Suscriptor digital

Cada semana, un homenaje a Nadal, el rey del polvo de ladrillo

Rafa levantó el trofeo de Conde de Godo por undécima vez
Rafa levantó el trofeo de Conde de Godo por undécima vez Fuente: LA NACION - Crédito: Adrián Quiroga
Sebastián Torok
(0)
30 de abril de 2018  

Fue una lección, un cachetazo a un osado representante de la nueva generación. Se convirtió en una suerte de clase gratuita de tenis de apenas 78 minutos. Rafael Nadal construyó, con su poderoso brazo izquierdo, un nuevo campeonato sobre polvo de ladrillo, la superficie que domina como nunca nadie lo ha hecho. El Matador, ya sin rastros de la lesión en el psoas de la pierna derecha que lo mortificó en el arranque de la temporada, volvió a demostrar que, prácticamente, no hay equivalencias entre él y resto sobre canchas lentas. Pocos días después de ganar Montecarlo por undécima vez, llegó a la misma cantidad de trofeos en Barcelona. Lo hizo con autoridad, al superar por 6-2 y 6-1 al griego Stefanos Tsitsipas (19 años), el más joven en llegar a la final del Conde de Godó desde que lo lograra el propio Nadal en 2005.

"Intento disfrutar y valorar todo lo que vaya ocurriendo. Todo puede torcerse por factores físicos, reveses de la vida. Hay que estar preparado para asumir las adversidades y poder superarlas. El límite no se conoce. Las cosas no se pueden prever, y menos en el deporte", afirma Nadal, luego de darse un chapuzón en la pileta del Real Club de Tenis Barcelona, como marca la tradición para aquellos que se consagran. Los alcanzapelotas lo acompañan, lo ovacionan, lo idolatran. No hay para España un deportista como Nadal, con su influencia, con su brillantez.

La leyenda del tenis se luce en esta etapa del circuito como nadie. Durante estas semanas no economiza el esfuerzo. Entiende que sobre la superficie anaranjada se juega gran parte de su liderazgo, ese liderazgo que todavía conserva ante un escolta, el suizo Rofer Federer, que recién regresará al circuito durante la gira sobre césped, luego de Roland Garros. "Lo que he logrado es muy difícil. Pienso que es algo que ya se está apreciando, pero que se apreciará más con el paso del tiempo. Si yo lo he hecho, es posible que algún otro jugador pueda repetirlo, pero no sé si yo lo veré", dice el mallorquín.

El de Barcelona representa para Nadal su 55º título sobre polvo de ladrillo, el 77º en total, estadística que lo iguala con el estadounidense John McEnroe. Solamente lo superan en cantidad de trofeos Jimmy Connors (109), Federer (97) e Ivan Lend (94). Además, el español suma 401 triunfos y 35 derrotas sobre polvo de ladrillo (91,9% de efectividad). Y frente a Tsitsipas alcanzó los 46 sets ganados consecutivamente sobre polvo (la última derrota fue ante el austríaco Dominic Thiem, en los cuartos de final de Roma 2017).

"Me ha sido imposible parar a Nadal, lo he intentando pero no he podido, ha sido una gran lección", se resignó Tsitsipas, que tuvo la mejor semana de su carrera en la elite. Número 1 del mundo en juniors, había llamado negativamente la atención en marzo pasado, en Miami, cuando tuvo un fuerte entredicho con Daniil Medvedev, a quien habría llamado "ruso de mierda". Nieto de Sergei Salnikov, futbolista de la URSS campeona en los Juegos de Melbourne 1956, en 2017 celebró su primer título en el Challenger Tour (en Génova) y se entrena en la Academia Patrick Mouratoglou, en Francia. De 1,91 metro, diestro, de revés a una mano y un saque fortísimo (alcanzó los 220km

h), Tsitsipas alcanzó el top 45 luego de llegar a su primer final en el circuito grande.

"Tsitsipas es un jugador fantástico, que necesita proceso de maduración. Después del tercer game, me ha dado cuenta de cómo podía hacerle daño, ha salido bien y luego él, ya más tenso, ha cometido más errores", analiza Nadal, luego de la final más breve en la historia de Barcelona. ¿Cuáles serán los próximos capítulos de su cinematográfica carrera? "Ahora hay que seguir muy centrado, pensando en Madrid, Roma y Roland Garros", aventura. ¿Algún osado se atreverá a pelearle de igual a igual los títulos allí? Puede ser. Pero el desenlace parece muy obvio. Los homenajes seguirán.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?