srcset

Crónicas del crimen

La precuela de La casa de papel: el robo al banco Río de Acassuso

Sol Amaya
(0)
27 de abril de 2018  • 20:26

En ambos casos hay ladrones disfrazados, armas de juguete, un plan para entretener a la policía y una fuga subterránea. También se podría decir que las dos situaciones incluyen a un "profesor": un ideólogo que no viene directamente del mundo delictivo. Los finales difieren, pero en los dos hechos los asaltantes se ganan cierta simpatía entre la audiencia. Sin embargo, uno ocurrió de verdad y el otro es una ficción muy popular. Se trata del llamado " Robo del Siglo ", del año 2006, y de La Casa de Papel , la serie española que tiene fascinados a los argentinos.

El caso real ocurrió el 13 de enero de 2006, cuando un grupo de ladrones ingresó a la sucursal del Banco Río de Acassuso, en San Isidro. Entre ellos había uno que vestía un delantal de médico. Otro hombre vestía traje gris. Llevaban armas, pero se trataba de juguetes (aunque para la fiscalía hubo al menos un arma de fuego con capacidad de disparo). Así, tomaron de rehenes a 23 personas.

Fuente: Archivo - Crédito: Rodrigo Néspolo / LA NACIÓN

Eran las 12.20 del mediodía del viernes. El impresionante operativo de seguridad que se desplegó, del que participaron unos 300 policías, hizo pensar que los ladrones no tenían escapatoria. Durante más de siete horas le hicieron creer a la policía que estaban negociando una salida. Incluso pidieron pizza y festejaron el cumpleaños de uno de los rehenes. Lo que en realidad hacían era ganar tiempo para terminar un boquete que conducía a un pluvial por el cual luego huirían en dos gomones que los llevarían hacia una camioneta estacionada sobre una alcantarilla.

Hacia las 19, la policía ingresó al banco para encontrarse con una sorpresa inesperada: los ladrones se habían esfumado luego de robar 145 cajas de seguridad. En el lugar solo quedaron los rehenes y una nota en tono de burla que le dio otro toque cinematográfico al hecho: "En barrio de ricachones, sin armas ni rencores, es sólo plata y no amores".

Fuente: Archivo

De los cinco autores del hecho, el que más acaparó los medios fue Luis Mario Vitette Sellanes, el "hombre de traje gris" o "El Uruguayo", como lo apodaron. Al igual que sus compañeros, Vitette recibió pena de prisión, pero tras cumplir la mitad de la condena fue expulsado de la Argentina y pudo volver a Uruguay, su país natal, en libertad. Hoy es dueño de un taller de joyas y de un perfil en Twitter con más de 18 mil seguidores. La Casa de Papel no pasó desapercibida para él, que usó las redes para cuestionar la serie.

"El gran secreto de #lacasadepapel no lo saben los actores ni el Director que juran la originalidad, solo lo sabe el autor que tomó los 10 hechos más trascendentales del #roboalbancorio y los copió. El secreto es un robo. Ja", publicó en su cuenta de Twitter.

Sobre ese punto habló también con LA NACION: "Hace algunos meses me llamó un periodista uruguayo que está en España. Me pidió que mirara algo y me lo mandó. Era la Casa de Papel", contó.

"Me preguntan si le encontraba algún parecido con el Robo del Siglo. Marqué algunas cosas idénticas y puse un tweet que explotó en las redes", detalló. Sin embargo, aseguró que no se siente identificado con ninguno de los personajes y opinó que la serie le parece "demasiado promiscua".

Por su parte, quienes trabajaron para esclarecer el caso prefieren dejar a un lado las comparaciones con la ficción. "Estas personas son delincuentes reales. Creativos, pero no dejan de ser criminales", señaló Jorge Ariel Apolo, quien fue el fiscal a cargo de la investigación.

Fuente: Archivo

Para una de las plumas detrás de la serie de Netflix, la comparación es divertida, aunque no sabía de la existencia del robo ocurrido en la Argentina. "No conocíamos ese atraco", sostuvo al escuchar los detalles del caso Javier Gómez Santander, uno de los guionistas de La Casa de Papel. "Pero me encanta esa historia que me cuentas. Es la prueba de que nuestros planes eran buenos", dijo entre risas.

Crédito: Netflix

Gómez Santander, que es periodista y trabajó junto a Alex Pina en el desarrollo de la trama que alcanzó un gran éxito en la Argentina, contó a LA NACION algunos detalles del origen de la serie.

