Suscriptor digital

Pablo Echarri: "Los abusadores y los violadores deberían estar apartados de la sociedad"

El actor, que es vecino del barrio de Colegiales, se refirió al caso de la niña de 13 años que fue violada ayer al mediodía en las inmediaciones del Puente Jorge Newbery
El actor, que es vecino del barrio de Colegiales, se refirió al caso de la niña de 13 años que fue violada ayer al mediodía en las inmediaciones del Puente Jorge Newbery Fuente: LA NACION
(0)
27 de abril de 2018  • 16:03

Los vecinos de Colegiales se muestran consternados por la violación de una nena de 13 años ayer por la mañana en el puente Jorge Newbery, zona en la que se producen robos casi a diario.

El actor Pablo Echarri es vecino del barrio, donde vive junto a Nancy Dupláa y su familia, y forma parte de una asociación vecinal que se comunica por WhatsApp para compartir alertas y que organizó una colecta para instalar cámaras de seguridad en un radio de 400 metros en el lugar.

Echarri manifestó su preocupación por estos hechos y contó que conoce a la familia de la menor. "Ayer se nos heló la sangre a todos cuando el papá mandó un audio [contando lo sucedido]", explicó. "La semana pasada la misma nena fue manoseada a dos cuadras. Para nosotros que somos padres nos es difícil digerir una noticia así y nos pone en alerta. Tenemos una nena de 14 años [Morena], por lo que proyectamos que también nos podría pasar. Es una situación muy cruel. A esta chica le arruinaron la vida... Esperemos que puedan venir soluciones", recalcó el actor, que reclama una presencia policial efectiva y constante para evitar delitos sexuales en la zona.

La adolescente salió de un local de comidas rápidas y fue abordada por un hombre que la agarró del cuello y la obligó a seguirlo, según la denuncia que presentó su padre en la comisaría 31 de Palermo.

Echarri reclamó una vigilancia "específica" en la zona, ya que considera que "si alguien tiene la posibilidad de agarrar a una nena y hacer esto a dos cuadras de Cabildo es porque, más allá de la presencia policial, éste pareciera ser un lugar sensible para este tipo de cosas".

Como vecino, el actor sostiene que el entorno del puente "es un punto débil y es peligroso", porque de noche está oscuro, hay una cantidad de gente viviendo debajo y muchos recovecos. "Ahora me dicen que los domos con cámaras del Gobierno de la Ciudad no funcionan", indicó.

Desde su lugar de padre, Echarri explica que él "intenta que sus hijos empiecen a salir al mundo y que se hagan fuertes caminando la calle, que es lo que hay que hacer a esa edad", pero hechos como éste, en un lugar con tanta concurrencia, asustan. "A algunos nos tocó vivir una infancia con una calle menos cruel, menos insegura, y a la hora de tener que dejar salir a nuestros hijos nos asustamos y optamos por que no lo hagan o por acompañarlos, que no es la solución", agregó.

Para el actor, lo más preocupante hoy "es que el violador aún está suelto" e insiste en que "debe ser encontrado y puesto a disposición de la Justicia; que la Policía haga su esfuerzo y que su presencia ayude a que sea encontrado en tiempo y forma y termine donde tiene que terminar", dijo.

En su opinión, hay que separar los abusos y violaciones de los delitos de otra índole y cree que las medidas de condena en estos casos deben ser más drásticas. "Los abusadores y los violadores deberían estar apartados del resto de la sociedad y la posibilidad de que exista un registro común de violadores para que se prevengan estos casos pareciera ser un intento de solución", indicó.

La actriz Georgina Barbarossa también es vecina de la zona y se mostró igual de indignada y afectada por lo ocurrido: "Esta noticia espantosa nos sublevó a todos; fue a plena luz del día, en la rampa de Jorge Newbery, entre Amenábar y Crámer. La nena venía de hacer un trabajo práctico y ahí la tomó alguien por detrás y la violó. Hasta las dos o tres de la mañana, la nena seguía internada", comentó la actriz.

"Cuando el papá escribió en el grupo de WhatsApp todos salimos corriendo, nos pusimos en contacto y lo mínimo que pudimos hacer es ir a la comisaría, donde el subcomisario nos atendió muy bien", explicó Barbarossa. "No estamos metiendo a todos en la misma bolsa; está la buena y la mala policía, y no sé si es una zona liberada o no, acá no es una cuestión política; estamos todos cuidándonos porque estamos cansados de la inseguridad. Hay un robo día por medio. Entran en las casas o intentan entrar con una barreta; evidentemente están observando y ven qué familia se fue el fin de semana", dijo.

La propia actriz vivió en carne propia un hecho violento en 2001 cuando su marido Miguel Lecuna fue asesinado cuando iba en un taxi por Palermo. "¿Uno cuándo se va a preocupar, cuando es el hijo de uno? A mí ya me mataron a un marido, ¿qué estamos esperando?", subrayó la conductora. "Es un tema largo porque habría que cambiar el código procesal penal. Si entra un violador, los jueces lo largan por otra puerta, como sucedió con el juez López. No solamente salieron libres los asesinos de mi marido, sino que soltó a un violador. Los violadores no pueden salir, porque un violador es violador toda la vida", finalizó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?