Suscriptor digital

Tino de Parchís: "Me fui del grupo porque tenía otras inquietudes"

Los Parchís, en Barcelona, en su última reunión, donde anunciaron la realización de un documental sobre el grupo. El último de la derecha de la imagen es Tino
Los Parchís, en Barcelona, en su última reunión, donde anunciaron la realización de un documental sobre el grupo. El último de la derecha de la imagen es Tino
Fernanda Iglesias
(0)
25 de abril de 2018  • 11:54

Hace una semana, los integrantes del grupo infantil Parchís se reunieron en Barcelona, como hacen cada año. Esta vez, la juntada fue más especial. Después de cuarenta años, tenían un proyecto en común por el que brindar: la realización de un documental sobre la banda. La idea fue de la productora catalana In-Edit, que se dedicó durante un tiempo a recaudar cuarenta mil euros a través de la plataforma Verkami (como un Change.org), para que los cinco integrantes se reúnan nuevamente. La película estará dirigida por el experto en documentales Daniel Arasanz y recorrerá la historia de estos niños que, entre 1979 y 1985, protagonizaron siete películas -cuatro en España y tres en Argentina-, y grabaron 32 álbumes de estudio, sin contar los que agrupan sus grandes éxitos. Según anuncian, el documental tendrá entrevistas actuales filmadas exclusivamente para este proyecto. "Habrá recuerdos, anécdotas y reflexiones para construir un relato que muestre tanto la auténtica dimensión del grupo y las claves de su éxito como las implicaciones psicológicas y emocionales que tuvo en cada uno de ellos."

Desde Barcelona, donde vive, Constantino Fernández Fernández -el popular Tino de Parchís- dio una entrevista anoche al programa Preferiría no hacerlo, de La Once Diez. Habló sobre el documental, recordó su vida, se declaró fanático de Buenos Aires y, como buen fan del Barcelona, de Lionel Messi.

"La gente de In-Edit, que es un festival de cine de cortos musicales, tuvo la feliz idea de meterse por primera vez en la producción", explicó Tino. "Como tienen nuestra edad ,entre 45 y 50, Parchís les tocó y pensaron ¿qué ha pasado con esta gente? ¿Cómo fue realmente todo aquello? Se pusieron en contacto con nosotros, nos plantearon la idea y nos pareció muy interesante. Querían hablar verdaderamente de lo que paso con Parchís, cómo andamos por ahí con tantísimos años. Y bueno, se contará todo. A través de una campaña hemos querido que los fans pudieran participar y completar el capital de la producción. Ya se ha conseguido y se sumaron otras empresas como Movistar y algunas televisiones. Así que esperamos estrenar a finales de año si todo sale bien".

Tino, Yolanda, Gemma, Frank y David siguen siendo amigos. Tienen un grupo de WhatsApp y se ven una vez por año. "Seguimos en contacto todos los integrantes. Yolanda finalmente se quedó a vivir en México, ha iniciado allí una carrera artística como actriz de teatro y de televisión. Una vez al año, normalmente en verano, viene a ver a su familia. Entonces, aprovechamos esa coyuntura para reunirnos todos y contarnos cosas de cuando éramos jovencitos. David se estableció en Nueva York muchos años, ahora está en Suecia. También cuando viene aprovechamos pues la justificación para encontrarnos y para hablar de las batallas infantiles. Ha habido momentos que por circunstancias ha habido menos contacto pero desde hace unos años se ha institucionalizado de alguna forma, con el pretexto de Yolanda y de David, juntarnos y vernos."

Tino no describió situaciones negativas en su experiencia como niño cantante súper famoso. "Salir de una clase como la que se ve en Merlí, con tus compañeros, profesores, libros de texto... y de repente subir a un avión y estar viendo in situ las Pirámides de Egipto, el Empire Sate de Nueva York, las Cataratas del Iguazú... A nivel personal, formar parte de Parchís, a parte del éxito musical y del cariño de la gente, lo mejor fue viajar y darme cuenta de que el mundo es enorme".

