Suscriptor digital

"En la calle nadie prevé que se le cruce un nene"

Alcoholemia, uno de los mayores azotes para la seguridad vial
Gabriel Tomich
(0)
28 de abril de 2018  

La alcoholemia es uno de los problemas más graves en materia de seguridad vial. Aquí y en todo el mundo, por lo que debemos tomar conciencia que no es bueno sentarse a un volante o subirse a una moto después de ingerir bebidas alcohólicas. No solo por la seguridad propia, sino porque se puede matar a otros.

Tal como sucedió el 15 de febrero en el km 30 del Acceso Oeste, cuando un automóvil conducido por un hombre alcoholizado (1,5 g/L) chocó contra un camión cisterna, que volcó e impactó a un motociclista. Resultado: murieron en el acto este último y el transportista, mientras que el causante del incidente solo sufrió heridas leves. ¿Cómo debería calificarse este hecho? ¿Cómo una mera contravención o como un delito?

Este no es un hecho aislado. Sin ir más lejos, entre el 21 de diciembre de 2017 y el 15 de enero de 2018, en el marco del Operativo Sol, se realizaron 33.000 pruebas de alcoholemia: hubo 853 resultados positivos, entre 0 y 0,5 g/L, tope que rige para los conductores particulares, y 185 casos en el que se excedió.

Hace pocos días, al juez de la causa Chocobar se le detectó ¡3 g/L! de alcohol en sangre. Más allá de lo triste que resulta que un juez no cumpla con la ley (y casi se jacte de ello), debemos quedarnos con las sensatas palabras del oficial que le realizó la prueba: "Le hago una consulta: ¿cuánta gente muere en la calle porque un conductor capaz se toma una copa de más?". El juez le respondió algo sobre cuánta gente "procesa por día". A lo que el agente retrucó: "Lo que usted hace con su trabajo, confío que lo hace con la máxima autoridad y como lo tiene que hacer, pero acá en la calle desgraciadamente nunca nadie prevé que se le cruce un nenito corriendo, y la reacción no es la misma".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?