"Soy una mamá separada de 25 años y no sé cómo volver al ruedo"

Un ex que no se puede olvidar y un presente lleno de cambios, para el consultorio de Consuelo de hoy
Un ex que no se puede olvidar y un presente lleno de cambios, para el consultorio de Consuelo de hoy Crédito: Shutterstock
Consuelo
(0)
27 de abril de 2018  • 17:14

Hola Consuelo, leí una nota tuya y quería contarte mi historia y que me ayudes a manejarme con esta situación. Me llamo Micaela, tengo 25 años y una niña de 2 años, Paulina. Trabajo y vivo con mi bebé. Hace un año y medio me separé del papá de Pau. Tomé la decisión porque no era la vida que quería, nosotros estábamos juntados. Él estaba haciendo su casa y por el momento vivíamos en lo de su papá. Al principio nos llevábamos bien, con el tiempo empezaron los conflictos. Yo sigo enamorada de él, pero eso no quiere decir que piense en volver. No quiero volver con él, pero sigo sintiendo cosas. Nosotros antes de ser papás ya habíamos tenido una relación de siete años con idas y vueltas. Cuando yo quedé embarazada nos veíamos sin compromiso y sucedió.

Pasa que él se puso en pareja, ya es la segunda vez que le presenta una chica, y a mí la verdad no me parece que esté bien. Más de una vez le pedí que cuando le presentase alguien estuviera seguro. Yo sigo acá sola. Nunca más volví a tener una relación estable. No me siento preparada y no creo que eso le haga bien a la nena. Es muy posesiva conmigo, de hecho no deja que nadie me toque (ni mujer ni hombre). Necesito que me digas qué pensás. Y qué tengo que hacer para sacarme de la cabeza al papá de la nena. Y cómo hacer que él deje de pensar que sigo enamorada de él y se aproveche de eso para que le deje pasar cualquier cosa.

Saludos,

La Mamá Insegura (25)

Querida Mamá:

Muchas situaciones distintas me estás contando. Por un lado, seguís enamorada de un ex con el que sabés que no te conviene estar (pero con el que vas a tener que seguir teniendo vínculo para siempre, porque tienen una hija); por otro, él le presenta a la hija de ustedes básicamente a cada chica con la que sale; y en tercer lugar, vos tenés el deseo de formar una pareja pero no sabés cómo hacerlo desde tu lugar de mamá. Todo esto tiene arreglo, creo, pero no son cosas sencillas y me imagino que estás angustiada: paciencia y vamos de a poco.

En relación con lo primero: es muy difícil olvidarse de un ex cuando no podés cortar "en seco" el vínculo, dejar de verlo por unos meses al menos, como es tu caso porque tienen una hija chiquita. Te recomiendo dos cosas: primero, tratar de pensar un poco menos en él, ocupar tu tiempo en otras cosas. Cuando no estás con tu hija, en lugar de estar en redes sociales o lugares donde podés ponerte a stalkearlo a él, mirá una película, leé un libro, tomá un café con una amiga: hacé algo que te transporte a otro lugar. Y cuando sí pensás en él porque no podés evitarlo, tratá de unir estas dos cosas que me decís: decís que lo amás pero que no querés estar con él, ¿por qué no querés? ¿Porque te parece una mala persona? ¿Un tipo poco amoroso, egoísta, inmaduro? ¿Y qué hacés enamorada de un tipo así? Tratá de desactivar la idealización de él. No es fácil, es de a poquito, pero si te concentrás en eso y en distraerte de a poco va a ir cediendo.

Lo segundo: hablá claramente con él. Tenés razón en que no puede estar introduciendo personas nuevas en la vida de tu hija cada vez que se le canta. Cada chico es distinto, pero es una nena muy chiquita, se puede encariñar y sufrir cada vez que una persona entra y se va de su vida, y además, bueno, me parece que tienen que decidir juntos con quién pasa tiempo su hija, finalmente es hija de los dos. Lo ideal sería que si tu hija va a pasar tiempo con otra persona vos también la conozcas, pero es medio difícil si cada seis meses es una nueva. Esto conversalo con frialdad, y ahí te voy enganchando con el tercer tema: explicale que esto no es una cuestión de celos, y que no tiene nada que ver con los que vos sientas o dejes de sentir por él. Es una cuestión de crianza de la hija de ustedes que va más allá del pasado de ustedes como pareja y que tienen que conversar seriamente tanto pensando en el presente como en el futuro.

Y finalmente, lo que creo que más te angustia: vos sos mamá, pero también sos una persona. Tenés derecho a ser feliz. No tenés que sacrificar todas tus ganas de tener una pareja, o conocer a un hombre, o tener una vida sexual que vos consideres plena, solo porque tenés una hija. Entiendo que puede ser dificilísimo armar el tiempo y la logística para tener citas con una nena tan chiquita: pedí ayuda. Lo bueno de Tinder y Happn, por ejemplo, o cualquier red social de levante que te guste, es que desde la comodidad de tu casa podés arreglar una cita, y después una vez que ponés fecha y horario te tratás de organizar con una amiga o tu mamá o tu ex o quien pueda para que esas horas cuiden a tu beba. Les va a hacer bien a las dos, porque esta cuestión de la posesividad que me contás de ella, que no deja que nadie te toque, no es buena ni para vos ni para ella. Te recomiendo que trates de conversarlo con una psicopedagoga, seguro en el jardín te pueden recomendar a una, quizás incluso hay una en la misma institución. Pero te lo tenés que creer vos: tenés derecho a enamorarte, a tener sexo, a tener una vida por fuera de tu maternidad. Ser mamá no tiene por qué implicar sacrificar todo lo demás. Pedí ayuda, y si tu ex no coopera, reclamá: él evidentemente tiene tiempo para llevar su vida amorosa sin problemas.

Espero que te sirvan los consejos y contame cómo te va yendo.

Un cariño,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar , como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Por: Consuelo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?