srcset

Bestiario

Bagel, la gata que nació sin párpados y hoy es famosa en las redes sociales por usar anteojos

Jimena Barrionuevo
(0)
2 de mayo de 2018  • 11:59

Antes de cumplir un año tuvo que someterse a tres cirugías a través de las que los especialistas intentaron recomponer su estructura visual. Es que Bagel había nacido sin párpados y eso le impedía generar las lágrimas necesarias para mantener el ojo lubricado. Hoy, cuatro años después, a Bagel le tienen que colocar gotas oftálmicas dos veces por día y, además, controlar su estado de salud en forma periódica ya que también sufre de alergias en su piel y tiene dificultades para regular por su cuenta su temperatura corporal.

Pero ninguno de esos motivos fueron impedimento para que Karen McGill se enamorara de ella cuando la conoció en el refugio animal de Carson en Los Ángeles, California, en los Estados Unidos. Tenía tan solo dos meses y aunque le advirtieron que Bagel iba a necesitar "cuidados especiales", no dudó en abrirle las puertas de su casa para ofrecerle una nueva vida. Fue amor a primera vista entre ellas y Karen supo enseguida que Bagel era sin dudas una gatita diferente: "siempre fue extremadamente dulce, apasionada por salir y acompañarme donde quiera que vaya y bien dispuesta para conocer lugares nuevos", contó McGill.

Crédito: @sunglasscat

Proteger la vista de Bagel fue todo un desafío, especialmente porque durante los primeros años de vida de la gata, McGill residía en Venice Beach, lo que implicaba que estuviera constantemente expuesta al viento y la arena. Fue entonces que, luego de la segunda cirugía, los veterinarios recomendaron adaptar un par de anteojos de sol a la pequeña cabeza de Bagel para que ella pudiera disfrutar al aire libre y, al mismo tiempo, mantener sus ojos protegidos de cualquier partícula que pudiera lastimar su córnea y que, eventualmente, podría ocasionarle la ceguera. "La gente suele reírse cuando la ve con sus gafas de sol y tengo que explicar que no se trata de una cuestión estética sino médica y que mi Bagel tiene necesidades especiales", aclara McGill.

Crédito: @sunglasscat

Pero su condición no la detiene. Además de dar paseos por la playa, a Bagel le encanta nadar y divertirse con sus amigos en el mar. Como tiene además algunas alergias, los baños en el agua salada la ayudan a aliviar los síntomas. Tampoco es raro verla abrigada en épocas de frío y eso es porque esta simpática gatita tampoco logra regular su temperatura corporal, entonces necesita calor extra.

Crédito: @sunglasscat

Cuando McGill tiene que viajar por trabajo, Bagel también la acompaña. Para poder trasladarla en forma segura, cuenta con un arnés, una correa y un cochecito donde viaja cómoda y abrigada. "Le encanta pasear en subte y es muy simpática con la gente que se para a saludarla y hacerle mimos", dice McGill.

Crédito: @sunglasscat

Hoy Bagel tiene más de 110 mil seguidores en su cuenta de Instagram -que no casualmente se llama @sunglasscat (la gata de las gafas de sol)- y junto a su humana, bajo el lema "está bien lucir y ser diferente" viajan por su país para promover las adopciones de animales que nacieron en la calle y son ancianos, están enfermos y que simplemente requieren otro tipo de cuidados pero que pueden dar tanto amor como cualquier otro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.