¿Dejar las harinas nos hace bien?

No todas las harinas son iguales y no siempre es sinónimo de vida sana eliminarlas por completo
No todas las harinas son iguales y no siempre es sinónimo de vida sana eliminarlas por completo Crédito: Shutterstock
(0)
1 de mayo de 2018  • 17:50

En la era del fit , no es raro que en nuestro entorno nos topemos con mucha gente que decide comenzar a comer más sano y, al parecer, dejar las harinas blancas es uno de los primeros pasos para una vida saludable.

Pero, ¿es realmente más sano dejar "las harinas" ? La licenciada en nutrición y residente en el hospital Piñero, Carolina Schattner comienza haciendo una importante diferenciación respecto al tema. "La harina es la molienda de un cereal, de una legumbre o de una semilla. Hay muchos tipos de harinas, harina de amaranto, de chía, de cebada, de centeno. La harina se la asocia a la clásica, a la de trigo blanca", explica.

La harina blanca y refinada, la menos nutritiva

¿Cuál es la diferencia entre la blanca y el resto? "Lo que pasa es que se le saca el salvado, no queda íntegro. Solo queda la parte del medio, la que tiene menos nutrientes. Por eso siempre, si se puede elegir, es preferible una harina integral", agrega.

Si bien consumir otro tipo de granos es la idea más saludable, la clave, asegura Schattner, es no excederse. "Si vos tomás un vaso de gaseosa no te va a hacer mal, el problema es cuando vos a diario tomas gaseosa en vez de agua. Si te comes una pizza con harina blanca, no pasa nada pero si comes eso todos los días es un problema", refuerza.

Alimentación saludable: 5 mitos que debemos derribar

1:45
Video

¿Qué harina engorda más?

Cuando alguien dice "voy a dejar de comer harinas", la imagen que automáticamente sucede es un gran adiós a los productos de panadería y así lo sostiene la licenciada: "A la harina se la asocia con los libritos, la factura, el pan, los bizcochos. El problema ahí es que esa harina tiene agregados de grasa y azúcares y es el combo lo que no la hace saludable".

Si bien la harina integral es mucho más sana, "las calorías son las mismas en todas las harinas", indica Schattner y propone dejar de pensar en calorías y comenzar a pensar en "densidad de nutricional": "Si se pueden evitar las refinadas, mejor, pero es difícil porque están en todos lados. Aconsejo no dejarlas del todo para no volverse loca o loco, pero en casa comprar y preferir las integrales. Lo importante, al final del día, es haber comido variado, en pocas cantidades y con todos los nutrientes necesarios", sostiene.

Por último, Carolina aclara que, si bien la harina blanca refinada simplemente tiene pocos nutrientes y no es mala per se, para personas que tienen intolerancia al glútem o padecen celiaquía, son "otro cantar". "Hay personas que tienen intolerancia y ese tipo de harina sí les hace mal. Pero ojo, no es que no pueden comer nada, depende el grado de intolerancia, un poco pueden consumir, aunque el exceso en ese caso es un gran problema", asegura.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.