"Alex es quien pensó en meterse en la fábrica de dinero. Buscábamos un robo diferente. Necesitábamos una sensación de mucha presión y mucho encierro. Porque si se robaba algo que ya existía, hubiera durado 90 minutos, como una película. Pero el hecho de que tuvieran que fabricar lo que iban a robar nos permitió más territorio para narrar", explicó.

Crédito: Netflix

"Aunque se trate de una ficción, queríamos saber las claves del lugar [la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, donde se desarrolla el atraco de la serie]. Era algo secreto, pero al final algunos trabajadores nos contaron cómo era su ritmo de producción de dinero. Hicimos un cálculo para determinar los días que estarían dentro", detalló Gómez Santander.

Para que la serie tuviera "algunas dosis de realidad muy fuerte", fundamentalmente "operativas y técnicas", los guionistas estudiaron casos policiales reales. "Más que nada secuestros, los más largos, con rehenes. Queríamos ver cómo hacíamos para mantener a la policía afuera. Pero no leímos sobre atracos", contó.

Trailer La casa de papel

2:00
Video

"Estuvimos viendo cómo era el proceso del dinero, las cosas que llevaba. Preguntamos mucho a gente especialista en cajas fuertes. A la policía, a médicos. Les hacíamos miles de preguntas. Pero no a los atracadores, esos son más difíciles de contactar", añadió, con humor, el guionista.

Sobre la repercusión de la serie en la Argentina, Gómez Santader aseguró que fue una sorpresa para todo el equipo. "Es el país del que nos llegan más respuestas. En España no ha pasado igual. En la Argentina los equipos de fútbol cantan el Bella Ciao, se hacen fiestas temáticas en discotecas, es increíble. En Brasil también tuvo éxito, incluso las máscaras del atraco fueron el disfraz más popular del Carnaval".

De la ficción a la realidad

Alerta de spoiler: las próximas líneas van a hablar del final de la segunda temporada de la Casa de Papel. Para la mayoría de los personajes de la serie, se trató de un final feliz (aún no se sabe cómo seguirá la historia en la tercera temporada). Lograron huir con el botín sin tener que pasar por la prisión (salvo por el breve lapso en que Tokio estuvo detenida).

En cambio, para los autores del asalto al Banco Río no fue tan sencillo, al menos en un principio. Poco después del robo, mientras la investigación avanzaba, Alicia Di Tullio, por entonces casada con uno de los miembros de la banda, Rubén Alberto De la Torre, y hermana de Pepita la Pistolera, los delató con la policía.

Infografía del 2 de marzo de 2006 en LA NACIÓN
Infografía del 2 de marzo de 2006 en LA NACIÓN Fuente: LA NACION

"Beto" fue el primero en caer. Luego fueron detenidos Sebastián García Bolster, apodado "el marciano" o "el ingeniero", que para la justicia fue quien diseñó el boquete entre el desagüe pluvial y el subsuelo del banco. También fue apresado Julián Zalloechevarría, que no ingresó al banco durante el asalto, pero fue el chofer de la combi en la que huyeron.

Otro de los detenidos fue Vitette Sellanes. Y finalmente Fernando Araujo, el cerebro del plan, un artista plástico de San Isidro que no venía del mundo del delito. Era, de algún modo, "El Profesor" del Robo del Siglo.

El acusado Fernando Araujo y atrás Zalloechevarría llegan para el comienzo del juicio. A la derecha, El profesor de La Casa de Papel
El acusado Fernando Araujo y atrás Zalloechevarría llegan para el comienzo del juicio. A la derecha, El profesor de La Casa de Papel Fuente: Archivo

La banda fue condenada a penas de hasta 15 años de prisión. Luego Casación redujo las penas porque consideró que no se pudo probar que los asaltantes hubieran tenido armas aptas para disparar.

La investigación

Aunque por sus características, el asalto al banco Río pasó a la historia como un robo "de película", para quienes trabajaron en la investigación el recuerdo no es para nada simpático. "Más allá de la notita romántica de "sin armas y sin rencores", estos sujetos poseían armas", dijo a LA NACION Apolo, hoy juez de menores, por entonces fiscal, que tenía todo preparado para irse de vacaciones a la costa con su familia cuando le avisaron de la toma de rehenes. "Secuestramos armas en los allanamientos con el dinero y las joyas. Había un arma muy característica que es la que tenía De La Torre, una escopeta recortada Browning 2000 en perfecto estado de uso. Fue reconocida como una de las armas por el policía Serrano [uno de los rehenes]", aseguró.

