Suscriptor digital

Cristina Kirchner puede enfrentar antes de fin de año su primer juicio por corrupción en la obra pública

Se trata de la causa donde se investigan las licitaciones entregadas a Lázaro Báez en Santa Cruz; la expresidenta será juzgada junto con López, De Vido y el empresario.
Se trata de la causa donde se investigan las licitaciones entregadas a Lázaro Báez en Santa Cruz; la expresidenta será juzgada junto con López, De Vido y el empresario. Fuente: Archivo
Hernán Cappiello
(0)
2 de mayo de 2018  

La Justicia evalúa juzgar a Cristina Kirchner por corrupción en la obra pública santacruceña antes de fin de año, de modo que esta causa, que es la madre de todos los procesos contra le expresidenta, se inicie antes de 2019, un año electoral que seguramente la tendrá como protagonista.

Junto con la expresidenta, que está acusada de integrar una asociación ilícita, serán juzgados los presos Julio De Vido (diputado y exministro de Planificación), José López (exsecretario de Obras Públicas) y Lázaro Báez (el empresario favorecido); además del exdirector de Vialidad Nelson Periotti; Carlos Kirchner, primo del expresidente, y el exsubsecretario de Obras Públicas Abel Fatala, entre otros imputados, entre los que se hallan exfuncionarios de Vialidad de Santa Cruz.

Así lo adelantó en diálogo con LA NACION el fiscal Diego Luciani, quien estará a cargo de la acusación en un juicio que llevará adelante el Tribunal Oral Federal N° 2, integrado por Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Alberto Tasara.

"En este caso y en todos queremos llegar a juicio cuanto antes, para determinar si hay o no responsabilidad, por la sociedad, por los imputados, para que se sepa si son culpables o inocentes. Esa es una de las deudas de la Justicia", dijo el fiscal Luciani a LA NACION.

Si bien los jueces del Tribunal Oral Federal N° 2 no pusieron fecha aún al juicio, las partes analizan que podría iniciarse en diciembre o, a lo sumo, en febrero, pero no más allá. Faltan aún tramites formales, pero los protagonistas están mirando con un ojo el calendario gregoriano y con otro, el electoral. El objetivo es acelerar el inicio del proceso.

El TOF N° 2 ya había planteado que este caso estaba vinculado con otra causa contra Lázaro Báez, la que lo medios denominaron la "ruta del dinero K" o "La Rosadita", pero la Cámara de Casación ya resolvió que no iba haber una megacausa y que los juicios, si bien vinculados, debían tramitarse por separado.

Se daría así la particularidad de que los acusados podrían enfrentar varios juicios en paralelo: Báez, en el caso de Vialidad y en "La Rosadita"; López será juzgado desde junio por los 9 millones de dólares que arrojó a un convento; De Vido será juzgado por la compra de trenes chatarra en el segundo semestre y también por el caso de Vialidad Nacional. Y aún resta fijar fecha al caso del dólar futuro y al de la firma del memorándum con Irán, que debe enfrentar Cristina Kirchner y que ya fueron elevados a juicio.

El caso de Vialidad Nacional es la causa madre de la corrupción kirchnerista. La investigaron el juez Julián Ercolini y el fiscal Gerardo Pollicita junto con Ignacio Mahiques y un equipo de colaboradores. La maniobra que se investiga es la invención de Lázaro Báez como empresario dedicado a la obra vial, la exportación de una estructura provincial montada con gente de confianza a un nivel nacional para las contrataciones, el direccionamiento de las obras públicas santacruceñas, donde se concentraron las inversiones, a las empresas de Báez y el diseño de un esquema de beneficios exclusivos en su favor en detrimento de las arcas del Estado. Se direccionaron obras a las empresas de Báez por 15.000 millones de pesos.

La dificultad está dada además porque Vialidad, como actor civil, les reclama a los acusados una indemnización de $22.500 millones.

La acusación sostiene que Báez cobraba en relación con sus necesidades económicas y no con el avance de obras, y que se armó un "canal preferente y exclusivo de pago" a sus empresas. De igual modo, destaca que Báez y el grupo Austral Construcciones eran los únicos constructores en nuestro país a los que no se les adeudaba nada al finalizar el gobierno de Cristina Kirchner. Este caso está vinculado con los que se conocen como Hotesur y Los Sauces, donde supuestamente parte de los beneficios económicos que recibía Báez los retornaba a los Kirchner mediante el pago de alquileres de habitaciones hoteleras o de propiedades. La causa de las obras públicas probablemente vaya a juicio sola, sin sus conexas.

El fiscal Luciani ya comenzó a trabajar sobre los 40 cuerpos de la causa, que tiene 60 cajas de documentación, que es necesario digitalizar. Reunió un equipo de media docena de personas, casi toda la dotación de su fiscalía. De todos modos, ya conversó con la procuración a cargo de Eduardo Casal y cuando se acerque el juicio oral el equipo podría ampliarse,

El fiscal ya estuvo a solas con su colega Pollicita, para intercambiar información. Sobre todo considerando que el fiscal de primera instancia trabajó con un equipo que conoce el caso a fondo y el Ministerio Público Fiscal es uno solo.

  • Cristina Kirchner, expresidenta: Está acusada de mantener la estructura de poder que armó su esposo para beneficiar a Báez con $15.000 millones en obras públicas a costa de los recursos del Estado

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?