Macri vetaría una ley que congele tarifas, pero antes busca negociar con el PJ

En el oficialismo estiman que tienen dos semanas para evitar la sanción en Diputados; el Poder Ejecutivo buscará acercar posiciones con senadores y gobernadores, antes de acudir al veto
En el oficialismo estiman que tienen dos semanas para evitar la sanción en Diputados; el Poder Ejecutivo buscará acercar posiciones con senadores y gobernadores, antes de acudir al veto Fuente: Archivo
Mariano Obarrio
(0)
26 de abril de 2018  

En medio de la puja contra el peronismo unido por la suba de tarifas , el gobierno de Mauricio Macri apuesta a evitar en dos semanas la media sanción en Diputados del proyecto de ley del PJ que retrotrae los aumentos en los servicios de gas, luz y agua. Si no puede, buscará una negociación con los senadores del peronismo y otra con los gobernadores. En última instancia, aplicaría el veto del Poder Ejecutivo a una eventual ley.

Según confiaron a LA NACION los voceros oficiales, todavía no hay una decisión tomada en la Casa Rosada. "Nadie habló de eso, nosotros pensamos que el tema tarifario es exclusivo resorte del Poder Ejecutivo", dijo a LA NACION un funcionario muy cercano a Macri.

Otro de los habituales voceros señaló: "Vamos a dar tiempo, no podemos decirlo ahora, pero el proyecto es inviable". Sin embargo, entre funcionarios de la Casa Rosada y legisladores de Cambiemos comenzó a tomar fuerza la posibilidad de que, en caso de que el peronismo imponga una sanción de la ley, Macri la podría vetar.

Cómo impacta la negociación política en las tarifas de servicio público

1:56
Video

Pero antes el Gobierno buscará evitar la sanción en Diputados y en el Senado , o negociará con los gobernadores, en ese orden.

Macri está convencido de que en caso de que el peronismo lo fuerce a dar marcha atrás con el esquema tarifario que generó tanto conflicto, la situación fiscal se complicaría. Y lo que es peor, sería una señal muy negativa para las inversiones en materia de energía que está gestionando el Gobierno, entre otras, las del yacimiento de Vaca Muerta y los proyectos de obras públicas.

El proyecto de ley que pretende imponer el peronismo consiste en que las alzas tarifarias no pueden superar las subas salariales y las retrotrae a noviembre de 2017; reduce del 21 al 10,5% el IVA sobre las tarifas por un año para contribuyentes residenciales, y elimina por ese lapso la alícuota especial del 27,5% del IVA que deben pagar las pymes por los servicios públicos.

Ante esta presión del peronismo, Macri respondió con otro proyecto de ley, en una jugada para negociar. Las provincias y los municipios deberían eliminar todos los impuestos que pesan sobre la tarifa neta del servicio público.

Sólo mantendría el IVA (21% sobre la tarifa) e Ingresos Brutos "cuando correspondiere". El Gobierno presentó este proyecto en el Senado y ello no es casual. Si se aprueba el proyecto del PJ en Diputados, el Gobierno buscará una negociación con los senadores del PJ, más precisamente con el jefe del bloque, Miguel Ángel Pichetto .

Alejandro Katz: "El Gobierno se dedicó a construir votos progresistas"

4:56
Video

En la Casa Rosada estiman que Macri tiene dos semanas para evitar que Diputados sancione el proyecto del PJ. El peronismo no pudo imponer ayer la iniciativa porque necesitaba los dos tercios de los votos: tenía dictamen muy reciente de comisión. Para poder sancionarlo con mayoría simple es necesario que pase una semana del dictamen; de lo contrario, necesita una mayoría agravada.

Pero el oficialismo tiene otra ventaja. El proyecto debería tener además dictamen de la Comisión de Presupuesto y esto solo podría ser el miércoles próximo, por lo cual necesitaría otra semana más para ser sancionado con solo la mitad más uno de los presentes.

"Recién dentro de dos semanas podrán imponer la mayoría simple. Y hasta ese momento se podría abrir una negociación con los gobernadores del PJ. Ellos bajan su proyecto y nosotros negociamos el nuestro, de quita de impuestos a los servicios", señaló un funcionario del oficialismo a LA NACION. Se podría abrir una conversación con los senadores y los gobernadores al mismo tiempo.

En caso de no funcionar ninguna vía conciliatoria, y si el proyecto del PJ se convirtiera en ley, Macri se reservaría la facultad de vetarlo porque generaría un bache fiscal importante y mucha incertidumbre en los inversores. "En nuestras reuniones se habla de eso y por las conversaciones que hay sería vetado", señalaron en el oficialismo. Aunque por ahora la Casa Rosada no se pronunciará públicamente sobre el asunto. "Hay dos semanas de oxígeno para que los gobernadores puedan hablar con el Gobierno", señalaron otras fuentes oficiales.

Los allegados a Macri estaban ayer indignados. "Todos los que están votando esto lo hacen por demagogia berreta, no es constructivo. Fuera del Congreso dicen que están bien las subas de tarifas y en el Congreso son oportunistas y buscan un aprovechamiento político", dijo uno de los ministros más cercanos a Macri. Se refería a los diputados y senadores del denominado peronismo "racional" en la Casa Rosada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.