Educación y populismo en una charla de Macri y Piñera con Vargas Llosa

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Natalia Pecoraro
(0)
26 de abril de 2018  • 20:10

El presidente Mauricio Macri y su par chileno Sebastián Piñera participaron anoche de la cena en conmemoración del 30° aniversario del think tank Fundación Libertad y fueron entrevistados públicamente por el escritor y pensador Mario Vargas Llosa , Premio Nobel de Literatura 2010. Tras dialogar sobre educación, política educativa y populismo, los mandatarios coincidieron en reclamar democracia en Venezuela . Finalmente, consultados por Vargas Llosa sobre "qué clase de país imaginan que van a dejar al final de su mandato", Macri contestó: "Los argentinos estamos destinados a tener grandeza".

"Espero que tengamos un país en pleno crecimiento, en pleno desarrollo, integrado al mundo, un país que sea coherente con su historia (...), un país que pueda conservar la alegría de vivir. Espero que se encarne en todos los argentinos que el camino de cumplir es el camino que te hace crecer, que te da grandeza. Y los argentinos somos gente que estamos destinados a tener grandeza", aseguró el Presidente.

En Goldencenter, el espacio para eventos del complejo Parque Norte, Macri y Piñera se encontraron anoche por tercera vez desde que el mandatario chileno llegó a Buenos Aires en visita oficial, el miércoles. Ese día compartieron una cena en la residencia de Olivos y ayer mantuvieron una reunión bilateral y presentaron una declaración conjunta en la Casa Rosada.

Pasaron por la alfombra roja ministros, gobernadores, legisladores, dirigentes políticos y empresarios. El cóctel de recepción se hizo en el salón Tilo de Goldencenter, en la planta baja. Pasadas las 20, tal como estaba previsto, los más de 500 invitados se trasladaron al salón Fresno, en el primer piso de ese complejo del Sindicato de Empleados de Comercio que comanda Armando Cavallieri.

Tras la entrevista pública, que duró exactamente 56 minutos, de 20:19 a 21:15, ni Macri ni Piñera se quedaron a comer: el mandatario chileno viajó a Brasil poco después. Sí se quedaron otros miembros del Poder Ejecutivo, desde la vicepresidenta Gabriela Michetti y el canciller Jorge Faurie hasta los ministros Patricia Bullrich (Seguridad), Francisco Cabrera (Producción), Pablo Avelluto (Cultura), Guillermo Dietrich (Transporte) y Luis Miguel Etchevehere (Agroindustria).

  • El primer comentario de todos al atravesar la alfombra roja fue: "¡Qué tránsito infernal!". Fue un caos llegar a las 19 a Goldencenter, en Costanera Norte, entre el tránsito de "la vuelta a casa" en la avenida Cantilo y las restricciones en la zona por el partido que River disputó en su cancha ante Emelec por la Copa Libertadores.
  • En el salón de la recepción habían montado un VIP: ahí estuvieron Vargas Llosa, el canciller Faurie, los ministros Dietrich y Etchevehere, el embajador argentino en Chile, José Octavio Bordón, el empresario Cristiano Rattazzi y María Kodama, entre otros.
  • Llamó la atención en la recepción la abrumadora mayoría de hombres: era una virtual marea de trajes oscuros.
  • El traslado de los invitados del salón de la planta baja al salón del primer piso fue algo desordenado: las puertas de salida y de entrada se "congestionaron", al igual que la escalera. "Para evitar mayores demoras en el ingreso de los mandatarios, por favor tomar ubicación definitiva", pidieron por altoparlante.
  • A las 20:17, el locutor anunció la llegada del Presidente. Los invitados se pusieron de pie y aplaudieron. A las 20:19, apenas cuatro minutos después de lo previsto, tomó la palabra el presidente de la Fundación Libertad, Gerardo Bongiovanni.

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

  • Resuelta la presentación de los protagonistas de la noche, Vargas Llosa pasó rápidamente a la primera pregunta, sobre cómo garantizar la igualdad de oportunidades.
  • Los primeros aplausos de la entrevista pública se los llevó Piñera cuando felicitó a Vargas Llosa y a Bongiovanni por los 30 años de trabajo "por la libertad". Dijo: "Quiero reconocer la lucha por la libertad, que nunca es fácil; los enemigos de la libertad son muy poderosos y muchas veces nos han ganado la batalla por nuestras propias debilidades". Consideró que la libertad es "un valor esencial" y "un concepto integral".

  • Macri causó risas cuando dijo que no criticaría a Bongiovanni por los 30 años que lleva al frente del think tank. "Solo quiero acotar que no hay duda de que lo que tenemos que tratar de lograr es crear las condiciones para que cada persona pueda elegir en libertad: que puedan elegir dónde vivir, qué estudiar, dónde trabajar", sostuvo.
  • Ante un público conformado por muchos santafecinos, dado que la Fundación Libertad es de Rosario, Macri planteó que la Argentina "concentró su población en forma antinatural alrededor de la ciudad de Buenos Aires por no haber desarrollado oportunidades de forma federal".
  • Consultados sobre la política educativa de cada país, Macri contestó: "El eje mayor de la mano de Cambiemos es la educación temprana, porque a esos chicos que están en una situación vulnerable todo se les define entre los 45 días y el primer año".

