Suscriptor digital

Cacho Castaña: "Me arrepentí y pedí perdón, pero a veces acá, las disculpas no alcanzan"

El cantante habló sobre el difícil verano que vivió después de haber dicho una desafortunada frase durante una entrevista
El cantante habló sobre el difícil verano que vivió después de haber dicho una desafortunada frase durante una entrevista Crédito: La Noche de Mirtha
(0)
28 de abril de 2018  • 23:58

Pasaron casi cuatro meses desde el momento en el que Cacho Castaña , durante una entrevista, causó polémica por una desafortunada frase. El cantante estaba hablando sobre los dichos de Facundo Arana sobre el embarazo y "la realización de la mujer". Entre otras observaciones, el artista dijo que nadie entiende a las mujeres, que no se sabe qué piensan, que ellas pueden hacer lo que quieran con su cuerpo, e hizo referencia a un viejo dicho: "En caso de violación, relájate y goza".

Hoy, por primera vez en todo este tiempo, el artista volvió a hablar públicamente en el programa de Mirtha Legrand. "Pasé un verano duro y difícil, la pasé mal, no me gustó. Hice un comentario que lo decía Tato Bores a cada rato, es un dicho callejero que ni siquiera es un refrán, es un dicho bien de asador", comenzó relatando. "Se me escapó, me di cuenta y pedí disculpas enseguida porque entendí que había gente que se podía sentir muy mal con esto, pero a veces las disculpas acá no alcanzan, y me dieron tres meses con un caño".

Cacho confesó que no la pasó bien por las repercusiones, y que no tuvo intensión de lastimar a nadie. "Es muy doloroso, hay gente a la que le pasó eso y fue tremendo, pero en el momento yo no me di cuenta. Me arrepentí, por supuesto. No estoy en contra del feminismo, al contrario, soy más feminista que nadie".

Enseguida, y debatiendo sobre los cambios culturales que se están generando en cuanto a derechos de las mujeres, el cantante celebró los avances. "En buena hora que a la mujer se la empiece a tratar con el mismo respeto que al hombre"

Entre las consecuencias que tuvo que sufrir por sus palabras, estuvo la cancelación de dos recitales en Mar del Plata. "Suspendí dos shows porque llegó una carta al teatro del Ministerio de Justicia, diciendo que por favor levanten las funciones porque iba a haber un escrache con violencia. Había que levantar o bancársela. Teníamos otro teatro pegado, muchas personas en la calle, me iban a tirar un huevo, iba a salir en los diarios con un golpe en la cabeza, entonces decidí que levanten el show", contó. "La pasé mal, no me gustó todo lo que vino después".

Sobre vicios

Cacho, quién está por cumplir 76 años, ha tenido una vida enriquecedora y llena de experiencias. "Tuve una vida maravillosa, pero hay cosas que no repetiría, como la droga", reconoció el poeta. "Gracias a Dios empecé a consumir de grande. Arranqué por boludo, es como el cigarrillo, ¿por qué lo agarramos?, por cancheros, para hacer facha... te convidaban y te decían que ibas a ser un gil si no consumías, y yo no quise ser un gil, pero fui más gil que nunca", reflexionó.

Otro vicio que arrastró durante años, y que tuvo que dejar por su salud, fue el cigarrillo. "Fumaba tres atados por día, y ahora hace cinco años que no fumo. Todavía termino de cenar y me desespero por un pucho", expresó.

Por último, aunque aseguró que nunca tuvo problemas con el alcohol, contó que siempre fue una compañía a la hora de componer. "Yo no conozco a nadie que con un yoghurt, haya escrito un tango", dijo mientras todos reían. "Siempre hay alguna bebida espirituosa, una mujer que nos deja... todos los poetas son unos cornudos, y yo soy un gran poeta".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?