Suscriptor digital

El Rey del polvo de ladrillo lo hizo otra vez: Rafa Nadal festejó en Barcelona, donde ganó las 11 finales que disputó

Fuente: LA NACION - Crédito: Adrián Quiroga
(0)
29 de abril de 2018  • 13:57

BARCELONA (dpa).- El español Rafael Nadal agrandó hoy su leyenda al conquistar su undécimo título en el torneo de tenis de Barcelona aplastando en la final al joven griego Stefanos Tsitsipas. En una de las finales más cortas del torneo, el número uno del mundo se impuso por 6-2 y 6-1 a Tsitsipas para alargar su reinado en la arcilla del torneo organizado por su club.

El undécimo título del español en Barcelona llegó apenas una semana después de que Nadal levantara también su trofeo número once en Montecarlo, algo nunca antes conseguido por ningún tenista. "Lo difícil es mantener un nivel alto semana tras semana, aunque tengo experiencia, sin duda. El primer día tocó jugar no muy bien, pero venía de una buena dinámica y eso ayuda", afirmó Nadal en la pista que se lleva su nombre, en declaraciones a Televisión Española.

En el Real Club de Tenis Barcelona, Nadal ganó las 11 finales que disputó y 58 de los 61 partidos que jugó desde que debutó en 2003.

Sin ceder un solo set en toda la semana, el número uno del mundo se exhibió en la final ante Tsitsipas con su mejor versión, muy seguro con su derecha y explotando las debilidades del joven griego, la revelación del torneo de la capital catalana. Tsitsipas, que se había deshecho de sus rivales anteriores mostrando un gran nivel de tenis, tuvo apenas un juego de gloria, el primero, que le ganó en blanco a Nadal.

La lluvia y el viento parecieron molestar al tenista español en el desapacible inicio de la final, que tuvo que pararse durante unos minutos por el agua que caía. Nadal, en cualquier caso, ganó su primer servicio, quebró el de su rival en el tercero y, a partir de entonces, puso la directa para conquistar el primer set en 40 minutos.

Las tradiciones son importantes... #bcnopenbs #vamos #undecima

Una publicación compartida de Rafa Nadal (@rafaelnadal) el

Desbordado por los golpes del número uno, Tsitsipas intentó buscar las líneas, pero cometió numerosos errores no forzados y se mostró muy irregular con el revés, su golpe más vulnerable. El segundo set, que duró apenas 38 minutos, fue incluso más fácil para un Nadal que ganó los cuatro primeros juegos de corrido para imponerse, finalmente, por un expeditivo 6-1.

"Tsitsipas es un jugador fantástico, que necesita proceso de maduración. Después del tercer juego, me ha dado cuenta de cómo podía hacerle daño, ha salido bien y luego él, ya más tenso, ha cometido más errores", resumió Nadal su final más corta en el Torneo Conde de Godó, como se lo conoce popularmente.

Con su nuevo título en Barcelona, el 76 en su ya larga carrera, el campeón de 16 Grand Slam envió un poderoso mensaje a sus rivales de cara a Roland Garros, su torneo fetiche.

Tras un comienzo de año marcado por las lesiones -una lesión en el psoas de la pierna derecha le obligó a retirarse en los cuartos de Australia y a ausentarse en Acapulco, Indian Wells y Miami-, el español parace listo, de nuevo, para intentar conquistar su undécimo trofeo en París.

"Estamos en una parte del año para no hacer muchos 'resets', sino para disfrutar de la competición, de las victorias y de jugar aquí, en mi casa. La próxima semana estaremos en Madrid, que también es jugar en casa", concluyó un satisfecho Nadal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?