Las tribus del jazz copan la Ciudad

Artistry, un proyecto colectivo de big band para hacer música de ayer y de hoy
27 de abril de 2018  • 00:10

¿Por qué no me recomendás algo de jazz para ir a ver? La pregunta no es fácil de responder porque la palabra jazz, así solita, puede decir nada y mucho al mismo tiempo. Su universo es muy amplio y la escena porteña no es la excepción.

Podemos mencionar a músicos del jazz vernáculo que, juntos, darán como resultado una banda llamada Octafonic, que tiene mucho más de rock, electrónica y funk que de jazz. Podemos ir a un concierto del pianista Adrián Iaies y darnos cuenta de que si hay sobre el escenario (además de un piano y un contrabajo) un bandoneón y percusión en vez de batería, es porque su más reciente proyecto, el Colegiales Quartet -ese que creó a instancias de su deseo de trabajar con Facundo Guevara (uno de los dos mejores percusionistas de la Argentina)- es una fina mixtura de jazz con música popular argentina y, por momentos, latinoamericana. No es lo que se conoce como latin jazz. Es la construcción de una especie de torre de Babel en la que cada uno puede hablar distintos idiomas, pero, lejos de quedar aislados por sus propios términos, se comunican y se entienden.

El jazz local es una especie de antitorre de Babel. Allí nadie quiere ser Dios, pero intenta llamar la atención y ser comprendido por el otro, con sus propias palabras. Y esto no significa que todos vayan para el mismo lado desde una misma estética.

Están los que eligen el jazz tradicional de principios del siglo pasado, están los contemporáneos y avant-garde, están los que llevan el jazz al tango o al folclore, y los que evocan a grandes figuras de la historia del género, a través de standards. El próximo lunes se celebra el Día Internacional del Jazz, como cada 30 de abril, desde que en 2011 la Unesco lo instituyó para rendirle tributo a un lenguaje que hoy cobija muchos lenguajes. Veamos algunas de sus tribus y dialectos.

Contemporáneos

Si le podemos llamar tribu, es la más numerosa y, a la vez, ecléctica. Es la corriente más amplia y está integrada por músicos que cultivan distintos estilos del jazz moderno, y pueden tener influencias de mediados del siglo pasado en adelante.

Octafonic - Fuente: Youtube

3:27

Este segmento jazzístico incorpora expresiones surgidas desde la década del noventa hasta la actualidad. Puede incluir desde un trío de piano, contrabajo y batería que acompaña a una de las muy buenas voces femeninas que interpretan standards en los escenarios porteños, o un cuarteto con saxo o trompeta, hasta nuevas expresiones de bebop, free y fusión. Tampoco faltan los músicos que llevan a este circuito las composiciones propias. Ciclos como el Realbook Argentina sirven para difundir lo nuevo. Impulsado hace una década por Esteban Sehinkman como catálogo de nuevos temas, tiene tres discos editados y, en su formato de Ensamble Realbook Argentina, volvió recientemente a escenarios locales, como Thelonious.

Thelonious es uno de los espacios porteños dedicados al jazz en Buenos Aires, dentro de un circuito que también integran Bebop Club, Virasoro, Notorious, Sheldon, Jazz Voyeur, Al Escenario y el ciclo Jazzología del Centro Cultural San Martin. También se puede escuchar jazz en salas como Velvet, el CCK (con muy buenos ciclos e importantes visitas extranjeras) y la Usina del Arte, que desde hace once años presenta el Festival Internacional Buenos Aires Jazz.

El último miércoles comenzó un nuevo ciclo de conciertos en Radio Nacional Clásica. Cada dos meses, por el auditorio de Maipú 555, habrá hasta fin de año una nueva propuesta. Y para los que quieran estar bien informados sobre la escena, hay sitios especializados, como Argentjazz, BA Jazz Magazine o los programas de radio de Eduardo Canzobre, Martín Kanenguiser y Claudio Parisi, entre otros.

Adrián Iaies - Fuente: Youtube

8:25

Tradicionales

Esta tribu la integran agrupaciones que recrean a las big bands norteamericanas, tanto de estilo dixieland de Nueva Orleans como de la era del swing, en los Estados Unidos. Muchas de ellas, especialmente las del jazz primitivo, son agrupaciones longevas, con más de cuatro décadas, como La Fénix, la Creole, la Porteña y la Antigua Jazz Band, que acaba de presentar su nuevo disco, con la cantante Deborah Dixon.