Crédito: Fundación Libertad

  • Luego de mencionar los logros de la educación argentina en las primeras décadas del siglo XX, Vargas Llosa inquirió: "¿Qué pasó para que ese sistema [de educación] se desmoronara?". El primero en contestar fue Piñera. "Perdió el norte y perdió el rumbo", dijo en tono amistoso. "La Argentina está haciendo una cirugía, que tiene dolor, pero es la única forma para que vuelva a ser ese país maravilloso; hay luz al final del túnel", agregó.
  • Macri destacó la "coherencia, consistencia, empuje y decisión" de su gobierno. "Llegó la hora de salir de este 'descanso' y tomar la posta", afirmó. Pidió mejorar la educación pública y no despreciar la educación privada. "Las cosas importantes no se hacen de un día para el otro, pero sí trabajando un día tras el otro, es un proceso", insistió.
  • "Los argentinos tuvimos una fiesta de populismo que duró mucho tiempo y eso nos llevó a reflexionar y a elegir un camino del cambio basado en otros valores", dijo el líder de Cambiemos.
  • Macri apuntó contra los gremios docentes. "Tal vez en la educación, justamente, va al centro del cambio cultural", dijo, y agregó: "Ciertos sectores del gremialismo se han creído dueños de la educación pública, y ellos no son eso, ellos son servidores públicos que representan a una de las profesiones más nobles del mundo, que es ser maestro".
  • "Han llevado el sistema [educativo] hacia la destrucción del mérito", siguió el Presidente. Les dedicó unos minutos de fuertes críticas a los gremios docentes. "Han acumulado mucho poder y hacen el daño mayor, que es no ponerse frente a la clase e interrumpir con los paros", lanzó.

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

  • Vargas Llosa avisó que cambiaría de tema y habló de Venezuela. "Fue una democracia ejemplar. Ese país está hoy en día, por culpa del populismo y de un socialismo anacrónico, muriéndose de hambre", dijo. Habló de "catástrofe venezolana" y luego les preguntó a Macri y Piñera: "¿Qué podemos hacer para ayudar a los hermanos venezolanos?".
  • El escritor preguntó qué se puede hacer para "devolver a Venezuela hacia la libertad, la democracia y la civilización" y opinó que "no es suficiente [lo que se ha hecho]".
  • Macri pidió contestar primero. Mencionó que el país caribeño acogió a muchos argentinos durante la última dictadura y poco después lanzó: "No llegamos a dimensionar lo cerca que estuvimos de caer en el camino de Venezuela".
  • Piñera fue tajante. "Venezuela se transformó en una dictadura. No hay libertad de expresión, separación de poderes, debido proceso, respeto por los derechos humanos", planteó en el inicio de su respuesta sobre ese país. "Nosotros no vamos a reconocer un gobierno que da un golpe de Estado y que se arroga todos los poderes. No vamos a reconocer la elección de mayo que no cumple con los estándares democráticos", soltó. El mandatario chileno cargó también contra Cuba y dijo que hay miles de cubanos en las esferas de poder de Venezuela.

Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

  • La última pregunta de Vargas Llosa fue sobre el futuro. "¿Qué clase de país piensan que van a dejar al final de su mandato?", consultó el Nobel de Literatura. El primero en tomar la posta para contestar fue Mauricio Macri. "Con buenos socios como Chile, espero que tengamos un país en pleno crecimiento y desarrollo", dijo. Continuó con cifras de pobreza y de crecimiento. "Los argentinos somos gente que estamos destinados a tener grandeza", concluyó.
  • Después de los aplausos, Sebastián Piñera respondió esa última pregunta sobre el futuro. "La meta es transformar a Chile en un país desarrollado, sin pobreza y con verdadera igualdad de oportunidades y de verdaderas seguridades", dijo. "Que la calidad de la cuna no marque la calidad de la tumba", cerró.

El intercambio entre los mandatarios y Vargas Llosa terminó a las 21:15. Cuando el locutor anunció que el presidente Mauricio Macri se retiraría del recinto junto a "su señora esposa", decenas de personas se acercaron a saludar.

La intimidad de la cena de la Fundación Libertad - Fuente: LA NACION

00:17
Video

Detrás de cámara

  • El ministro de Cultura , Pablo Avelluto , llegó tarde. Tomó asiento en la mesa 15 a las 20:33, cuando estaba hablando Macri. Venía de una inauguración álgida de la Feria del Libro. El funcionario destinó los primeros momentos en la cena a chequear el celular.
  • Dos pantallas gigantes a cada lado del escenario y otras dos aún más grandes en cada lateral del salón transmitieron el intercambio entre los mandatarios y Vargas Llosa para compensar la distancia de algunas mesas con el escenario.
  • En la mesa principal se sentaron Vargas Llosa, Michetti, los cancilleres Faurie y Roberto Ampuero (Chile), la senadora Laura Rodríguez Machado y el anfitrión, Gerardo Bongiovanni.
  • Después de la entrevista y antes de comenzar a comer, se armó "lío" cuando la conductora de TV Mirtha Legrand se acercó a la mesa principal. Muchos quisieron tomarse una foto con ella.
  • El empresario Cristiano Rattazzi tampoco quiso perderse la small talk en torno a la mesa principal y se acercó a saludar antes de sentarse a comer.
  • Mientras Faurie chequeaba su celular, LA NACION lo interrumpió para preguntarle por el vínculo con Chile y por Venezuela. "La Argentina no va a reconocer las elecciones de Venezuela porque son convocadas espuriamente", expresó el funcionario.
  • A Michetti no la dejaban comer: ya tenía el plato servido cuando la gente seguía acercándose a saludarla.
  • Muchos ya se habían ido hacia las 22:15, especialmente los miembros del gabinete. Varias mesas quedaron vacías o incompletas. Cerca de las 23, solo quedaban dos personas sentadas en la mesa principal: el ministro Cabrera y el presidente de la Fundación Libertad.

La mesa principal de la cena de la Fundación Libertad - Fuente: LA NACION

00:07
Video

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?