Como era el más grande de los cinco, Tino se fue antes el grupo. "Abandoné porque el mono color rojo ya me viene justo y tenía otras series de inquietudes. La compañía me ofreció iniciar una carrera solista que podría haber sido interesante. Lo que ocurrió es que aquí la mili (el servicio militar) en esa época era obligatoria durante un año, entonces ahí se cortó un poco toda la expectativa. Y lo que podría haber sido una incipiente carrera musical, que era lo que me gustaba, de repente cambia por un uniforme verde, una boina en la cabeza, y unas marchas".

Su vuelta a la rutina, fuera del ejército, se produjo desde el total anonimato y como uno más. Tino comenzó a buscar trabajo para iniciar su vida adulta. "Nunca he dicho ¿te acuerdas de mi? Jamás lo he utilizado porque soy una persona muy tímida. Me presentaba como Constantino Fernández Fernández, que es como me pusieron mis padres". Así fue como consiguió trabajo en una distribuidora comercial y arrancó desde abajo. Allí conoció a Eva Artigas, su mujer desde entonces. Ella era secretaria en una de las oficinas. "Crecimos con la empresa, con la vida y con los años", recuerda. No tuvieron hijos, según dice, por decisión propia. "Hemos evitado tener hijos. Ella apretaba en un momento, cuando ya la cosa estaba en el filo de la navaja y le hubiera hecho ilusión, pero yo soy de los que cree, -y así se lo traté de explicar- de que lo que tenemos es tan bonito, que introducir cualquier factor que pueda alterar todo esto... yo no me animo a que se ponga en riesgo todo y al final decidimos no ser padres. Mi hermana tiene 9 hijos, con lo cual tengo sobrinos por un tubo y me los da para que se los cuide. Me encantan los críos. Será porque de pequeñito he tenido mucho contacto con ellos y tal... pero un ratito."

Tino también se dedicó al periodismo deportivo, pero ya no lo hace más. Llegó a comentar partidos del Barça, su equipo favorito. "¿Si me gusta Messi? Bueno, a quien no le gusta Dios. Messi es un regalo de la vida. Yo lo he visto en el campo y no puedo creer lo sencilla que puede ser una persona que lo tiene absolutamente todo. Nunca me lo he cruzado en Barcelona, no he tenido la inmensa suerte de poder decirle lo feliz que me ha hecho durante estos años. Pero bueno, ya no soy más periodista y ahora mismo no estoy trabajando". ¿Abandonó la música? "Ya tengo 51 años y cuando uno llega a estos niveles se da cuenta de que la actividad la tiene que hacer otro porque es ley de vida. Tienes las experiencia, puedes aconsejar, puedes en un momento dado hacer una participación, pero no me veo ya jugando en primera".

Sobre el accidente. Con mucha serenidad, Tino se refirió a cómo siguió su vida luego del accidente de auto que sufrió en 2002, donde perdió el brazo izquierdo. "O tiras para adelante o te quedas a hacer el tonto porque con el llanto y con la pena tampoco solucionas nada. Es cierto que estuve un tiempo inactivo, pues además no sabía en dónde estaba, porque además de la amputación del brazo izquierdo, tuve un traumatismo de cráneo encefálico importante y eso me tuvo un poco zombie durante unos meses. Pero afortunadamente lo podemos contar, podemos hablar de ello, podemos dar gracias a lo que sea porque a partir de ahí he podido ver varias películas que me hubiera perdido, he podido ver a Messi en todo su esplendor y he podido querer mucho a mi mujer".

Por último, confesó: "Después de haber conocido muchas ciudades, si alguna vez me escapo de Barcelona, que me busquen en Buenos Aires. La calle Corrientes, los cafecitos, los alfajores... Lo extraño mucho, te lo juro."

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?