Suscriptor digital

Trump, un presidente sin filtro

Juan Gabriel Tokatlian
Juan Gabriel Tokatlian PARA LA NACION
(0)
26 de abril de 2018  

Un buen número de especialistas extranjeros y nacionales señalaron en su momento que una cosa era Donald Trump candidato presidencial victorioso y otra sería Donald Trump mandatario en la Casa Blanca. El argumento era triple. Por un lado, las consignas demagógicas y beligerantes de Trump debían ser interpretadas como instrumentales a los fines electorales. Por el otro, la democracia estadounidense es tan sólida que impondría contrapesos a los planteamientos más provocadores y arrogantes de Trump. Finalmente, la globalización existente es irreversible y un hombre de negocios como Trump lo entiende. Las diatribas contra México, las amenazas a los enemigos de Washington, los anuncios proteccionistas, el altanero lema " America First", entre otras, eran vistas entonces como desmesuras temporales y tolerables que pronto se revertirían.

Tácitamente asumían que el nuevo presidente de Estados Unidos estaba condenado a ser una suerte de Prometeo encadenado que, como en la tragedia de Esquilo, vería sus "osados pensamientos" sujetados "por medio de indisolubles lazos de hierro". Sin embargo, Trump desplegó sus propuestas y no se vio constreñido por el Partido Republicano ni por las prácticas políticas convencionales.

En 2017 reafirmó sus promesas de campaña. No cedió en su obsesión por ampliar la construcción del muro fronterizo con México; se retiró del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica; abandonó el Acuerdo de París sobre Cambio Climático; lanzó la "madre de todas las bombas" no nucleares sobre Afganistán y envío 3000 soldados más a ese país; incrementó el presupuesto de Defensa (y recortó el del Departamento de Estado); amenazó con destruir Corea del Norte; advirtió a Irán sobre imponerle sanciones unilaterales; aumentó el cerco diplomático sobre Venezuela sugiriendo acciones punitivas; buscó restringir el ingreso de inmigrantes a Estados Unidos; canceló los compromisos que la administración de Barack Obama había alcanzado con Cuba; sus gestos y dichos aumentaron las desavenencias entre Estados Unidos y Europa; se volvió a aproximar al gobierno autoritario en Egipto; vendió más armas a Arabia Saudita y cohonestó sus prácticas brutales en Yemen; se desinteresó completamente de África; reconoció a Jerusalén como la capital de Israel, etc.

En 2018 vemos en Trump un Prometeo desencadenado. Las destituciones del secretario de Estado Rex Tillerson y del consejero de Seguridad Nacional H. R. McMaster; la creciente desconfianza hacia su jefe de Gabinete, John Kelly, y hacia Jeff Sessions en el Departamento de Justicia; el mayor control sobre su ambicioso y ultraconservador vicepresidente, Mike Pence; las designaciones de un hombre fuerte del Tea Party, Mike Pompeo, en el Departamento de Estado, del extremista de derecha John Bolton en la Consejería de Seguridad Nacional y de la supervisora de un centro clandestino de tortura en Tailandia, Gina Haspel, en la CIA; la salida de Tom Price del Departamento de Salud y su remplazo por Alex Azar, un expresidente del gigante farmacéutico Lilly USA, oponente acérrimo del Obamacare y contribuyente importante de las campañas de Mike Pence; la reiterada anuencia del secretario de Comercio, Wilbur Ross, a los antojos del presidente de imponer medidas proteccionistas, más una lista de despidos arbitrarios y nombramientos ideológicos en catorce meses de gobierno refuerzan la idea de que Donald Trump no tolera consejos que percibe como restrictivos y procura hacer avanzar "su" agenda internacional.

Al parecer, la última voz prudencial en cuestiones mundiales que queda en el gabinete es la del general retirado James Mattis, al frente del Departamento de Defensa. Trump está desatado y parece dispuesto a ejecutar una política exterior al borde del abismo; una política provocadora, maximalista y riesgosa que puede conducir a acontecimientos impredecibles y costosos. La administración del presidente Mauricio Macri haría bien en ajustar su brújula internacional y no creer que Estados Unidos hoy es un socio confiable y generoso. Y la oposición podría contribuir a volver a pensar la inserción global del país en momentos de un torbellino coyuntural y transición estructural.

Profesor plenario de la Universidad Di Tella

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?