Suscriptor digital

Murió la escritora Elvira Orphée

Había nacido en 1922 en Tucumán; fue autora de libros memorables como Dos veranos (1956) y Aire tan dulce (1966)
Había nacido en 1922 en Tucumán; fue autora de libros memorables como Dos veranos (1956) y Aire tan dulce (1966) Fuente: Archivo
Daniel Gigena
(0)
28 de abril de 2018  • 10:54

El jueves pasado, a los 95 años, falleció la escritora tucumana Elvira Orphée, autora de libros memorables como Dos veranos (1956) y Aire tan dulce (1966). Orphée había nacido en 1922 en San Miguel de Tucumán . En la década de 1940 viajó a Buenos Aires para estudiar Letras. Casada con el pintor Miguel Ocampo, con quien tuvo tres hijas, viajó a Roma cuando él fue destinado a un cargo diplomático. En esa ciudad, conoció a escritores como Elsa Morante, Alberto Moravia e Italo Calvino.

En los años sesenta, Orphée fue consejera editorial del sello Gallimard y, en vez de recomendar a los autores del boom latinoamericano, sugirió los nombres de Juan Rulfo, Clarice Lispector y Felisberto Hernández. Su poética y las de esos autores tenían puntos en común. En París compartió charlas y paseos con Alejandra Pizarnik, Julio Cortázar, Aurora Bernárdez, Octavio Paz y Elena Garro, entre otros latinoamericanos.

Desde la infancia supo que quería ser escritora. "Las enfermedades del calor las he tenido todas: malaria, paludismo... En una de esas fiebres, me acuerdo, mi madre penaba a un lado. Yo no entendía por qué. Yo veía pasar los angelitos sobre mi cama, me inventaba dinosaurios que eran sólo para mí, conversaba con las plantas... Me habían regalado los cuentos de Calleja. Y después otro libro que se llamaba El tesoro de la fantasía. Eso había despertado mi pasión y ya inventé un cuento", contó en una entrevista con Leopoldo Brizuela. Gran conversadora, sus comentarios sobre escritores argentinos y extranjeros se volvieron célebres: "No me llevé bien con Manucho, que era muy de humillar"; " Natalia Ginzburg no quería a las mujeres", "Bioy Casares ni quiso leerme". Luisa Valenzuela consideró a Orphée una escritora de ruptura.

En sus novelas y relatos creó un universo propio, poblado de seres desclasados y excepcionales; su obra no ha sido debidamente reconocida
En sus novelas y relatos creó un universo propio, poblado de seres desclasados y excepcionales; su obra no ha sido debidamente reconocida Fuente: Archivo

"Leopoldo Brizuela la ha puesto donde debe estar: en el mismo nivel de otras dos olvidadas: Silvina Ocampo y Sara Gallardo", dijo la escritora y traductora Cristina Piña. Ambos participaron de homenajes y alentaron la reedición de sus obras. Dos veranos, la primera novela de la escritora, fue elegida por María Teresa Andruetto para la colección Narradoras Argentinas del sello cordobés Eduvim. Aire tan dulce fue reeditada por Bajo la Luna. A esas dos obras de la autora, se debe mencionar una tercera novela, publicada en 1977: La penúltima conquista del Ángel. También publicó libros de cuentos, como Las viejas fantasiosas (1981) y Ciego del cielo (1991). Su última novela, de 1996, fue Basura y luna.

Si bien fue una gran escritora, su obra aún no ha sido debidamente reconocida, estudiada y leída. "A mí me han gustado muchos libros como lectora común y silvestre, pero me han importado pocos libros como escritora. Como escritora, a mí me han importado los que alcanzan poesía. No me interesan ni las tramas ingeniosas, ni los frisos sociales, ni los pensamientos profundos... Yo lo que les pido es poesía", dijo Orphée. Para los lectores y escritores que buscan lo mismo que buscaba ella, quedan sus novelas y los relatos en los que creó un universo propio, poblado de seres desclasados y excepcionales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?