Suscriptor digital

Las tramas de corrupción, un lastre cada vez más pesado

Silvia Pisani
(0)
26 de abril de 2018  

Curtida como pocas, la picaresca madrileña definió en cuestión de segundos el hundimiento de la que fue figura rutilante del Partido Popular (PP). "Las cremas faciales -enunció el teorema callejero- serán para Cristina Cifuentes y el PP lo que Eliott Ness y sus intocables para Al Capone".

Al igual que lo ocurrido con el fallecido capo de la mafia, el sarcasmo refleja la paradoja de que sea un incidente menor el que afecte a un partido salpicado por sospechas mucho más graves.

Dos cremas en un bolso de Cifuentes -que renunció como presidenta de la región de Madrid tras la difusión de un video- parecen una broma frente a la inagotable seguidilla de denuncias, sospechas y procesos judiciales que encadenan al gobernante PP con el pago de sobornos, el favoritismo en obra pública y la doble contabilidad del partido.

Se multiplican las tramas y los expedientes que lo acorralan. El caso más conocido es el de la "Caja B" del partido, por el que está procesado su extesorero Pedro Bárcenas, en su momento hombre de confianza del presidente español, Mariano Rajoy.

"No me acuerdo, no lo sé, yo de eso no me enteraba", dijo Rajoy cuando, en un hecho inédito en la democracia española, un presidente en funciones tuvo que declarar como testigo en un caso de corrupción financiera de su partido.

Fue ese el incidente que aprovechó su predecesor y mentor, el expresidente José María Aznar, para distanciarse públicamente.

"Cuando yo era presidente eso no pasaba", dijo, aunque su propio exministro de Economía y exvicepresidente, Rodrigo Rato, fue procesado por el uso de tarjetas de crédito opacas.

Madrid, Valencia e Islas Baleares parecen regiones inagotables para las sospechas del partido.

En el primero de los casos, con la propia Cifuentes, así como con su predecesora, Esperanza Aguirre, otra figura rutilante que cayó golpeada por la sospecha.

Curioso que ambas hicieran de la lucha contra la corrupción su latiguillo personal. "Tengo un olfato especial para detectar a los corruptos", se jactaba Aguirre. Hoy, su número dos, Francisco Granados, está procesado.

En España, los partidos de la oposición hacen blanco fácil sobre ese costado oscuro del partido en el poder.

"La canasta del PP está podrida. Eso ocurre en Madrid y en el resto de España", sostuvo el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, que, además, más de una vez acusó a Rajoy de complicidad por no ir contra la corrupción.

Indignación

"Esto es la casta. El estilo habitual y corrupto del PP", insisten desde Podemos, el partido que creció, justamente, a caballo de la indignación popular de una sociedad cansada de la opacidad de los dos partidos mayoritarios.

La conducta de dirigentes emblemáticos de la agrupación ha puesto a prueba al sistema judicial que, al igual que lo hizo con miembros de la familia real, no se amilanó a la hora de abrirles proceso. Pero el desafío es enorme para la tarea pendiente.

Lo paradójico para muchos es que, a pesar del descrédito y del desgaste, el PP se mantiene en el poder en España desde hace siete años.

La nueva prueba será el año próximo, con elecciones autonómicas y municipales, en las que ve un escalón para una nueva presidencia.

Deberá para eso vencer a Ciudadanos, el ascendente partido liberal del joven Albert Rivera, que crece a costa del descrédito del que ahora está en el poder.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?