Un informe acusa a la monarquía de Holanda de ser la más cara de Europa

Según la ONG antimonárquica Republikeins Genootschap, la Casa de Orange-Nassau esconde el volumen de sus gastos
Según la ONG antimonárquica Republikeins Genootschap, la Casa de Orange-Nassau esconde el volumen de sus gastos Crédito: ERWIN OLAF / Casa Real
Luisa Corradini
(0)
1 de mayo de 2018  • 17:36

AMSTERDAM.- El rey Guillermo de Orange, su esposa, la reina Máxima y sus tres hijas, escogieron este año la comuna de Groningen para festejar, el 27 de abril, el tradicional Koningsdag (Día del Rey). Pero el fasto habitual desplegado en esa fecha, iluminado por la eterna sonrisa de una familia real unida y celebrada por millones de holandeses, se vio esta vez opacado por un severo informe que la acusa de ser la monarquía "más cara de Europa" y de "esconder el verdadero volumen de sus gastos".

"Ninguna celebración en el mundo puede ser comparada a nuestro Día del Rey. En general, los holandeses somos gente muy seria y normal. Pero, como usted puede ver, en esta fecha nos transformamos", reconoce Carolien Spaans, doctor en agricultura y consejero diplomático.

Para celebrarlo, la familia real se traslada cada año a una ciudad diferente del interior del país. Esta vez, para festejar sus 51 años, Guillermo de Orange escogió Groningen, en el norte de Holanda.

El monarca hizo su llegada a esa bella ciudad de 198.355 habitantes, considerada la más joven del país, a las 11 de la mañana del viernes. A su lado, radiante como siempre, su esposa, la reina Máxima lucía un total look rojo firmado por la maison belga Natan, completado con una boina del mismo color. Las tres hijas de la pareja, las princesas Catarina-Amalia (14 años), Alexia (12 años) y Ariana (11 años) formaban parte del grupo, lo mismo que el hermano menor del rey, el príncipe Constantino y su mujer, la princesa Laurenciana.

La reina Máxima y Guillermo celebraron sus cinco años en el trono de Holanda junto a sus hijas
La reina Máxima y Guillermo celebraron sus cinco años en el trono de Holanda junto a sus hijas Crédito: ERWIN OLAF / Casa Real

El ambiente totalmente festivo -marcado por competencias deportivas, festivales de danza y de música- no impidió, sin embargo, que la pareja real aprovechara el desplazamiento para reunirse con las víctimas de temblores de tierra sacuden con frecuencia ese sector del país.

La provincia de Groninguen -del mismo nombre de su capital- cobija el yacimiento de gas más grande de la Unión Europea (UE), y su explotación con el sistema de fracturación hidráulica (fracking) provoca sismos que causan graves daños a casas y edificios públicos. Tan serio es el problema que el gobierno holandés del primer ministro Mark Rutte anunció en marzo pasado que la actual producción sería reducida antes de 2022 y terminará definitivamente antes de 2030.

Groningen se preparó durante meses -a un costo de más de 4 millones de euros- para garantizar la seguridad y una digna acogida de la familia real que, tras su llegada, tuvo que recorrer 1170 metros a pie. Desaparecieron todos los papeleros públicos, se volvió a pintar el mobiliario urbano y se repararon los múltiples bebederos para pájaros instalados en todas partes. También se desplazaron gran cantidad de estacionamientos para bicicletas, principal medio de locomoción holandés.

La Casa Real, en colaboración con la policía, estudió los antecedentes de unos 2000 habitantes de Groningen. Los que pasaron el test recibieron una pulsera que los autorizó a penetrar en el "área real" durante esa jornada tan especial que, tanto en esa ciudad como en el resto del país está marcada por el entusiasmo.

Escándalo

Pero este año, el fervor del Día del Rey se vio sensiblemente mitigado por un informe publicado dos días antes por la ONG antimonárquica Republikeins Genootschap. Tras dos años de minuciosa investigación, sus autores afirman que la familia real "esconde" el verdadero monto de sus gastos y la acusan de dilapidar el dinero de los contribuyentes.

Republikeins Genootschap recuerda que el presupuesto oficial atribuido a la Casa Real es de 60 millones de euros anuales, pero asegura que la cifra verdadera asciende a 350 millones de euros, lo que significa casi un millón de dólares por día.

En ese país que mayoritariamente practica el puritanismo protestante, esas cifras no causan ninguna gracia. "El principal ocultamiento reprochado a la familia de Orange-Nassau es que prácticamente no paga impuestos", precisa un artículo del diario Netherlands Times.

Rene Zwaap, jefe del grupo de investigadores republicanos, estima que la familia real tiene una fortuna que ronda los 1200 millones de euros. En consecuencia, el fisco pierde unos 192 millones de euros por año.

La reina Máxima de Holanda cumplió cinco años en el trono
La reina Máxima de Holanda cumplió cinco años en el trono Crédito: ERWIN OLAF / Casa Real

Otros gastos no incluidos en el presupuesto de la familia de Orange-Nassau incluyen unos 10 millones de euros por año de mantenimiento de sus palacios, 40 millones en seguridad del rey Guillermo, la reina Máxima y la princesa heredera Beatrix, cerca de 4,6 millones que gastan las municipalidades cada vez que reciben la visita real -como ocurrió en Groningen el 27 de mayo-, o los 22,5 millones anuales que consume el total de las visitas de trabajo del monarca y su esposa.

"Muchas embajadas en el exterior cuentan con espacios exclusivos para acomodar a la familia real cuando realizan una visita oficial, aunque esas dependencias están casi siempre vacías y no se usan para otra cosa. Todo eso cuesta muchísimo dinero", según los investigadores.

Para Republikeins Genootschap, la monarquía holandesa es una de las más ricas de Europa, pero también una de las más caras. Gran Bretaña gasta 100 millones de euros más en su familia real, pero los costos están divididos entre una población mucho de 66 millones de personas, contra poco unos 17 millones en Holanda.

La Casa Real respondió a esas acusaciones afirmando que el informe se basa en "cálculos estimados", agregando que es totalmente incorrecto decir que el rey Guillermo no paga impuestos.

"El rey tiene una exención fiscal sobre parte de su fortuna que sirve para que pueda desempeñar sus funciones correctamente. Solo por esa razón, los cálculos de Republikeins Genootschap no pueden ser correctos", afirmó el portavoz del palacio.

"Si nuestras informaciones están basadas en datos falsos, quisiéramos escuchar la versión oficial de la Casa de Orange", respondió Rene Zwaap. El investigador confirmó que su equipo recibió decenas de datos a través de un sitio "whistleblower", especialmente creado en WikiLeaks.

Los gastos de la Casa de Orange, según el informe

  • Ingresos del rey Guillermo y la reina Máxima: 8,2 millones de euros.
  • Gastos de funcionamiento (incluye gastos de personal): 28,3 millones de euros.
  • Otros gastos varios: 5,8 millones de euros.
  • Visitas de Estado, palacios, Groene Draeck (yate privado del rey): 17,1 millones de euros.
  • Seguridad: 40 millones de euros.
  • Día del Rey: 4,6 millones de euros.
  • Visitas de trabajo: 22,5 millones de euros.
  • Alojamiento en embajadas: 10 millones de euros.
  • Logística: 5 millones de euros.
  • Trabajos de investigación: 1 millón de euros.
  • Impuestos evadidos sobre la fortuna: 192 millones de euros.
  • Costos de alojamientos en palacios: 10 millones de euros.
  • Impuestos evadidos en ventas y compra de arte: 1,4 millones de euros.

TOTAL : 345,9 millones de euros

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?