora pide la salida del presidente Fuente: Archivo - Crédito: Rodrigo Arangua/AFP
Paula Markous
(0)
25 de abril de 2018  

Desde el jueves pasado, Humberto Méndez tiene un alias de lucha. "Me dicen 'Hache' por seguridad", cuenta a LA NACION por teléfono desde Managua. El joven nicaragüense , de 22 años, es uno de los líderes estudiantiles que se atrincheraron en la Universidad Politécnica (Upoli), el centro neurálgico de las protestas contra el gobierno del presidente Daniel Ortega .

Fueron los estudiantes los protagonistas de las manifestaciones que empezaron hace una semana luego de que Ortega decretó aumentar el aporte jubilatorio, una medida que tuvo que dar de baja el domingo pasado por la presión popular. Es que a las tomas universitarias se sumaron saqueos y cortes de calles que paralizaron al país, sin clases y con escasez de nafta. En total, por lo menos 27 personas murieron en los choques con la policía, que según denuncian los estudiantes disparó con balas reales.

Ayer, Méndez estaba seguro en su casa. El estudiante de tercer año de Finanzas estuvo tres días atrincherado en la Upoli. "El jueves comenzaron las manifestaciones pacíficas en las afueras de la universidad, pero cuando empezaron a enviar a los antimotines y a la policía ahí abrieron los portones y me atrincheré. Usé el mortero un par de veces para defenderme", cuenta, y destaca que el apoyo de la gente que vive en los alrededores de la Upoli fue incondicional.

El estudiante abandonó el sábado la toma porque su familia estaba muy preocupada. No bien estuvo afuera escribió en las redes sociales que estaba bien. Solo recibió unos golpes cuando intentó impedir que ingresara la policía.

Otros estudiantes no tuvieron la misma suerte. "La policía oprimió a mis amigos y compañeros. Los estudiantes que fueron encarcelados fueron golpeados, les amarraron las manos y se las pusieron moradas. Fueron los presos los que ayudaron a nuestros estudiantes, ya que los policías no les daban de comer y los golpeaban", dice a LA NACION, indignada, Elsa Flores (19 años), una estudiante de Derecho de la Upoli.

Ayer, el gobierno liberó a decenas de jóvenes detenidos, que contaron en los medios cómo habían sido abandonados en las rutas, descalzos y despojados de todas sus pertenencias. Los nicaragüenses pudieron escucharlos gracias a que Ortega levantó también ayer el bloqueo al canal de televisión 100%Noticias, que había sido censurado. Aunque el gobierno liberó a algunos detenidos, los desaparecidos, según organismos de derechos humanos, suman unos 60.

Flores explica que ella colaboró en la toma llevando víveres, remedios y dinero. "También busqué autos disponibles porque las ambulancias no querían llevar a nuestros heridos", cuenta.

Aleksander Castillo, de 19 años, también participó al repartir víveres. Pero el estudiante de Finanzas contó a LA NACION que hizo el camino inverso a Flores. Él les llevaba comida a los manifestantes del barrio Villa Rafaela Herrera, que estaban en las calles aledañas al campus de la Upoli y que habían formado barricadas con pedazos de pavimento para que la policía no pudiera pasar.

"Participé porque era una lucha que nos convenía a todos. La raíz del problema es la forma de querer hacernos pagar por los errores que cometió el gobierno por mala administración del Instituto del Seguro Social (INSS). Consideré que era muy injusto que a los que ya están retirados se les quitara el 5% de su pensión", explica.

"El gobierno había robado la plata del INSS y quería que los ciudadanos pagáramos -dice Flores, en la misma línea-. Comencé a manifestarme contra la reforma porque a mí me perjudicará en un futuro, perjudica a mi familia y a toda la sociedad".

Los tres estudiantes insisten en que las manifestaciones empezaron de forma pacífica. Los primeros en salir a la calle fueron los estudiantes de la jesuita Universidad Centroamericana. Después el movimiento se extendió hasta las estatales Universidad Nacional Agraria y Universidad Nacional de Ingeniería. La ola de protestas llegó luego a la Upoli, la única casa de estudios donde permanecen unos 200 manifestantes atrincherados, indecisos sobre si se van a sus casas o si aprovechan para presionar a Ortega e impulsar otras reformas.

Méndez denuncia que la mayoría de los que quedan en la Upoli forman parte de partidos políticos que nada tienen que ver con los estudiantes y Castillo concuerda. "Estamos coordinando para que se desaloje la universidad porque ya se cumplieron algunas de nuestras peticiones y la toma ya no es un punto de presión. Creemos que la lucha seguirá, pero ya no de esta manera", dice Castillo.

Paro nacional

¿Cuál es ahora el objetivo de los estudiantes? La renuncia de Ortega, pero no por medio de la toma. Ayer, los líderes estudiantiles hicieron un llamado a un paro nacional a todo el sector universitario público y privado para que el gobierno responda a sus demandas, entre ellas, la apertura de una mesa de diálogo amplio, en la que tengan representación y que aborde temas relacionados con la institucionalidad y la democracia.

"Queremos que el régimen de Ortega se vaya. No planeamos realizar o promover una guerra. Pero de ahora en adelante se planea crear un movimiento que represente la voluntad de los estudiantes y de la comunidad en general. Pedimos elecciones libres y sin trampas", dice, en referencia a las últimas elecciones de 2016, que ganó Ortega y que la oposición calificó de una farsa.

Méndez dice que para que Ortega se vaya todo el país debe manifestarse. Pero sabe que el camino ya empezó. "Los estudiantes saben que no pueden contra ellos. La clave que para un país progrese somos nosotros, los universitarios".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.