Colectivo independiente

Son músicos que tienden a crear big bands, pero se diferencian de los tradicionales porque apuntan al jazz moderno, en general con composiciones propias. Comenzaron a surgir con fuerza hace una década. Locales como Boris y conservatorios como el Manuel de Falla subieron sus bandas a los escenarios hace algunos años. Incluso algunas adquirieron colores muy propios, localistas, y diferenciados de los de la era del swing, a través de temas propios. Siguen presentes en el circuito, aunque las dificultades económicas de los últimos años hicieron que esta "tribu" quedara un tanto diezmada. En este último tiempo se aprecian las propuesta de Sirhan Big Band, Saxópatas y Artistry Big Band, entre otras.

Las generaciones "X" e "Y"

Son los músicos de entre 30 y 55 años y de extracción jazzística que se embarcaron en proyectos más ligados al rock, el funk, el R&B, el jazz rock, el rap o la electrónica. El jazz es una influencia periférica de sus proyectos. Grupos como el Fernández 4; el Octafonic, capitaneado por Nicolás Sorín; El Jardín de Ordonez, de Ramiro Flores; Pájaro de Fuego, de Esteban Sehinkman, o el proyecto experimental de Marco Sanguinetti.

Gitanos del sur

Swing + música gitana del este europeo = estilo Django Reinhardt. En la música la suma de dos más dos no siempre es cuatro, pero, para grandes rasgos, el iluminado belga-francés, que tuvo socios de la talla artística de Stéphane Grappelli, creó un estilo emparentado con el Western swing norteamericano, pero con claro sello europeo. Se lo conoció como jazz manouche y, lejos de extinguirse, luego de la muerte de Reinhardt se universalizó. A tal punto que hoy se puede encontrar en la Argentina una tribu de adeptos. Del 4 al 31 de mayo se realizará en varias salas porteñas la XVI edición del Festival Internacional de Jazz Django, impulsado por el guitarrista Ricardo Pellican.

Fernández 4 - Fuente: Youtube

5:58

Evocadores

Es una corriente integrada por músicos que se dedican a recrear estilos, a homenajear a cantantes o reinterpretar discos completos, de esos que se convirtieron en obras maestras del jazz. En la cartelera porteña se pueden encontrar desde espectáculos dedicados a la música de películas hasta shows inspirados en repertorios de cantantes, que van de Nina Simone, Billie Holiday y Ella Fitzgerald a Amy Winehouse. Tiene cada vez más lugar en la cartelera porteña de jazz.

Folclóricos, tangueros y rioplatenses

A principios de la década del 70 los hermanos Hugo y Osvaldo Fattoruso crearon en los Estados Unidos, con su grupo OPA, un puente entre el jazz rock de aquellos años y el candombe, que se mantiene firme. Por supuesto que fue mutando con los años, pero conserva esa esencia, en propuestas como la de Ricardo Nolé, entre otros.

El folclore argentino también fue al jazz, y al revés, en las locuras finiseculares del terceto capitaneado por el Momo Norberto Minichillo, o actualmente en las incursiones de Adrián Iaies por los ritmos en 6 x 8 o las de Cuartoelemento, grupo del folclore que es capaz de frecuentar a compositores como Charlie Haden. Aquí también se ubica la propuesta del universal Dino Saluzzi.

El trompetista Juan Cruz de Urquiza Fuente: LA NACION Crédito: Mariana Araujo

Desde que Ástor Piazzolla se asoció a músicos del jazz como Gerry Mulligan y Gary Burton (y aunque lo que grabó con ellos no fuera jazz), quedó inaugurado un camino por el que transitan Escalandrum, el quinteto de Diego Schissi y los proyectos de Mario Parmisano y Adrián Iaies, entre otros.

Los lugares del jazz

Al Escenario. Aráoz de Lamadrid 1001

Cabaret D'Art. Así definen sus dueños a este espacio del barrio de la Boca. Tragos, picadas, visuales y música sobre el escenario. Si bien la programación tiene ciclos dedicados al jazz, el tango y otras músicas están muy presentes en esta sala. Tel. 4303-3346.

Inés Estévez en Bebop Club, uno de los lugares preferidos del público jazzero

Bebop Club. Moreno 364

Si se busca un sótano de jazz, con mesas redondas tenuemente iluminadas con veladores, Bebop es el lugar. Y si además quieren una buena carta para cenar, esta sala de la calle Moreno será un buen plan porque se nutre de la refinada cocina del restaurante que está en la planta baja. Claro que lo más importante de Bebop es la música. Comenzó como un club de jazz pero luego amplió su oferta a otros géneros. Por su escenario pasan desde visitas extranjeras hasta lo más destacado del jazz local y los espectáculos temáticos de tributos. Tel. 4331-3403.

