Radiografía del arsenal de Corea del Norte: todos los misiles que lanzaron los Kim y hasta dónde podrían haber llegado

Julieta Nassau
Romina Colman
(0)
27 de abril de 2018  • 13:18

Kim Jong-un busca hacer historia. En sus más de seis años de gobierno, el enigmático líder norcoreano mostró varias facetas. Su agresivo desarrollo de misiles y sus ensayos nucleares lo llevaron a ser el miembro de su familia con el récord de lanzamientos -86 en total-, mostrando su lado más duro para llevar adelante la política exterior del régimen. Este año, desde el primer día, sacó a relucir las habilidades diplomáticas. Después de meses de negociación, el dictador norcoreano aceptó sentarse a negociar hoy con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in . Esta mañana (hora coreana) se convirtió en el primer miembro de la dinastía Kim en pisar suelo surcoreano y, dentro de un mes aproximadamente, será el primero en reunirse con un presidente estadounidense, Donald Trump . Por eso, algunos optimistas -el mandatario republicano incluido- se animan a hablar de "desnuclearización", un proceso largo y complejo que todavía no empezó y ya despierta varias dudas.

En su nueva faceta diplomática y dialoguista, Kim anunció hace una semana la suspensión de "las pruebas nucleares y lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales" por parte de Corea del Norte. Además, prometió que cerraría la base de la base de Punggye-ri, el complejo desde el cual realizó sus seis ensayos nucleares, y que estaría al borde del colapso.

Con ese anuncio, el líder norcoreano puso en pausa un programa balístico y nuclear que hizo temer al mundo, con un total de 86 misiles lanzados en seis años de gobierno, más del 70% del total de misiles que lanzó la dinastía Kim desde su primer ensayo, y que incluyó una bomba de hidrógeno con capacidad destructiva 15 veces mayor a la de Hiroshima.

En total, la familia que gobierna Corea del Norte desde su fundación, en 1948, lanzó 117 misiles. Desde el primero, en 1984, al último, en noviembre pasado, es evidente una evolución en el alcance así como un alarmante avance en su programa nuclear, especialmente durante la era de Kim Jong-un.

Kim Jong-un suele controlar personalmente los ensayos balísticos
Kim Jong-un suele controlar personalmente los ensayos balísticos Fuente: Archivo

De esos 117 cohetes, 15 fueron lanzados durante el mandato de Kim Jong-sung; 16 misiles fueron probados por su hijo, Kim Jong-il; y su nieto, el actual líder, rompió todos los récords, con el disparo de 86, según la base de datos de la Iniciativa de Amenaza Nuclear (NTI, por sus siglas en inglés). La organización, del James Martin Center for Nonproliferation Studies de Washington, registra todas las pruebas de misiles lanzadas desde Corea del Norte capaces de entregar una carga útil de al menos 500 kilos a una distancia de por lo menos 300 kilómetros.

La historia

El programa balístico y nuclear de Corea del Norte comenzó a fines de los años setenta, cuando el régimen de Kim Il-sung se lanzó a construir una versión propia del misil soviético Scud-B, bautizado en Pyongyang Hwasong, que se lanzó finalmente en abril de 1984.

Durante el gobierno del fundador de la República Popular Democrática de Corea (1948-1994), se desarrollaron misiles de corto y mediano alcance, y se lanzaron en total 15: ocho con éxito, cinco fallaron (es decir, que explotaron en el trayecto), mientras que de otros dos no hay información. Su máximo logro fue la prueba de un misil Nodong, con un alcance de un radio de 1500 kilómetros.

Poco después de suceder a su padre, Kim Jong-il, impulsado por las necesidades que le provocaba la fuerte hambruna que asestaba al país, negoció con Estados Unidos una moratoria de los ensayos de misiles de largo alcance a cambio de recibir energía y provisiones. Las relaciones bilaterales comenzaron a complicarse en 2002, cuando Washington acusó a Pyongyang de desarrollar un programa secreto para obtener uranio altamente enriquecido y el régimen se retiró del Tratado de No Proliferación Nuclear.

Kim Il-sung, fundador de Corea del Norte y abuelo de Kim Jong-un, dio comienzo el programa balístico
Kim Il-sung, fundador de Corea del Norte y abuelo de Kim Jong-un, dio comienzo el programa balístico Fuente: Archivo

Lo sospechado por Occidente se confirmó en 2006, con la primera prueba nuclear de Corea del Norte y una segunda tres años después. Kim Jong-il (1994-2011) intentó además desarrollar un misil que cruzara el continente, el Taepodong-2 (Unha), pero sus dos lanzamientos fallaron. El primero duró apenas 40 segundos en el aire antes de estallar. Durante este mandato, se probaron 16 misiles entre 1998 y 2009, de los cuales 13 fueron con éxito y tres no. Además, el dictador no pudo superar el récord de su padre: el máximo alcance que lograron sus misiles lanzados con éxito fue de 1500 kilómetros, que de haber sido lanzados de manera horizontal podría haber llegado a una distancia similar a la provincia china de Xinzhou.

