Suscriptor digital

Mito o realidad: ¿los perros de la calle se enferman menos que los de raza?

El interrogante requiere de un nuevo orden, importa más cómo son cuidados que de dónde vienen
El interrogante requiere de un nuevo orden, importa más cómo son cuidados que de dónde vienen Crédito: Shutterstock
Cecilia Acuña
(0)
1 de mayo de 2018  • 00:48

Que los perros mestizos se enferman menos que los de raza no es para nada una leyenda urbana. Lo que sí es un mito es la creencia de que los perros de la calle están más inmunizados que el resto. ¿Cómo? Sí, la diferencia se reparte en dos variables: una se refiere a la debilidad de los perros de raza y otra a los cuidados domésticos que recibe un perro mestizo o no en la casa de su dueño o dueña.

"A Bichito no lo puedo adoptar y todavía no le encontré una casa pero lo alimento y lo llevo a la veterinaria para que tenga todas las vacunas y esté, al menos, un poco limpio, como vive en la calle está mucho más expuesto que otros", cuenta mi vecina de piso Roxana, una amante de los perros que siempre anda colocando mascotas callejeras en los hogares del barrio. "Los perros de raza son lo peor, se enferman todo el tiempo porque son como la nobleza de antes, se mezclan sólo entre ellos y la sangre azul provoca que las enfermedades aparezcan. Lo mejor es un lindo mestizo fuerte y sano", agrega Roxana cuando le pregunto si los perros de la calle se enferman menos que los domésticos.

Tanto su respuesta como la de los especialistas es que no, que los callejeros se encuentran expuestos a muchos más peligros que los perritos que viven en casas donde son cuidados y bien alimentados. "No es cierto que el perro que vive en la calle se enferme menos que el que vive en la casa, sea de raza o no. La casa brinda refugio, abrigo contra las inclemencias, cobijo y paz, que son beneficiosos tanto para el mestizo como para el perro puro, por lo tanto la incidencia de enfermedades disminuye sustancialmente en los dos casos", explica el médico veterinario Eduardo Tonelli del Hospital Escuela de la Facultad de Veterinaria de la UBA.

Entonces para aclarar el asunto:

  • Perro doméstico mestizo o no. Se enferma menos.
  • Perro de raza callejero. Se enferma más.
  • Perro callejero. Se enferma más.
  • Perro de raza doméstico. Puede enfermarse más.

Salud no es lo mismo que inmunización

La pregunta, entonces, es a qué se debe la creencia de que el perro de la calle se la banca más que cualquier otro. "Se trata de un concepto erróneo", señala el veterinario de Puppis Argentina, Juan Agostini, "los perros de la calle no cuentan con mejor salud ni están más inmunizados, sino todo lo contrario. La idea equivocada deriva del pensamiento popular que asegura que exponerse a la enfermedad es mejor que cualquier vacuna. Esto sólo aplicaría para las enfermedades leves y autolimitantes y aún así ni siquiera es comprobable de manera fehaciente".

Lo que está en juego en este caso es la idea de salud que manejamos como si sólo estuviera determinada por la inmunización. La calle es un ambiente hostil para los animales que, si no encuentran un protector o protectora, suelen estar desnutridos lo que implica necesariamente que su sistema inmunológico esté debilitado y que no logra cumplir de manera correcta su función. De acuerdo con Agostini, "los perros de la calle tienden a contraer más enfermedades parasitarias, virales, bacterianas, fúngicas, transmitidas a través de vectores que se pueden padecer en simultáneo e incluso potenciarse entre sí".

El perro de raza

Aunque sean pura raza con el mejor pedigrí es probable que se enfermen más que un mestizo de la calle o no. ¿Por qué? Porque acá aplica el mismo concepto de lo dicho por mi vecina Roxana: buscar mantener la raza implica mezclarlos sólo entre sí por lo que las debilidades se potencian, sucede como con las historias que cuentan de las familias de la nobleza de hace siglos en las que nacían niños débiles o con enfermedades mentales.

El doctor Tonelli señala que "cuando se busca una raza determinada se eligen las características de belleza para el standard, pero junto con lo bello también se ponen de manifiesto las debilidades genéticas del animal, que son las que lo convierten en más vulnerable. Al contrario, la selección natural que se produce en los mestizos hace que predominen los caracteres más fuertes y no los más bellos gracias a lo que los perros pueden desarrollar las defensas necesarias frente a fundamentalmente enfermedades infecciosas".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?