Suscriptor digital

Frutos extraños

Diana Fernández Irusta
Fuente: AP - Crédito: Brynn Anderson
(0)
30 de abril de 2018  

Hacia arriba. Hacia el cielo. Como aceptando cierta definitiva tragedia. Raise up se llama la escultura de bronce que, para el singular encuadre de esta foto, es puro paredón airado, puros brazos desnudos, morenos, entrevistos apenas. La obra forma parte de un sitio conmemorativo recientemente inaugurado en la ciudad de Montgomery, Alabama. Sur de los Estados Unidos: eco de muchas cosas, pero por sobre todo de esa tragedia imposible, impensable, increíblemente omitida o banalizada tantas veces. La esclavitud, su largo rastro infame. Y ese crimen, la opresión de una raza sobre otra, sobre el cual todavía hay tanto por declarar. El National Memorial for Peace and Justice no promete un paseo apacible. Quienes lo visiten deberán afrontar el recuerdo de miles de seres amontonados, traficados, incinerados, golpeados, encadenados, linchados. Esos frutos extraños que Billie Holiday lloró como nadie nunca podrá llorar igual.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?