Suscriptor digital

Tras 16 reuniones, el conflicto docente sigue en un laberinto

Fuente: Télam
Los gremios ya rechazaron siete ofertas salariales
Jesús Cornejo
(0)
30 de abril de 2018  

LA PLATA.- Tras dos meses y medio, el conflicto salarial docente en la provincia de Buenos Aires amenaza con ingresar en un laberinto donde el debate político corrió el eje de la discusión. Las tratativas se empantanaron, pero ni los sindicatos ni el gobierno de María Eugenia Vidal se muestren especialmente alterados.

Desde que comenzó la paritaria, el 15 de febrero pasado, hubo siete propuestas salariales rechazadas (con cifras muy similares todas, a excepción de la última), 16 reuniones de mesas técnicas y cuatro paros docentes. Los funcionarios prefieren hablar de "sueldos promedio" y recurren a fórmulas aritméticas para sostener que los maestros cobran en promedio $ 26.000. Pero los gremios también utilizan sus artilugios retóricos y ejemplifican lo que gana un docente recurriendo al sueldo inicial del maestro, que es de $12.500.

Tanto las fuentes oficiales como las gremiales consultadas por LA NACION coinciden en que en algún momento "la cuerda se tensará tanto que se cortará". Pero los análisis son bien disímiles.

La sensación del gobierno de Vidal es que el conflicto docente es un tema que está "semirresuelto". No quieren decirlo así, pero sostienen que hoy la seguridad y la finalización de algunas obras hidráulicas que sirvan para evitar inundaciones son sus temas prioritarios. "La verdad es que la dinámica con los docentes se está reduciendo a un planteo político. Nosotros creemos que la situación es simple: por un lado los chicos están en las aulas. Por otro lado, a los maestros se les pagó un anticipo del 5% a cuenta del futuro aumento (y el mes que viene recibirán otro 3%), con lo que no han perdido un gran poder adquisitivo y eso desalienta los paros y movilizaciones en el mismo sector", dijo un colaborador de Vidal.

Docentes bonaerenses marcharon hacia la Casa de la Provincia de Buenos Aires - Fuente: Télam

05:57
Video

Según la gobernación, esta situación hace que los gremios reduzcan el debate a planteos políticos. "Es muy clara la actitud que tienen: la última propuesta fue un 10% de aumento salarial para el primer semestre y abrir el diálogo en la segunda parte del año. La oferta fue rechazada de plano, salieron de la reunión con un paro en la mano y comenzaron a hablar sobre el aumento de las tarifas. Eso lo llevo a todo un discurso político contra los gobiernos nacional y provincial", dijo la fuente.

Por el lado de los gremios, tanto el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba) como la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), los dos gremios con mayores afiliados en la provincia, están convencidos de que las medidas de fuerza conseguirán torcer la pulseada en este conflicto. Pero dejan el condimento político de lado. "El gobierno sistemáticamente trató de llevar adelante políticas para desprestigiar a los maestros, en vez de respaldar y pagar un salario digno. Primero se intentó culpar a los docentes de las graves falencias que tiene el sistema escolar bonaerense. Luego se quiso poner a los padres en contra nuestro. Y hasta el año pasado se recurrió a voluntarios para que dicten clases durante la huelga. Pero la gente no es tonta y en las reuniones en las escuelas de padres recibimos su apoyo", dijo María Laura Torre, del Suteba, quien asegura percibir cansancio en la gente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?