Apolo contó que hubo momentos de "zozobra y sufrimiento". "Los dos primeros rehenes que liberaron -un empleado del banco y una clienta- estaban en estado de crisis", señaló.

Vecinos espían por la ventana mientras se realiza el operativo policial
Vecinos espían por la ventana mientras se realiza el operativo policial Fuente: Archivo - Crédito: Rodrigo Néspolo

El exfiscal recordó el momento en que el Grupo Halcón de la policía bonaerense ingresó al banco tras varias horas de tensión. "No están los autores", le avisaron los efectivos.

"Detrás de un mueble encontramos el boquete", detalló. En la boca del túnel había lo que aparentaban ser explosivos. Fue una maniobra para ganar tiempo: eran falsos.

"Tuvimos que llevar a los rehenes a un salón contiguo para identificarlos y descartar que entre ellos no hubiera algún asaltante", indicó Apolo. Se hizo de madrugada y los investigadores seguían trabajando. Hallaron los gomones en que habían huido los ladrones. Mientras tanto, había que poner en orden el banco. "Había un montón de documentación tirada. Cosas que tal vez no tenían valor económico, pero sí afectivo para sus propietarios. Nadie lo dice, pero el gasto que tuvo el Estado en la investigación fue muchísimo. Teníamos muchas llamadas de pistas falsas. Se movilizaban brigadas policiales con cada dato. Terminábamos todos los días trabajando hasta la madrugada", insistió el exfiscal.

Crédito: Netflix

Los investigadores descubrieron que el hecho había sido planificado en detalle. Al igual que Tokio y Rio en la Casa de Papel, García Bolster y Araujo habían ido al banco más de un año antes del hecho. Sacaron fotos y Bolster hizo una operación, según detalló Apolo. "Esto se hizo con tareas de inteligencia. No tuvieron los planos, pero sí estudiaron bien el escenario", señaló el magistrado.

Con los allanamientos que hizo la policía se recuperó parte del botín. Si bien se habló de que el robo alcanzó los 20 millones de dólares, los investigadores solo pudieron constatar una cifra más baja. "Según lo que logramos documentar, se llevaron al menos 8 millones de dólares, además de joyas. Pero al ser cajas de seguridad hay muchas cosas no declaradas, con lo que puede haber sido mucho más", señaló. De ese monto, dijo, se recuperó un 15%. "Para este tipo de hechos delictivos, es una cifra alta de recupero", sostuvo Apolo.

Nydia Zingman de Domínguez, abogada y profesora de la Facultad de Derecho de la UBA, representó a gran parte de los damnificados. "La defensa tiene que demostrar qué es lo que se denuncia como robado, el origen del dinero, cómo se ganó, por qué estaba en la caja", explicó la abogada. "En la sentencia se guían por indicios, porque el contenido de una caja es secreto. Es difícil, pero lo hemos logrado", añadió. La letrada indicó que "hubo indemnizaciones para todos", pero que "nada de lo robado se recuperó".

De la realidad a la ficción

Los cinco hombres considerados protagonistas del robo por la Justicia cumplieron tiempo en prisión, pero hoy están libres. Según cuenta el periodista Rodolfo Palacios, autor del libro "Sin armas ni rencores. La historia del robo del siglo", García Bolster hoy trabaja en su taller de autos y motos, Betto disfruta de su libertad tras cumplir ocho años en prisión y Zalloechevarría estudia derecho.

Detención del líder de la banda del Banco Río
Detención del líder de la banda del Banco Río Fuente: Archivo

Los otros dos autores del asalto hoy proyectan pasar de la realidad a la ficción. Vitette, que vive en Uruguay, se casó y tuvo un hijo. Asegura que ya no pertenece al mundo del delito. "Estoy retirado", dijo, y contó que ahora está terminando un libro sobre su época como escruchante (ladrón que ingresa a robar en casas cuando sus ocupantes no están).

Además, participa de la realización de una película sobre el Robo del Siglo, cuyo guión está escribiendo Araujo, el ideólogo del atraco.

En los próximos días, "El uruguayo" va a compartir un asado con la persona que va a interpretar su personaje en el film. Realidad y ficción volverán a cruzarse.

La cobertura en LA NACION

Con la colaboración de Juan Trenado

Por: Sol Amaya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.