Suscriptor digital

Se termina de desarmar el tribunal que liberó a López

Ballestero tomó licencia y dejaría la Cámara Federal; el juez Farah ya había pedido el traslado; habían sido criticados por Macri
Ballestero tomó licencia y dejaría la Cámara Federal; el juez Farah ya había pedido el traslado; habían sido criticados por Macri
Hernán Cappiello
(0)
26 de abril de 2018  

El Gobierno pareció triunfar. Consiguió dejar fuera de la Cámara Federal a los dos jueces que hace menos de un mes habían enojado al presidente Mauricio Macri por liberar a Cristóbal López en la causa en que está procesado por evadir 8000 millones de pesos en impuestos a los combustibles. Uno de ellos es el camarista Jorge Ballestero, que ayer pidió una licencia por 20 días por razones de salud, pero que es probable que al cabo de ese plazo no regrese al tribunal. El otro es su colega Eduardo Farah, quien pidió ser trasladado a otro tribunal, permiso que hoy le otorgará el Consejo de la Magistratura.

Así, desarmó un tribunal clave que tiene la llave para confirmar los procesamientos en casos de corrupción y que las causas lleguen a juicio oral, o revocarlos y dejarlas agónicas, sin posibilidad de resurrección. De este modo la Cámara Federal queda con solo dos de los seis jueces que la integran: Martín Irurzun, presidente del cuerpo que está de vacaciones hasta después del fin de semana largo, y Leopoldo Bruglia, un juez de tribunal oral federal trasladado definitivamente a ese cuerpo, con el apoyo de los consejeros del Gobierno.

Con dos integrantes el tribunal queda paralizado.

Una de las otras cuatro vacantes será ocupada en junio, probablemente por Mariano Llorens, que concursó para el cargo y cuyo pliego el Gobierno, con el apoyo del oficialismo, envió al Senado para su tratamiento. Si pasa ese filtro, lo que se descuenta, asumirá en el cuerpo. Al menos una de las otras tres vacantes puede ser ocupada de manera interina por el juez de tribunal oral federal Pablo Bertuzzi. Las otras dos vacantes las pueden ocupar interinamente entre estos cuatro jueces.

El Gobierno va a lograr así cambiar a la mayoría de los camaristas que tenía el tribunal cuando Cristina Kirchner era presidenta. Esto es así porque Cambiemos impulsó el juicio político de Eduardo Freiler, a quien el Consejo de la Magistratura destituyó por mal desempeño. El juez Horacio Cattani se jubiló, su colega Farah ahora pidió el pase y Ballestero tomó una licencia que podría convertirse en renuncia o jubilación, si es que le cierran todas las denuncias que Cambiemos impulsó en el Consejo de la Magistratura.

El final de Ballestero y Farah comenzó a delinearse el 16 de marzo pasado, cuando firmaron la excarcelación de Lázaro Báez y de su socio Fabián de Sousa en la causa en que están acusados de no pagar impuestos por 8000 millones de pesos. Hoy hay una audiencia clave en Casación para revisar esta decisión.

Los jueces que votaron eran los de la Sala I: Bruglia, a favor de confirmar la prisión preventiva, y Ballestero, de excarcelarlo. Ante esa disidencia convocaron a Farah con el argumento de que había intervenido en una causa conexa. En las semanas previas había rumores de que ese iba ser el fallo, y un emisario del Gobierno les hizo saber a Farah y a Ballestero que esa integración de la sala resultaba sospechosa. Los jueces la firmaron igual y además cambiaron la calificación de fraude que pesaba contra Cristóbal López por la de evasión, que permitiría al acusado acogerse a un plan de pagos y evitar la cárcel.

Ballestero fue denunciado por su patrimonio y Farah, vapuleado. Ballestero tiene problemas cardíacos y ya dos veces le colocaron stents en menos de un año. Su médico le aconsejó reducir la tensión, al igual que su familia. Tras sufrir dolores de pecho, su médico le dijo que el próximo disgusto se iba a convertir en un infarto. Mas allá de esta licencia por 20 días, es probable que ya no siga en el cuerpo.

Farah llegó a la Cámara Federal durante el kirchnerismo con el apoyo de Javier Fernández. Pero cuando Fernández pasó a ser mal visto por el kirchnerismo y el exespía de Jaime Stiuso se fue del país, Farah se alejó del Ejecutivo. Ballestero ya era jueza federal. Ambos ocuparon la Sala I del tribunal -con Freiler- y dictaron fallos que estaban en sintonía con el gobierno anterior.

Los antecedentes

Jorge Ballestero, camarista

Carrera judicial

Fue fiscal federal, juez federal en los 90 y camarista en los 2000. Cercano al menemismo y al peronismo, y en sintonía con el kirchnerismo. Con su voto se frenó la denuncia de Nisman y fueron favorecidos exfuncionarios del último gobierno acusados de corrupción.

Números finales de los abogados

Eduardo Awad, de la oficialista lista de Jorge Rizzo, ganó las elecciones del Colegio de Abogados de la Capital Federal con el 44% de los votos. Los resultados finales pusieron a los radicales de Cambio Pluralista segundos con 25%, y terceros a Seamos el Encuentro de Abogados, con el 24%.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?