Un gigante del alcohol para combustibles

Fuente: Archivo - Crédito: Mauro V. Rizzi
Raízen factura casi US$25.000 millones al año y tiene la segunda red de distribución de Brasil
Alberto Armendáriz
(0)
25 de abril de 2018  

RÍO DE JANEIRO.- Creada hace apenas ocho años por medio de un joint venture entre la subsidiaria de la anglo-holandesa Shell en Brasil y el grupo local Cosan, Raízen se convirtió en poco tiempo en una de las mayores compañías energéticas de Brasil, con especial concentración en la producción de etanol y bioelectricidad.

Su nombre viene de la conjunción de las palabras "raíz" y "energía", en referencia a la caña de azúcar y sus capacidades. Hoy es la principal fabricante de alcohol etílico para combustibles en Brasil y la mayor exportadora de azúcar de caña en el mundo.

Es la única empresa integrada de etanol en el país: abarca desde cultivo de caña de azúcar, producción de azúcar y etanol, cogeneración de energía, logística, transporte y distribución de biocombustibles, exportación, y venta menorista a través de estaciones de servicio que actúan bajo la marca Shell.

Posee unos 30.000 empleados, sedes administrativas en San Pablo, Piracicaba (localidad paulista considerada la "capital de la caña de azúcar") y Río de Janeiro, unas 860.000 hectáreas cultivadas y 26 unidades productoras que abastecen a las 6200 estaciones de servicio de Shell, además de 950 tiendas Shell Select y 2500 clientes exclusivos, con las líneas de productos Shell V-Power y Shell Evolux, además de nafta y etanol comunes. Raízen también tiene presencia en 68 aeropuertos para abastecer de combustible a aviones, y otras tantas terminales de distribución para todos los segmentos, que suman unos 25.000 millones de litros de combustible por año.

Por el tamaño de su red, es la segunda mayor distribuidora de combustibles de Brasil (detrás de BR Distribuidora, de Petrobras), y, por su facturación anual de cerca de US$25.000 millones, es la cuarta empresa en ingresos líquidos del país. Asimismo, comercializa 4,7 millones de toneladas de azúcar de caña por año, gran parte de la cual destina a la exportación. La compañía también dispone de 940 MW de capacidad instalada en la producción de energía eléctrica a partir de los restos de la caña.

"Raízen se viene destacando en el mercado nacional, que es altamente competitivo, con fuerte eficiencia en los negocios y resultados consistentes. Vemos a la Argentina en un buen momento, con buenas perspectivas para el sector, y queremos crecer y generar valor juntos, trayendo nuevas oportunidades en el largo plazo", señaló a través de un comunicado Luis Henrique Guimarães, presidente de Raízen.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?