Suscriptor digital

Strip+tease: la idea fija de desnudarse para encontrar otras poéticas

Crédito: Ignacio Sánchez y Carlos Furman
Los coreógrafos Maricel Álvarez, Flor Vecino, Pablo Rotemberg y Carlos Trunsky revisitan, a su manera, un arte tan exquisito como denostado
Alejandro Cruz
(0)
27 de abril de 2018  

En tiempos de redes sociales, cuerpos cosificados y una exhibición compulsiva, la idea curatorial del programa que comienza mañana, en el Teatro de la Ribera, fue la de convocar a cuatro artistas para un programa compartido sobre el sensual arte de ir desnudándose. El programa se llama Strip+tease: 4 desvelos. Curado por Diana Theocharidis, convocó a directores de formaciones, trayectorias, talentos y lenguajes escénicos muy diversos entre sí. Ellos son Maricel Álvarez, Flor Vecino, Pablo Rotemberg y Carlos Trunsky.

La compositora Carmen Baliero será quien, al piano, acompañe los interludios mientras el escenario vaya cambiando sus ropajes escenográficos. En ese estado de mutación, un bolero de algún viejo varieté terminará dialogando con la figura de un ser ambiguo vestido de látex, un movimiento de pelvis de un stripper que no necesariamente seduzca y una bailarina que, a contrapelo de varios trabajos anteriores, esta vez no se desnuda.

El tema del striptease es algo que a la mayoría de ellos les resultaba ajeno. "¿Qué mostrar en tiempos en que todo parece estar tan expuesto, tan a la vista?", se pregunta Maricel Álvarez, actriz tanto de cine como de teatro, directora, coreógrafa y creadora de performances de neto corte experimental. Ella abrirá el programa en la sala del Complejo Teatral. En tren de hacer suya la propuesta se puso a investigar, a leer sobre aquellas primeras experiencias de artistas que hacían un número en el que buscaban pulgas entre sus ropas mientras se desvestían.

"Ecdisis": de Maricel Álvarez, con Ulrico Eguizábal Catena
"Ecdisis": de Maricel Álvarez, con Ulrico Eguizábal Catena Crédito: Ignacio Sánchez y Carlos Furman

En ese proceso dio con una conversación entre una artista consagrada del striptease, Georgina Sothern, y un crítico de arte, H. L. Mencken, en la que la stripper le pedía al escritor que inventara un término que dignificara la profesión, que no condicionara la mirada. Él le propuso asociar al número del striptease con el fenómeno de la muda, de mutación de la naturaleza. "Fue un disparador poético extraordinario. Diversos textos de divulgación científica me llevaron a preguntarme por qué el hombre, como especie, no se quita todo lo que le sobra, todo lo que le impide crecer", explica Maricel.

Su pieza de 20 minutos tendrá dos partes. La primera será un falso documental o documental apócrifo sobre el fenómeno de la muda. La segunda, el número vivo, reflexiona sobre esa tendencia de quedarse con todo, de acumular, de no sacarnos de encima aquello que ya no nos representa. En escena estará el performer y estilista Ulrico Eguizábal Catena, con sus dos metros de altura subidos a unos stilettos de 13 centímetros y cubierto por un vestido de látex negro ajustado. "Ulrico es una criatura muy bella que no resiste ninguna categoría dura. Es él, es ella, en un número que terminará en un desnudo más político que erótico", apunta. Su propuesta se llama "Ecdisis".

"El cisne salvaje": de Pablo Rotemberg, con Pablo Emilio Bidegain
"El cisne salvaje": de Pablo Rotemberg, con Pablo Emilio Bidegain Crédito: Ignacio Sánchez y Carlos Furman

Hace 8 años Maricel dirigió a la bailarina y coreógrafa Flor Vecino en Dr. Faustus, una performance que realizó junto Emilio García Wehbi. Esta vez, será ella quien luego ocupe el escenario. "Aunque me la pasé bailando desnuda en obras de Luis Garay, no es lo mismo estar desnuda que ir desnudándose con el acento puesto en el arte de la seducción -reconoce Flor Vecino-. En mi caso, frente a eso me nace la timidez y esa timidez me llevó a indagar en qué me siento desnuda, expuesta. Terminé imaginando un tipo de número de striptease que también pueda ser fallido, irregular, contradictorio, introspectivo, que no caliente. Me fui por ese lado", explica esta estupenda intérprete.

