Suscriptor digital

Mientras tanto: la verdadera amistad entre mujeres

Fuente: LA NACION
Mercedes Méndez
(0)
30 de abril de 2018  

Buena / Dramaturgia: Miguel Ángel Cárcano y María Inés González / Dirección: Ernesto Medela / Elenco: Romina Ricci, Julieta Cardinali y Leonora Balcarce / Escenografía: Marcelo Valiente / Vestuario: Gustavo Alderete / Música original: Walter Abud / Luces: Ernesto Medela / Sala: Maipo Kabaret / Funciones: jueves y viernes, a las 21; sábados, a las 20; domingos, a las 19.30 / Duración: 75 minutos.

No somos tan distintos. La obra Mientras tanto, que se estrenó en la sala Kabaret del Maipo, con las actuaciones de Romina Ricci, Julieta Cardinali y Leonora Balcarce, plantea tres perfiles de mujeres de clase media, con algunas características que apuntan a una identificación directa con su público. Una chica que no tiene definida su vocación trabaja de algo que no le gusta y espera encontrar algo que la motive a dar el gran salto en su vida; otra mujer exitosa en su profesión, pero con una pareja estancada y cierta frustración porque no es madre, y la que es más aniñada, que busca aventuras permanentes y no asume responsabilidades. Entre estereotipos, comedia y ciertos intentos de profundidad, la obra entretiene a un espectador que busca distenderse y pasar un buen rato.

Mientras tanto tiene un mensaje llano y directo: la verdadera amistad perdura, atraviesa grandes acontecimientos, la apatía del día a día y revela que hay ciertos amigos que no fallan, que son las primeras personas que llamamos cuando necesitamos algo. Romina Ricci, Julieta Cardinali y Leonora Balcarce son amigas en la ficción y en la realidad. De hecho, buscaron esta obra escriba por Miguel Ángel Cárcano y María Inés González para poder trabajar juntas. Ese vínculo se nota en el escenario: se muestran cómodas, en confianza y con la libertad de cruzar límites entre ellas, porque se conocen y se quieren.

Desde lo temático, la obra tiene referencias a la clásica serie Friends y a la película Cuenta conmigo, el problema es que esta comedia de amigas no logra superar las conversaciones estereotipadas sobre mujeres hablando de depilación o qué tipo de bombachas usan. Además, tiene excesivos momentos discursivos, en los que teorizan sobre la vida que tienen y la que pretenden, que se vuelven redundantes.

Pero hay momentos, a fuerza de un ritmo ágil y muy expresivo en las actuaciones, en los que transmiten algo verdadero en lo que les pasa: un chico en un café que representa en un hombre todo lo a que una le falta, un momento en el que reconocen que no crecieron nada, que ser adultas es bastante insoportable o cuando se siente solas y valoran la compañía del otro. También hay grandes estallidos impulsivos, sobre todo por parte del personaje de Romina Ricci, en el que se quejan sobre las conductas de las demás, que tienen un efecto cómico innegable.

Este espectáculo es una comedia efectista, que tiene muchos puntos en común con obras como Confesiones de mujeres de 30. En este caso, el salto de calidad lo brindan estas tres amigas en escena y el trabajo colectivo que llevan adelante, para referirse a mujeres que viajan, se vuelven madres y planifican divorcios y lo único que pueden confirmar es que se tienen entre ellas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?