Suscriptor digital

Más protestas en España por el fallo en un feroz ataque sexual

La indignación crece por una violación tratada como abuso
Silvia Pisani
(0)
30 de abril de 2018  

MADRID. En una inédita reacción, España marchó por tercer día consecutivo en protesta por el fallo de un tribunal de Navarra que condenó por "abuso" pero no por "violación" a los cinco autores de un feroz ataque sexual contra una joven de 18 años.

Lejos de disminuir, la indignación crece con las horas y se extiende a otras ciudades europeas a la vez que suma ámbitos impensados de adhesión. Hasta en los estadios de fútbol se coreó ayer, en día de partidos, el ya popular "no fue abuso, fue violación".

El creciente malestar preocupa en varios estamentos. Sobre todo en el sistema judicial, inquieto por la renovada percepción de lejanía respecto de la comunidad. También el gobierno de Mariano Rajoy prometió mover fichas y "revisar" la forma en la que el Código Penal tipifica los delitos sexuales.

Nadie pareció quedar al margen y nadie parecía contento con el fallo. La empresaria Patricia Botín, cabeza del poderoso grupo financiero Santander, terció en la disputa en favor de la víctima y en contra del tribunal.

Tanta es la insatisfacción que todas las partes volverán a verse las caras en un proceso de apelación ante el Tribunal Supremo. De un lado, para pedir penas mayores y la tipificación como violación. Del otro, para pedir la absolución total de "unos chicos buenos", como dijo el defensor de los atacantes. Con eso por delante, la cuestión y el trauma social que desencadenó están lejos de pasar al olvido.

El ataque ocurrió durante la popular fiesta de San Fermín de hace dos años, en julio de 2016.

Cinco hombres, entre ellos un guardia civil y un militar, todos ellos integrantes de una banda conocida como La Manada, condujeron a una joven hasta un portal y abusaron de ella. Tan confiados estaban que hasta filmaron videos en los que se ve parte de la agresión. Esas cintas fueron vitales en el proceso.

Los cinco están presos y, desde el jueves, con sentencia provisional de nueve años de prisión. Pero no por el delito de "violación" sino por el de "abuso", que además de prever penas menores contempla la posibilidad de obtener permisos de salida en seis meses.

Los jueces dijeron que el Código Penal requiere que para el caso de violación se verifique el concurso de "violencia" específica, y que de los hechos constatados solo habían podido probar "coacción".

"Los nueve años aplicados a los miembros de La Manada son pocos", dijo la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

Los autores del ataque abandonaron a su víctima malherida en la calle y le robaron el teléfono para que no pudiera dar parte a la policía ni pedir ayuda. Poco después del ataque se los vio celebrando y bebiendo en la fiesta popular de San Fermín.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?