Para meterse de lleno en el trabajo postergó un beca en Alemania y se bajó de una gira europea. Estando en París se dio un gusto: pagó 3500 pesos para estar en la primera fila de la platea y ver Crazy Horse. Su propuesta se llama "Impuesto rosa". Combina elementos de la cultura pop con la cultura del striptease y baila junto a un cuerpo de baile escultórico que creó Marcos Torino.

Pablo Rotemberg, otro coreógrafo contemporáneo nacido y criado en el territorio de la escena alternativa es el que continuará el trabajo de Flor Vecino. Pablo decidió indagar la línea del striptease masculino, que, según considera, es más vulgar que el femenino. "El stripper entra, mueve la pelvis, se saca el pantalón y listo. Es un tipo de número que no aspira a reconocimiento artístico", cuenta el creador de obras como La Wagner y La idea fija. En plan de radicalizar ese mundo durante más de un mes trabajó con un stripper de cuerpo anabolizado a punto de estallar. Esa opción no prosperó y se tuvo que resetear. En una audición conoció a Pablo Emilio Bidegain, quien no tendrá el lomo del chico Golden, pero al que le sobra formación.

"Burlesque": de Carlos Trunsky, con Mariela Anchipi y Fanny Bianco
"Burlesque": de Carlos Trunsky, con Mariela Anchipi y Fanny Bianco Crédito: Ignacio Sánchez y Carlos Furman

"Por su fisicalidad y su formación esa nueva instancia significó otro nuevo punto de partida. Quise trabajar el estereotipo de la masculinidad. El resultado es un número poco erótico y más enfocado en una línea más vacía, casi triste. Quise traicionar la expectativa", apunta el talentoso coreógrafo y músico. Su propuesta se llama "El cisne salvaje".

Quien iba a cerrar el programa era un número que llevaba la firma del director Alfredo Arias. Pero, por superposición con otros compromisos, tuvo que bajarse. En su lugar quedó el coreógrafo Carlos Trunsky, quien, en cosa de dos días, armó la idea de su proyecto con las dos intérpretes que ya estaban convocadas: la actriz y cantante Fanny Bianco (del grupo Caviar a Fernando Peña) y la bailarina Mariela Anchipi (de Stravaganza a ShowMatch).

"Impuesto rosa": de Flor Vecino, junto al artista visual Marcos Torino
"Impuesto rosa": de Flor Vecino, junto al artista visual Marcos Torino Crédito: Ignacio Sánchez y Carlos Furman

"Como no tuve mucho tiempo, decidí hacer un número de burlesque. Mi fui a lo visceral, a imágenes de mi niñez acompañando a mi viejo, actor de varieté, en largas noches de viernes y sábados que comenzaban con el glamour de un número en el Sheraton Hotel y terminaban en el último piringundín de la Panamericana a las 6 de la mañana. Eso era pasar del glamour al barro, de lo exquisito a lo chabacano. Avancé por ese lugar. El foco es cantar, bailar, que aparezcan lo ridículo, la fineza, el cuerpo en acción, boleros y un diálogo con la actualidad".

Su propuesta se llama "Burlesque". Será el número que cierre este programa que, desde distintas visiones, deconstruye la idea fija del striptease.

Strip+tease: 4 desvelos

Álvarez, Vecino, Rotemberg y Trunsky

Teatro de la Ribera, Av. Pedro de Mendoza 1821.

De viernes a domingos, a las 19.

Entradas, desde $ 85.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?