Suscriptor digital

Preparación física y mental para alcanzar las metas

El Centro de Alto Rendimiento de la Asociación Argentina de Volantes constituye un espacio interdisciplinario que fomenta el desarrollo integral de pilotos de automovilismo y otros deportistas
Patricia Osuna Gutiérrez
(0)
28 de abril de 2018  

Simuladores. Las instalaciones del CAR en el Autódromo cuentan con uno de F1 y otro de karting
Simuladores. Las instalaciones del CAR en el Autódromo cuentan con uno de F1 y otro de karting Crédito: Santiago Cichero/AFV

El Centro de Alto Rendimiento (CAR) para la formación y entrenamiento físico y mental, es el espacio creado por la Asociación Argentina de Volantes (AAV) en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez de la Ciudad de Buenos Aires, con objeto de que deportistas y atletas en general se preparen de manera integral.

"La idea del CAR surge desde la Asociación. En el Autódromo siempre funcionó el Centro de Atención Medica para los pilotos, pero queríamos hacer algo más completo, que sumara a la medicina preventiva y asistencial un espacio para modernizar su desarrollo personal desde la preparación física hasta la mental. No hay otro igual en América Latina", dice Pedro Bressi, director del CAR, médico traumatólogo con 35 años de trayectoria en el automovilismo deportivo.

El edificio de dos plantas instalado al costado de la pista en el final de la calle de boxes, fue remodelado para mantener el Centro de Atención al Piloto, en el que se realiza la parte asistencial en caso de accidente y la preventiva, que incluye los exámenes y la expedición de las Licencias Médicas por un año para los pilotos de todas las categorías automovilísticas.

A eso se sumó el CAR que "tiene dos facetas, la preparación física y, lo más novedoso, la preparación mental. En el equipo de profesionales tenemos psicólogos y nutricionistas deportivos, coaches, pilotos profesionales, entrenadores especializados en alto rendimiento, kinesiólogos, profesores de idiomas e ingenieros. Con ellos buscamos, mediante una planificación detallada y acordada con cada deportista, que éste potencie sus recursos, tiempo y energía, de manera sinérgica para alcanzar la excelencia en su campo. Recordemos que no es lo mismo un chico que empieza en el karting que un hombre de 55 o más años que compite de manera amateur; los objetivos son diferentes y, por eso, cada uno tiene su planificación", afirma Bressi.

Planes personalizados

Desde noviembre de 2017 hasta ahora han asistido al CAR junto con pilotos de la talla de Emiliano Spataro, Bruno Etman, Damián Fineschi y de categorías promocionales, jugadores de fútbol, de tenis, boxeadores y practicantes de artes marciales múltiples, entre otros.

Para iniciar el cambio, tanto hombres como mujeres deportistas o personas de cualquier edad y pilotos con la Licencia Médica expedida por la AAV, tienen una entrevista con el equipo de profesionales y ellos elaboran un plan personalizado en el que se definen objetivos, tiempo, horarios, rutinas, metodología y otros aspectos. Cada vez que el deportista realiza un paso de este plan, se registran los progresos y comentarios online para que los profesionales sigan la evolución.

Equipamiento. El Dr. Pedro Bressi, director del CAR, asiste a un joven que se entrena para conducir un automóvil de competición
Equipamiento. El Dr. Pedro Bressi, director del CAR, asiste a un joven que se entrena para conducir un automóvil de competición Crédito: Santiago Cichero/AFV

En este trabajo hay dos aspectos, el que se realiza en el CAR, mediante el equipamiento y el apoyo profesional para saber cómo lograr lo mejor de cada deportista, y el que se hace afuera, donde replican, por ejemplo, lo acordado en materia de nutrición y relajación.

Dentro del amplio equipamiento del CAR, junto con las máquinas de preparación física se destacan los simuladores de Fórmula 1 y de karting. "Son de altísima complejidad -continúa Bressi-. El primero ejercita los brazos y la musculatura cérvico-branquial; prepara mentalmente a los pilotos en la atención dividida y la visión periférica para poder manejar en cualquier zona e ir recibiendo instrucciones. El segundo es interesante porque cada vez empiezan desde más chicos a practicar karting y deben tener ciertas herramientas, aprenderlas y practicarlas".

A éstas se suma la máquina de ejercicios, que determina la capacidad de reacción; es decir, un preparador mental que mide cómo el atleta mejora su reacción en milisegundos. También están los espacios de musculación, que recrean un lugar abierto y con césped; el de masajes; el de comunicación online y, subiendo en el primer nivel, es donde el deportista se prepara para tomar decisiones con rapidez y sin perder el control, mediante ejercicios cognitivos. Allí, hay una pared de impacto con palabras como efectividad, valentía, precisión, respirar conscientemente, que complementa el tiempo de práctica.

"En un ejercicio, el deportista corre hasta determinados puntos y vuelve; allí, en una pantalla realiza una prueba con aplicaciones netamente cognitivas. Maneja presiones altas, alrededor de 180 pulsaciones y recordemos que, cuando corrés, la sangre va el 80% a los músculos, 10% para los intestinos y te queda muy poca para la cabeza, y con eso tenés que resolver estos ejercicios. Cada uno de los logros se grafica, pero el resultado final lo ve el día de la carrera, de la competencia o del partido, donde se siente y reacciona mejor. En el CAR recreamos las situaciones en las que fallan, sus puntos débiles; hacemos que cometan errores y ellos, con las herramientas que les damos, deben superarlos acá, antes que se reitere en una competencia. Igual, si pasa, le damos técnicas de respiración y meditación para que vuelva a entrar en el juego", aporta Marcos Pisoni, preparador mental y coach deportivo.

En tanto, para el preparador físico, Juan Macaya, "los deportistas trabajan mucho en sus reflejos, capacidad mental y situaciones adversas. Los educamos para movilizarlos a aprender cómo avanzar, a superarse sin perder tiempo y a saber que podés lograrlo, con esfuerzo y la preparación adecuada para tu organismo".

A full. El arquero de Temperley, Josué Ayala, afirma que la preparación en el CAR lo ayudó a mejorar tanto física como mentalmente
A full. El arquero de Temperley, Josué Ayala, afirma que la preparación en el CAR lo ayudó a mejorar tanto física como mentalmente Crédito: Santiago Cichero AFV

Experiencia positiva

Durante el recorrido, encontramos a Josué Ayala, arquero de Temperley, quien señala que en el centro "encontré un lugar para invertir mi tiempo, ganas y recursos para desarrollarme como futbolista desde mi lugar de arquero y persona. Luego de cinco meses de trabajo, he obtenido muy buenos resultados; mi plan involucra lo técnico, lo físico y lo mental. He adquirido técnicas para prepararme los días de partido, puedo superar situaciones de estrés o problemas que surjan y anclarme a sentimientos buenos; ver desde otra perspectiva positiva lo que está pasando. El centro es ideal para los apasionados por su trabajo o deporte, porque van a encontrar un lugar de excelencia".

Además, este espacio acompañará a los deportistas de los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud (entre el 6 y el 18 de octubre), que quieran entrenarse y estar a punto para competir.

"Desde su apertura -concluye Bressi-, el crecimiento del CAR superó mis expectativas; ha sido de manera vertiginosa y seguirá así por muchos años. Realmente, hacía falta este tipo de servicio de calidad. Acá vemos cómo los deportistas de élite son ejemplo para los más chicos, les enseñan que siempre se puede mejorar, aún siendo o estando entre los mejores".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?