Gimnasia-Boca, Superliga: el árbitro Facundo Tello se contradijo y terminó suspendiendo el partido por la lluvia

29 de abril de 2018  • 10:00
Crespi guiña el ojo a la salida del vestuario

Fabián Rinaudo, capitán de Gimnasia, sale del vestuario del árbitro con un enojo visible. Después lo hace el DT interino del Lobo, Darío Ortíz, con resignación. Pasan Santiago Vergini y Guillermo Barros Schelotto, capitán y entrenador xeneizes, con rostros de satisfacción. Luego, con gorra azul, Juan Carlos Crespi, que se mantiene en silencio, guiña el ojo como disfrutando del deber cumplido. Por último, el árbitro Facundo Tello, que minutos antes había confirmado que el campo estaba en condiciones, sale del camerino y asegura que tendrá que volver a recorrer el terreno porque "parece no estar en condiciones". Finalmente, decide suspender el cruce, válido por la fecha 25 de la Superliga. El partido no se jugó, pero la escena queda clara: ganó Boca, perdió Gimnasia.

"Bueno, la realidad es que no para de llover. Tenemos todos la sensación de que, en el caso de arrancarlo, quedaríamos demasiados expuesto al clima, que parece que va a seguir y que se moja cada vez más la cancha. Estamos en una etapa del campeonato en la que el agua no puede ser la protagonista del partido, ya sea pr la pelota y fundamentalmente por la salud de los jugadores. Lo más correcto es que se postergue", explicó Tello después de recorrer el campo de juego por tercera vez.

Lo extraño, sin embargo, es que 30 minutos antes había dicho todo lo contrario. "El campo de juego está igual que la primera vez que lo vimos, en buenas condiciones. Vamos a terminar de decidir, pero creo que estamos en condiciones para jugar el partido. (Los dirigentes) dan su punto de vista, pero la decisión cae sobre la terna arbitral", habían sido sus declaraciones. ¿Qué pasó en el medio? La reunión del árbitro con los representantes de cada equipo. ¿Qué hacía Crespi ahí si ya no es más dirigente del club? Trabaja como acompañante del plantel.

Poco después, en diálogo con TN, Tello aseguró que los equipos no lo presionaron y que fue una decisión suya dar por suspendido el partido: "Los equipos aceptaron la decisión. Todos escucharon nuestra decisión. No me sentí presionado. La decisión fue mía y los dos equipos lo respetaron".

De La Plata al entrenamiento pensando en Júnior

Cuando los periodistas de la transmisión oficial quisieron hablar con Guillermo, él respondió que no podían porque tenían que irse rápido a "entrenar". Sí, tras las suspensión, Boca ya empezó a pensar en el partido del próximo miércoles, en Barranquilla, contra Júnior, en el que deberá ganar para seguir con vida en la Copa Libertadores.

Lisandro Magallán, central de Boca y ex Gimnasia, fue el único representante xeneize que habló con los medios. "El árbitro determinó que no se juegue. No paró de llover toda la noche, ahora sigue lloviendo, cuando llegamos estaba medio inundada, no sé si fue la mejor decisión, pero bueno, el árbitro determinó eso", dijo el defensor.

Y agregó: "Habíamos planificado todo con el desgaste que íbamos a hacer hoy, quizá nos da un día más para el miércoles pero planificamos todo pensando el partido, una lástima, había ganas de jugar hoy".

El partido podría jugarse el miércoles 9 de mayo, antes de la última fecha.