Impulso a la siembra de trigo, freno para la cosecha de soja

Las lluvias de las últimas horas aportaron humedad a los campos bonaerenses jaqueados por la sequía; beneficios y desventajas
Fernando Bertello
(0)
30 de abril de 2018  

Beneficios para que el suelo siga acumulando humedad luego de cinco meses y medio de sequía, y cuando ya se aproxima la siembra de trigo, pero problemas para continuar la cosecha de soja, donde ya venía avanzada la recolección.

Eso es lo que dejaron las lluvias de las últimas horas, que, para el campo, se concentraron en la provincia de Buenos Aires, con registros de entre 30 y más de 100 milímetros, mientras avanzan hacia otras regiones agrícolas.

En abril, cuando retornaron las precipitaciones tras la sequía, hubo lugares en los que llovió más del doble que en todo marzo.

En Junín, por ejemplo, ya superaron los 200 milímetros en el mes y en Chacabuco van por 270 mm, según datos relevados por los productores.

En más del 70% de la región pampeana ya se recuperaron condiciones de humedad para encarar la siembra de trigo, cuya superficie crecería entre el 3,5% que prevé la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y algo más del 10% que esperan consultores privados y empresas del sector semillero. El trigo, cuando empiece a sembrarse en las próximas semanas, alcanzaría una superficie de 5,9 millones de hectáreas.

En un reciente informe, la Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA) del Ministerio de Agroindustria de la Nación señaló que "en la zona núcleo las reservas [de humedad] se clasifican mayoritariamente como adecuadas a óptimas", si bien quedaba una condición de reservas deficitarias en el sudoeste bonaerense y La Pampa.

No terminó

"Las lluvias [de las últimas horas] han sido generales en la provincia de Buenos Aires y va a seguir lloviendo. Es un proceso que todavía no terminó", señaló a LA NACION Eduardo Sierra, especialista en temas de agroclimatología.

Según Sierra, la tormenta "se está yendo para el norte de la región pampeana". En su paso alcanzará las provincias de Santa Fe y Córdoba. "Recién el 5 de mayo [el próximo sábado] se terminará el proceso", indicó.

Para el experto, con estas precipitaciones se repone humedad donde todavía estaban secos los perfiles del suelo. "Cuando termine, las reservas van a quedar de regulares a con algunos excesos", precisó. Explicó que esta última situación podría darse en zonas bajas.

Según el último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la cosecha de soja, cuya producción se calcula por el impacto de la sequía en 38 millones de toneladas (versus 57,5 millones de toneladas del ciclo pasado), ya avanzó al 54%. Venía con un buen ritmo de progreso. Sin embargo, podría haber demoras por las últimas precipitaciones.

"Complicará bastante a la cosecha, que tenía poca soja [por la pérdida de rindes], consideró Sierra.

"Si bien los milímetros son esenciales para la siembra de trigo, traen demoras en las tareas de recolección y dificultades en el tránsito de algunos caminos", alertó, por su parte, la Bolsa de Comercio de Rosario en un informe del viernes pasado.

Entre otros registros, en las redes sociales los productores informaron la caída de 70 mm en San Antonio de Areco, 95 mm en 9 de Julio, 100 mm en Chacabuco, 105 mm en Riestra, 44 mm en Saladillo, 90 a 130 mm en Navarro, 75 mm en Bragado, 100 mm en Arrecifes y 120 mm en 25 de Mayo, entre otros lugares alcanzados por las lluvias.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.