Kim Jong-un: bomba H y misiles intercontinentales

Según muestra la base del NTI, Corea del Norte aumentó sustancialmente las pruebas de misiles durante el gobierno Kim Jong-un, especialmente desde 2014, cuando aumentó la frecuencia y diversificó los lugares desde donde salen los proyectiles. En total, lanzó 86 cohetes: 67 con éxito, 18 fallidos y uno con destino desconocido. El año más activo fue 2016, con 24 lanzados, aunque diez de ellos sin éxito, mientras que sus mayores avances fueron en 2017.

Si bien su gestión comenzó con nuevas promesas de poner fin al programa de misiles a cambio de alimentos, Kim en realidad llevaba a cabo una profunda renovación. Con un recambio humano (con militares más jóvenes), técnico (se sospecha que importaron tecnología a través del mercado negro o con colaboración en las sombras de otros gobiernos) y geográfico (diversificó las bases de lanzamiento), la gestión de Kim Jong-un dejó varios hitos en la carrera balística: tras dos fracasos, logró probar con éxito los misiles intercontinentales y llevó a cabo cuatro ensayos nucleares, el último de ellos con una bomba de hidrógeno, más destructiva que la atómica.

Pyongyang realizó en 2017 tres pruebas exitosas de misiles intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés), capaces de llegar a Estados Unidos. La sorpresa, el pasado 28 de noviembre, fue el sofisticado Hwasong-15. Según el régimen, ese misil alcanzó una altura de 4475 kilómetros y cayó en el agua a 950 kilómetros del lugar desde donde fue disparado, después de un vuelo de 50 minutos. Si fuera lanzado en horizontal, para un eventual ataque,este cohete tiene un alcance de 13.000 kilómetros, lo cual incluiría en su radio a todo el territorio estadounidense y llegaría hasta La Habana.

Poco antes, el 3 de septiembre pasado, Corea del Norte anunció haber probado "con éxito" su sexto ensayo nuclear, con una bomba de hidrógeno "capaz de ser montada en un misil intercontinental", tras lo cual Kim Jong-un declaró a Corea del Norte como Estado nuclear, en plena escalada de tensión con Trump. La explosión en el agua de esa bomba provocó un terremoto de 6,3 grados y se estima que su potencia es 15 veces mayor a la de la bomba atómica de Hiroshima de 1945. Sin embargo, los especialistas dudan que esta arma pueda ser miniaturizada para ser trasladada en un misil de largo alcance y creen que puede llevar por lo menos dos años más avanzar en este proceso.

Misiles de Corea del Norte

3:34
Video

Kim Jong-un ostentó además otros avances en la industria balísitica el año pasado. En febrero, utilizó por primera vez un misil de propulsión sólida (en lugar de líquida), lo cual permite reducir de horas a minutos el tiempo de preparación, programación y lanzamiento. También demostró una evolución en la capacidad de lanzar sus misiles –incluso los de largo alcance- prácticamente en vertical y alcanzar mayores altitudes para medir cuán lejos podría llegar y comprender qué es necesario para que una ojiva no se desintegre al reentrar a la atmósfera. Además, reforzó las baterías para que los misiles sean más fáciles de transportar y guardar.

Sin embargo, frente a estos avances, todavía está en duda la capacidad de Corea del Norte de incorporar un sistema de navegación preciso para sus misiles, de poder afrontar la reentrada de los cohetes de largo alcance a la atmósfera y de lograr estabilidad en los vuelos en horizontal.

Los misiles

El NTI define a un misil balístico como "un vehículo de entrega impulsado por un cohete de combustible líquido o sólido que viaja principalmente en una trayectoria balística (de caída libre)". Según explica, el trayecto de estos cohetes incluye tres fases: la de impulso, donde el cohete genera empuje para lanzar el misil; la del medio curso, donde el misil se desliza en un arco bajo la influencia de la gravedad; y la terminal, en la que el misil desciende hacia su objetivo.

Según el análisis de esa organización, los misiles más confiables de Corea del Norte son lo de de corto y mediano alcance más antiguos, los Nodongs y Scuds (B, C y ER). Desde que Kim Jong-un tomó el poder, Corea del Norte ha llevado a cabo 33 lanzamientos de estos proyectiles, de los cuales solo dos se sabe que han fallado. En cambio, los más nuevos han mostrado varias falencias: el Musudan (de alcance intermedio), por ejemplo, falló en siete de sus ocho lanzamientos.

  • Misiles de corto alcance (hasta 1000 kilómetros): Scud-B (Hwasong-5), Scud-C (Hwasong-6), Pukguksong-1 (Polaris-1) y KN-02

  • Misiles de mediano alcance (entre 1000 y 3000 kilómetros): Nodong-1, ER Scud, Pukguksong-2 (Polaris-2)

  • Misiles de alcance intermedio (entre 3000 y 5500 kilómetros): Musudan (Nodong-B o Taepodong-X), Hwasong-12

  • Misiles multietapa (usa dos o más partes, cada una con sus propios motores y propelente): Taepodong-1 (Paektusan-1) y Taepodong-2 (Paektusan-2 o Unha)

  • Misiles de largo alcance (entre 3000 y 5500 kilómetros): Unha 3, Hwasong-14 y Hwasong- 15

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.