A 25 años del día en que el drama le cambió la vida a Monica Seles

Fuente: AFP
Sebastián Torok
(0)
30 de abril de 2018  

Monica Seles era brutalmente ganadora y muy joven (19 años). Número 1 del mundo desde los 17, con ocho títulos de Grand Slam en el raquetero y todo un futuro por delante. Nacida en Novi Sad, en diciembre de 1973, cuando todavía pertenecía a Yugoslavia, ya representaba mucho más que una amenaza deportiva para la brillante alemana Steffi Graf y las aspirantes a la cima de la WTA. El viernes 30 de abril de 1993, en Hamburgo, a pocas semanas de Roland Garros, Seles vencía 6-4 y 4-3 a la búlgara Magdalena Maleeva, por los cuartos de final. Parecía una tarde más; sencilla y sin dificultades. Sin embargo, a las 18.50, todo se convirtió en una película dramática. Mientras bebía agua en el descanso y se secaba el sudor con una toalla, recibió una puñalada en el omoplato derecho. La agresión la desorientó. Se puso de pie, enseguida se acercaron a auxiliarla, empezó a desvanecerse, soltó el vaso que sostenía con la mano izquierda y se desplomó sobre el polvo de ladrillo. A pocos metros, los agentes de seguridad reducían al agresor: Günter Parche. Se especularon cuestiones políticas [en plena guerra de Yugoslavia, la tenista había recibido amenazas por carta], pero aquel demente tornero desempleado de la ex-Alemania comunista, había corrido hacia la baranda para agredir a Seles con un cuchillo de cocina y un objetivo: quitarla de la competencia para que su admirada Graf volviera a dominar.

"Monica ha tenido suerte. Ni el pulmón ni el omoplato han sido dañados. Solo ha resultado herido un músculo. Ella todavía está en shock y permanecerá en observación", fue el parte médico del Hospital Universitario Eppendorf de Hamburgo, donde fue trasladada Seles. "Tuve miedo de morir cuando vi a Monica gritar", confesó, aterrada, Maleeva, por entonces 14ª. Testigos aseguraron que Parche parecía alcoholizado y que tomó el cuchillo con las dos manos en el momento en el que se lo clavó a Seles. La puñalada le penetró solo dos centímetros. Insólitamente, los organizadores de aquel torneo decidieron que la acción siguiera y Arantxa Sánchez Vicario venció a Graf en la final.

A 25 años del día en que el drama le cambió la vida a Monica Seles - Fuente: YouTube

2:07
Video

Un final anunciado

Seles volvió a competir, pero no pudo despojarse de una lesión más psicológica que física. Luego de la agresión, los médicos diagnosticaron que estaría inactiva durante tres meses. Pero la jugadora nacionalizada estadounidense recién volvió a jugar en agosto de 1995. Ganó 21 títulos más, incluido el Abierto de Australia 1996, pero ya nunca volvió a disfrutar.

Le dolió mucho que sus rivales votaran en contra de congelarle su ranking luego de la agresión. La única que se abstuvo de votar fue Gabriela Sabatini , algo que Seles le agradeció. "Siempre pensé en el ser humano. Para mí terminaba el partido y éramos compañeras. No lo veía de otro modo (...) No puedo juzgar a nadie. Es algo muy personal. No sé, en las condiciones que se dio, me consultaron y me pareció lo más justo. Me impactó. Y sentí que me pudo haber pasado a mí, porque en realidad era que Monica iba a pasar o estaba por pasar a Graf, y el que la apuñaló era un fanático de Steffi. Me pudo pasar, me sentí identificada", le reveló Gaby a La Nacion, en 2015. En total en el circuito, Sabatini y Seles se enfrentaron 14 veces, con 11 triunfos para la serbia y tres para la argentina, dos de los cuales fueron en las finales de Roma 1991 y 1992.

Seles tuvo ataques de ansiedad y depresión. Padeció sobrepeso y sus gritos ya no fueron feroces como antes del ataque. "La comida era mi única terapia", confesó. Una lesión en un pie la apartó del circuito en 2003, a los 29 años, pero tardó cinco años más en anunciar oficialmente su retiro.

"Me apuñalaron en una cancha de tenis, delante de miles de personas. Eso cambió mi carrera de forma irreversible y me dañó el alma. Una fracción de segundo me convirtió en otro ser humano", reconoció Seles. El agresor sufrió varios derrames cerebrales y todavía vive en un asilo psiquiátrico en Turingia, Alemania. La extenista está radicada en Tampa (Florida), está casada con el empresario Tom Golisano y no tiene hijos. Jugó unas pocas exhibiciones de tenis, brinda charlas para concientizar sobre la adicción a la comida, participó de un programa de baile y disfruta de sus perros. Pero ya nunca fue igual desde aquella tarde en Hamburgo. ¿Hasta dónde hubiera llegado su carrera de no haber sufrido el ataque? Martina Navratilova , una de las mejores tenistas de la historia, afirmó que Seles podría haber sido la más exitosa de la historia, incluso superior a Margaret Court (24 Grand Slam). Pero Günter Parche tuvo otros planes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.