Management 2020: cinco miradas sobre emprender en la Argentina

Martín Fidani (Grupo ENA); Lorena Suárez (Wayra); José Del Rio (LA NACION); Fernando Storchi (Megatlon); Lucrecia Cornejo (Diderot.Art) y Alec Oxenford (OLX)
Martín Fidani (Grupo ENA); Lorena Suárez (Wayra); José Del Rio (LA NACION); Fernando Storchi (Megatlon); Lucrecia Cornejo (Diderot.Art) y Alec Oxenford (OLX) Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Malavolta
(0)
25 de abril de 2018  • 14:21

Cinco invitados, cinco miradas particulares. Los participantes de la tercera jornada de Management 2020 ( M2020 ) describieron cómo un enfoque "marciano" o uno "desde el llano" pueden ser los aliados perfectos para construir negocios exitosos en la Argentina. El panel moderado por José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION, tuvo como invitados a Lucrecia Cornejo (Diderot.Art); Alec Oxenford (OLX); Fernando Storchi (Megatlon); Lorena Suárez (Wayra) y Martín Fidani (Grupo ENA).

La mirada "marciana" fue la de Oxenford. En 2005 había vendido DeRemate.com, uno de los primeros sitios de e-commerce de la Argentina. Un año después, se reunía en el glaciar Perito Moreno con el francés Fabrice Grinda, quien sería su socio en OLX, el sitio de clasificados en línea que crearon juntos poco tiempo después. En las vacaciones patagónicas definieron dos cuestiones básicas de su proyecto: que ambos dirigirían la compañía por igual y que ni la Argentina ni Francia serían los mercados ideales para comenzar. Pensaron cómo vería un extraterrestre la Tierra si llegara por primera vez y se dieron cuenta de que los países con más potencial eran los BRIC (Brasil, Rusia, India y China).

La compañía inició en los países BRIC y llegó a ser líder en India desde la Argentina -donde comenzó sus actividades dos años después- y con un solo empleado en el país asiático. Hoy tiene centenares de trabajadores allí y uno de sus competidores todavía no cree que los socios son extranjeros. El emprendedor se refirió a los desafíos de formar un proyecto: "La gente lo asocia al éxito rotundo, pero la realidad es que es muy costoso emocionalmente. Si tuviera que dar un número, esto significa por lo menos un esfuerzo 50% mayor al de un trabajo comparable en relación de dependencia", lanzó.

Martín Fidani, de Grupo ENA
Martín Fidani, de Grupo ENA Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Malavolta

Fernando Storchi comenzó su empresa "desde el llano". En la década del 90 empezó a ganar licitaciones de clubes de barrio y de a poco formó su marca: Megatlon, hoy una de las grandes cadenas de gimnasios locales. Hacia 1999, la compañía ya ofrecía su modelo all inclusive con un carnet que permitía ingresar a todas las sucursales y realizar todas las actividades. Asimismo, habían innovado para romper con la estacionalidad -generalmente, las personas hacen ejercicio unos tres meses al año- y además, dar una solución financiera. Ofrecieron descuentos si los clientes pagaban los 12 meses enteros.

Además de ser el creador de Megatlon, es presidente de la Cámara de Gimnasios, y habló de la importancia de tejer redes. "Los buenos vínculos potencian a las organizaciones, porque a veces las problemáticas que tenemos son similares -acceso al crédito o cómo armar un plan de negocios, por ejemplo-. En nuestro caso, tenemos que hacer crecer el mercado, porque solamente el 5% de los argentinos va al gimnasio regularmente, mientras que en Estados Unidos ese porcentaje asciende al 20% y en Europa, al 15%", explicó.

La mirada "renovadora", en tanto, estuvo a cargo de Martín Fidani, director y CEO del Grupo ENA, una compañía dedicada hace casi 30 años a la elaboración y comercialización de productos de nutrición y salud. La compañía quiere participar en un mercado que mueve US$8000 millones a nivel global, explicó. Detalló que, luego de haber emprendido y vendido su anterior proyecto, se interesó por la organización familiar. "Empecé a verla como una startup que se podía refundar. Comencé a trabajar con el equipo para profesionalizarlo y regionalizar la compañía, pero también tuve que 'vender' mucho el plan dentro de la empresa para poder motivar a todos y vender el sueño internamente", resaltó.

Dejó un consejo para quienes quieren empezar su propia empresa: "Formar equipo es fundamental", dijo, y añadió que la clave es "encontrar gente que sea mejor que uno" en su actividad para "desarrollar el proyecto de manera sustentable" aunque quienes lo crearon no estén.

Fernando Storchi (Megatlon), Lucrecia Cornejo (Diderot) y Alec Oxenford (OLX)
Fernando Storchi (Megatlon), Lucrecia Cornejo (Diderot) y Alec Oxenford (OLX) Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Malavolta

Cornejo llevó a la mesa la mirada de la "sinergia". Mezcló sus dos pasiones, el arte y el marketing, y trabajó nueve meses para desarrollar su e-commerce de arte contemporáneo, Diderot. La emprendedora venía de una larga carrera corporativa y la dejó para "hacer algo con un propósito". Admitió que, a pesar de que no tenía idealizado el camino y sabía que tenía altas chances de fracasar, decidió fundar su propia compañía igual porque sabía que el capital que ganaría sería mucho mayor del que podría haber aprendido del trabajo en relación de dependencia.

"Entiendo que la tecnología hace al mundo un poco más justo. Muchos artistas talentosos quedaban fuera de la escena por las limitaciones del mundo físico, y nosotras emprendimos con el propósito de transformar esta realidad", describió.

Lorena Suárez, country manager de Wayra Argentina
Lorena Suárez, country manager de Wayra Argentina Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Malavolta

Finalmente, la mirada "sistémica" estuvo a cargo de Lorena Suárez, country manager de Wayra Argentina, la aceleradora de proyectos tecnológicos de Telefónica. Señaló el principal error que cometen los emprendedores a la hora de atraer capital: "Es muy importante saber en qué momento van a buscar capital: deben tener el proyecto armado y saber hacia dónde va el negocio. Muchos vienen todavía en etapa de decisión y sumar inversores en ese período puede generar fricciones, porque es mejor dejar que el emprendimiento se consolide con total honestidad", dijo.

Para terminar, indicó la importancia de tener buenos socios: "Es uno de los principales motivos de fracaso o de éxito de los proyectos. Y no es solamente mirar a los cofundadores, sino también a los socios estratégicos y financieros que no solo pueden acompañar con dinero sino con redes y conocimiento que potencien el negocio", concluyó.

José Del Rio (LA NACION) junto a Fernando Storchi (Megatlon)
José Del Rio (LA NACION) junto a Fernando Storchi (Megatlon) Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Malavolta

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.