De la TV a la empresa: lecciones de liderazgo y estrategia de La casa de papel

El Profesor es un líder que pone el cuerpo
El Profesor es un líder que pone el cuerpo Crédito: Crédito: Álvaro Morte
La popular serie española ofrece enseñanzas paralos ejecutivos que deben actuar en situaciones límite,Am iure tis nibh essim dolo
Eugenio Marchiori
(0)
2 de mayo de 2018  

"¡A ver, quiero las máquinas funcionando las 24 horas! -decía eufórica Nairobi, una de las antiheroínas protagonistas de la serie española La casa de papel-. ¡Cada vez que paramos perdemos medio millón, así que no vamos a parar!". Mientras caminaba ostentando un rifle de asalto, motivaba a los trabajadores secuestrados al grito de: "¡Alegría, fiesta, ilusión!".

El argumento de la historia es sencillo. Se trata de una banda de delincuentes que toma la Casa de la Moneda en Madrid con el objetivo de pasar adentro el tiempo suficiente como para imprimir 2400 millones de euros. Para conseguirlo, ingresan en un operativo comando calculado a la perfección. Luego de algunas escaramuzas, consiguen atrincherarse dentro del infranqueable edificio con más de 60 rehenes en su poder. ¿Cómo pudieron lograr semejante proeza? Veamos.

1Tener un liderazgo fuerte

El líder es un misterioso y brillante personaje conocido como El Profesor. Fue él quien planificó con cuidado y en detalle el asalto más grande de la historia. En poco tiempo se gana el respeto y la admiración del grupo. Como en el caso de otras series televisivas, la capacidad de liderazgo de los delincuentes es un ejemplo que muchas organizaciones podrían imitar.

2 Apostar a la diversidad

El Profesor se esmeró en armar un equipo compuesto por personas diversas en cuanto a su origen y a sus habilidades. Hay miembros de distinta identidad de género, de varias nacionalidades, con habilidades complementarias; hay intelectuales y hay musculosos... Cada uno aporta valor al conjunto de una manera única.

3 Fortalecer al grupo

Varios meses antes de dar el golpe, El Profesor reunió a los integrantes de la banda en una casa de campo alejada. Tal como hacen los equipos directivos, fue una especie de "retiro espiritual" en el que se buscaba mejorar las habilidades, interiorizarlos de la estrategia y los detalles del plan, y fortalecer los lazos entre los coequipers.

4 Motivar al equipo

En este caso, la motivación principal carece de ambigüedades: un botín superior a los 200 millones de euros para cada uno. Asimismo, cada personaje tiene su motivos personales para jugarse a una aventura de altísimo riesgo. Por ejemplo, Tokio es buscada por asesinato y no tiene mucho que perder, Berlín tiene una enfermedad terminal y Denver lo hace para acompañar a su padre.

5 Compromiso compartido

Para evitar eventuales filtraciones, no se divulga ningún detalle personal y se adoptan nombres de ciudades como apodos de manera que no se conozcan entre sí. El pacto es que "lo que pasa en Vegas queda en Vegas". Aquellos que no lo comparten tienen la libertad para retirarse. Puede haber discrepancias mientras están dentro de la "sala de reuniones", pero una vez afuera todos deberán estar alineados tras el objetivo común.

6 Planificación detallada

Si en algo se destaca El Profesor es en su capacidad de planificación. Comenzó a idear el asalto a la Casa de la Moneda de Madrid en su infancia, a partir de las enseñanzas impartidas por su padre, que era un ladrón profesional. Su cuidado por los detalles es obsesivo. Dentro del complejo laberinto que diseñó, hizo construir el túnel de escape cinco años antes del golpe.

7 Animarse a improvisar

Tal como dice Henry Mintzberg -el célebre gurú de la estrategia corporativa-, a pesar de contar con una "estrategia deliberada", la realidad puede no resultar como se pensaba. Frente a las eventualidades, es necesario tener suficiente flexibilidad para aplicar una "estrategia emergente". Si bien la estrategia de El Profesor tiene contemplados los posibles movimientos del enemigo (incluso, como un gran maestro de ajedrez, los conduce a realizarlos), no duda en ajustarla cuando los hechos se lo imponen.

8 Poner el cuerpo por el equipo

Para tener una visión global de la acción, El Profesor permanece fuera del lugar de los hechos. Por medio de cámaras de seguridad y de comunicación analógica (para que no sea detectada), controla toda la operación. Sin embargo, durante una conversación casual, descubre que Helsinki no había cumplido su tarea de mandar a compactar un auto empleado durante la preparación del robo. Consciente de que puede tener elementos incriminatorios, sale de su escondite y arriesga su vida para solucionar el descuido. En otra acción, seduce a la inspectora a cargo de la contraofensiva para investigar a fondo a su adversario y anticipar sus próximos pasos.

Más allá de las obvias cuestiones éticas, La casa de papel ofrece muchas lecciones para los líderes y para sus colaboradores. Su creador, Álex Pina, demuestra que conoce en profundidad los desafíos empresarios. A veces, vale más buscar aprendizajes en historias no tan ficticias que recurrir a otros medios más costosos.

El autor es profesor de la Escuela de Negocios de la UTDT

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.