Festival Internacional Buenos Aires Jazz. Usina del Arte, Caffarena 1

El 14 de noviembre comenzará una nueva edición de este festival que nació hace 11 años y que pretende establecer un diálogo entre artistas extranjeros y locales, además de transformarse en una vidriera de lo que sucede durante el año en la ciudad, en materia jazzística. Se realiza en varios puntos de Buenos Aires (clubes de jazz, auditorios y espacios al aire libre), pero su sede siempre es la Usina del Arte.

El painista Adrián Iaies y su grupo en Jazz Voyeur Fuente: LA NACION Crédito: Mariana Araujo

Jazz Voyeur. Hotel Meliá Recoleta, Posadas 1557

La sala del distinguido hotel es un espacio dedicado al jazz. Allí los huéspedes desayunan mientras que un músico toca, sentado al piano. Ese lugar por la noche se transforma en Jazz Voyeur, abierto a público general, con una oferta de cenas y espectáculos temáticos (música de películas, la obra de Thelonious Monk o el homenaje a los grandes Crooners). Tel. 6446-0999.

Jazzología. Centro Cultural San Martín Sarmiento 1551

Es un ciclo fundado por el periodista Carlos Inzillo, que se realiza desde hace 37 años. La sala Muiño del Centro Cultural San Martín es su sede. Durante mayo será uno de los escenarios del Festival Internacional de Jazz Django 2018.

Notorious. Callao 966

Uno de los más viejos de este circuito. El local de la avenida Callao nació como una disquería y club de jazz con restaurante. Actualmente, su programación está orientada a los espectáculos de tributo a grandes figuras del género y a la música brasileña.Tel. 4813-6888.

Sheldon Pub. Honduras 4969

Como todos los de su especie, tienen una oferta gastronómica ampliada con música. La particularidad de este espacio es que en su escenario del barrio de Palermo suele haber lugar para los grupos de jazz. Tel. 4832-6195.

Notorious, un clásico de la escena

Thelonious. Nicaragua 5549

Nació en 2000, con el comienzo de la crisis que alcanzaría su punto más alto en diciembre de 2001. Pero siguió contra viento y marea y hoy es uno de los principales clubes de referencia del jazz local. Pasó la mayor parte de su vida en una sala de la calle Salguero y desde hace unos meses se ubica en un espacio más amplio, en el corazón de Palermo Hollywood. Valdrá la pena darse una vuelta, en esta nueva etapa del club.

Virasoro Bar. Guatemala 4328

Como Thelonious, es de los clubes de referencia para el jazz porteño. Por la casona de estilo Art Deco ubicada en el barrio de Palermo pasaron y siguen pasando cada noche buena parte del jazz que se produce en Buenos Aires. Es un escenario que prioriza las propuestas originales más que la recreación. Los que van destacan la calidez del lugar, la atención y la programación. Tel. 4831-8918

Para ir a verlos

Escalandrum. Concierto de la banda que transita por los repertorios del tango y de la composición original, con la impronta del jazz. Hoy, a las 21, en Thelonious, Nicaragua 5549.

La fusa de Vinicius. Espectáculo creado para homenajear al gran poeta y letrista brasileño. Mañana, a las 21, en Notorious, Callao 966.

Celebrating Ella & Louis. Show de tributo a Ella Fitzgerald y Louis Armstrong, de la cantante Catu Hardoy y el pianista Juan Nevani. Hoy, a las 18, en Bebop, Moreno 364.

Big Orchestra. Concierto para celebrar el Día Internacional del Jazz, con el saxofonista Antonio Hart. El lunes, a las 20, en el CCK, Sarmiento 151. Gratis (reserva previa de entradas).

Dixon-Sucheras. Concierto de la cantante Déborah Dixon y el pianista Ángel Sucheras por el Día Internacional del Jazz. Compartirán el escenario con Buenos Aires Explossion. El lunes, a las 19, en la Usina del Arte, Caffarena 1.

Malena Rampi Cuarteto. Dentro del ciclo Voces del Jazz. El miércoles, a las 21.30, en Virasoro Bar, Guatemala 4328.

TEMAS EN ESTA NOTA