Facebook planea gambetear controles

(0)
28 de abril de 2018  

En una movida propia de Uber, en medio de la tormenta mediática más grave de sus 14 años de historia, la red social fundada por Mark Zuckerberg subió inesperadamente la apuesta. En mayo, los usuarios de la red social que no habiten en Europa dejarán de tener sus datos bajo jurisdicción europea y pasarán a depender de Estados Unidos. Dicho en términos más sencillos, Facebook planea mudar sus servidores de Irlanda, donde aloja la información de sus miembros en Europa, Asia, África y América latina, a Estados Unidos.

No es casual. El 25 de mayo próximo se hará efectivo el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, comúnmente conocida por sus siglas GDPR, que protegería a 1900 millones de los 2100 suscriptos a la red social. El traslado de los servidores a una jurisdicción, donde dicha regulación no existe, reduciría el número de litigios a los que se enfrentará Facebook. Los únicos ciudadanos que quedarán bajo el paraguas del GDPR serán los europeos.

"En números, son 1500 millones de usuarios afectados por los cambios de términos de servicios, es decir, el 70% de su base global -observa Martín Elizalde, fundador de la firma Foresenics-. Esos usuarios solo podrán demandar por incumplimiento de los nuevos términos bajo la normativa de Estados Unidos, mucho más laxa. Así de fácil: Facebook se escabulle de una norma restrictiva y queda bajo el paraguas de una mucho más amigable."

¿Qué es lo que dicta el GDPR? "Lo que Facebook evita de este modo -explica Elizalde- es especialmente la exigencia europea de obtener el consentimiento del usuario antes de recolectar, usar y compartir su información con anunciantes y terceros. La jugada impedirá pérdidas siderales en reclamos por casos similares al de Cambridge Analytica".

Ahora, ¿por qué Irlanda? Allí se instalaron muchas tecnológicas estadounidenses desde 2008, porque ese país aplica impuestos más bajos a las compañías. Según Reuters, Facebook comunicó que la movida no tiene que ver con una cuestión impositiva. Por supuesto que no. De ponerla en práctica, tendrá una razón mucho más sencilla: el GDPR impacta de lleno en el corazón del negocio de la red social.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.