Advierten por el impacto en la actividad económica

Fuente: Archivo - Crédito: Emiliano Lasalvia
La suba de tasas podría complicar el crédito y resentir la cadena de pagos en las empresas
Francisco Jueguen
(0)
28 de abril de 2018  

Todo comenzó el 28 de diciembre pasado. El cambio de metas de inflación impulsado por el ala política del Gobierno para darle más vuelo a la economía -devaluación mediante- cerró ayer con un efecto boomerang: luego de ruidos del exterior (suba de tasas en los EE.UU.), pero también internos (desarme de posiciones en pesos por la aplicación del impuesto a la renta financiera a no residentes), el Banco Central (BCRA) -que se oponía a fin del año pasado al cambio propuesto por la Jefatura de Gabinete- debió no solo sacrificar un número histórico de reservas, sino volver a subir su tasa para frenar la corrida del dólar. Este escenario podría impactar, si se mantiene, en la actividad.

Las opiniones están divididas. Para algunos afectará a algunos sectores, sobre todo, pequeñas industrias, complicará el crédito, desinflará expectativas e incluso producirá dilaciones en la cadena de pagos. En cambio, para otros, la decisión del BCRA estabilizará en el corto plazo la economía y moderará el impacto en la inflación, lo que permitirá a la entidad que conduce Federico Sturzenegger volver a bajar las tasas a mediano plazo.

Esta es, por caso, la visión en la Unión Industrial Argentina (UIA), aunque no todos los integrantes de esa entidad piensan de igual manera sobre el impacto que tendrá la política de tasas oficial. "Hay que tener cautela. El Banco Central tuvo que salir a intervenir con una combinación de su política de tasas y en el tipo de cambio para dar previsibilidad en el corto plazo", afirmó el director general de la UIA, Diego Coatz. El economista jefe de la central fabril respaldó la intervención del BCRA en momentos de aumentos de tarifas, alta inflación y tensión en el mercado financiero. "Es necesario dar previsibilidad cambiaria y que los argentinos sepan que no van a perder con sus tenencias en pesos frente a la devaluación", agregó.

"A mediano plazo hay que volver a bajar las tasas a un nivel normal en dólares", dijo, y agregó: "Veamos cómo se reacomoda todo ahora en un contexto donde las tasas vuelven a subir. Esto va a generar problemas de crédito. Sería bueno que se pudiera extender la línea de préstamos productivos el año que viene". Por determinación del BCRA, esas líneas se cerrarán a fines de 2018.

"¿La suba de tasas puede pinchar la actividad?", preguntó LA NACION a un importante empresario textil. "Sí, claro. Y no baja la inflación. La sube", advirtió el hombre de negocios de uno de los sectores industriales más golpeados en los últimos dos años y medio.

"Solo baja el dólar postergando el momento de la suba y asegurando la salida de aquellos que especularon trayendo dinero para colocar", agregó. "La suba de tasas es negativa para la actividad industrial y una política equivocada a la hora de dinamizar la política económica argentina", advirtió a este medio José Urtubey, dueño de Celulosa Argentina. En tanto, el presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, alertó que habrá una recesión industrial si hay una fuerte devaluación o un aumento de la tasas de interés.

Los economistas especializados en el sector industrial también consideraron que la suba de tasas, fuera o no imprescindible, traerá consecuencias. "Afecta por expectativas y complicaciones en la cadena de pago", explicó Bernardo Kosacoff, experto de las universidades de Buenos Aires y Di Tella. "Impacta más en los sectores que aún no impulsaron su demanda. El resto tienen una base más firme de sostén", agregó uno de los hombres con más experiencia en el sector industrial.

"Donde la inflación baje, se vuelve a bajar la tasa", expresó, sin embargo, Dante Sica, director de Abeceb. "El tipo de cambio ya está más alto que el año pasado, te lo demuestran las exportaciones de manufacturas industriales creciendo. Que el BCRA compre o venda, suba o baje la tasa, es actuar sobre la coyuntura, y lo hace porque tiene flexibilidad para poder actuar", agregó. "Hay que esperar el número de inflación de mayo, que será clave. Esta fue una suba de tasas fuera de lo programado para frenar la expectativa. Si la inflación empieza a bajar veremos qué ocurre", indicó el economista y exsubsecretario de Industria.

En el ala productivista del Gobierno, en tanto, pusieron el foco más en la previsibilidad que ofrece la estabilización de la situación cambiaria y monetaria que en el impacto a mediano plazo de la suba de tasas. "Me da la impresión de que lo más importante es reducir el nivel de incertidumbre de la Argentina", afirmó a LA NACION el secretario de Transformación Productiva, Lucio Castro. "Sigue mostrando que la política monetaria es sólida, que logra reducir la volatilidad en un escenario internacional complejo", agregó.

Castro dijo que la suba de tasas de corto plazo puede impactar positivamente en las de largo plazo, impulsando no un ciclo contractivo de la economía, sino uno "virtuoso".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.