Suscriptor digital

Más alumnos extranjeros eligen cursar posgrados en la UBA

Ya alcanzan el 15% de la matrícula total; en Ciencias Económicas, el porcentaje se duplica; la eligen por su ubicación en el ranking internacional
Ya alcanzan el 15% de la matrícula total; en Ciencias Económicas, el porcentaje se duplica; la eligen por su ubicación en el ranking internacional Crédito: Fabián Marelli
Carolina Otero
(0)
2 de mayo de 2018  

"Como extranjero quería un título que viaje conmigo, que lo pueda llevar a otro país y que sea reconocido como un título de una muy buena universidad", dice Trace Palmer, de Alabama, Estados Unidos, y alumno de la Maestría en Administración de Empresas en la Facultad de Economía de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

"Elegí la UBA por la excelencia académica con la que se la conoce en el mundo y el programa del MBA que estoy haciendo ya recibió la A de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria, que es el nivel más alto que se asigna", explica el estudiante de 25 años y licenciado en Estudios Mediáticos y Literatura Hispana de Washington University in St. Louis.

A diferencia de las carreras de grado que se dictan de manera gratuita, los posgrados de la UBA son arancelados y la oferta incluye 287 carreras de especializaciones, 141 maestrías y 40 doctorados en Ciencias Sociales, Básicas, Humanas, Aplicadas y de la Salud.

Cada año miles de extranjeros eligen cursar los posgrados de la UBA para el crecimiento de su formación académica. Según datos oficiales de la universidad, de los 30.000 estudiantes de posgrados que se dictan en las 13 facultades, 4500 son extranjeros. Significan el 15% de la matrícula anual. Ese porcentaje se duplica en la Facultad de Ciencias Económicas. Así, de los 2300 estudiantes que realizan una especialización en esta casa de estudios, 690 provienen de otros países.

Para Palmer, en el mundo globalizado siempre se debe encontrar algo que marque la diferencia. Considera que, como norteamericano, tener un título internacional le agrega legitimidad en cuanto al conocimiento de la cultura y la posibilidad de conseguir trabajos más competitivos.

"Una diferencia muy marcada es que en Estados Unidos cuando estás estudiando, sos estudiante; en Buenos Aires casi todos tienen trabajo y en un MBA absolutamente todos cursan de 19 a 22, después de laburar todo el día", explica Palmer en un perfecto español que "argentinizó" su novia porteña. Entusiasmado, añade: "Imagino que están muy cansados, pero igual se ponen las pilas y están muy involucrados. Me sorprendió el compromiso que tienen los alumnos, que no es lo mismo que sucede en mi país, donde el trabajo es ser estudiante".

Hace 10 meses, Fredy Peña, de 25 años y licenciado en Artes en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, de Bogotá, llegó de Colombia con el propósito de estudiar en la Argentina. Había visitado Buenos Aires en varias ocasiones y le había encantado la ciudad por el movimiento cultural.

Por Internet buscó posgrados en diferentes universidades, pero ninguno le llamaba la atención, hasta que encontró la Maestría en Administración del Sector Cultural y Creativo. "Me encantó su plan de estudios; me ayuda a seguir mi proceso de formación", explica Peña, que trabaja en el rubro gastronómico en Palermo.

Además del plan de estudios, Peña cuenta que eligió la UBA "porque es una de las mejores universidades de Latinoamérica y está muy bien posicionada". El último ranking internacional, QS, ubicó a la UBA en el puesto 75 entre las mejores 100 universidades del mundo y primera entre las iberocamericanas. Ese ranking está liderado por cuatro universidades de los Estados Unidos -MIT, Stanford, Harvard y Caltech- y por la británica Cambridge,

Aunque Christian Narváez y Rodrigo Retana provienen de diferentes lugares de América Latina, ambos eligieron la UBA para sus posgrados. Narváez, de 28 años, llegó de Cuenca, Ecuador, para cursar el posgrado en Seguridad en Informática. Retana, de 24 años, dejó Costa Rica para cursar la Maestría en Comercio Electrónico y Negocios por Internet.

"Estaba entre España y la Argentina, y me vine a Buenos Aires por el prestigio de la UBA y también porque una de mis pasiones tiene que ver con la industria ganadera y quise venir a conocer más sobre este tema", dice Renata, que aguarda concluir los trámites legales para buscar trabajo.

Experiencias familiares

La decisión de Narváez surgió a partir de la experiencia de un familiar suyo que estudió en la UBA y por los comentarios que encontraba en Internet sobre la universidad. "Es excelente venir a estudiar a Buenos Aires y tener un título de la UBA, porque esta categorizada como una de las mejores de Latinoamérica. Tener un título así también ayuda bastante para regresar a nuestro país y conseguir un trabajo mejor", dice el estudiante .

Narváez, además, destaca la exigencia académica de la facultad, en donde hay distintos campos de estudio. "Como ingeniero en sistemas no te quedas solo en lo que es programación, sino que se pueden conocer más cuestiones, como informática forense, que me llama mucho más la atención y que en este posgrado tengo la posibilidad de estudiarla", añade.

Hace dos años, Lui Chang llegó de Shandong, China, para trabajar en la sucursal argentina de la empresa Geshouba. Y pudo acomodar sus tiempos para cursar de manera intensiva el posgrado en Comercio Exterior. Además de destacar la ubicación en los rankings internacionales, Chang cuenta que prefiere la universidad pública por su larga historia. "Aquí el profesor da trabajos para resolver en grupo. En China siempre los trabajos se hacen solos", cuenta la estudiante extranjera.

Para Iri Hatani, licenciado en Economía por la Universidad de Doshisha, de Japón, y alumno del posgrado en Relaciones Económicas Internacionales, en las aulas porteñas "hay más energía porque los estudiantes hablan y tienen intereses". En su experiencia, "en Japón no hay ruido, la gente hasta se duerme en la clase. Acá estás más concentrado porque tenés que dar tu opinión".

Nacido en Kyoto, Hatani también estudió español en el Centro Universitario de Idiomas (CUI). Y entre las razones por las cuales eligió la UBA para cursar su posgrado, no esconde su sorpresa por haberse enterado por Internet de que "el Che Guevara estudió aquí Medicina. Y, además, porque hay muchos alumnos extranjeros".

El fenómeno, en cifras

  • 30.000 estudiantes: Cursan algún posgrado en alguna de las 13 facultades de la Universidad de Buenos Aires; de esa cifra, 4500 alumnos provienen de distintos lugares del exterior, incluidos China, Japón y los Estados Unidos
  • 486 opciones: Es la oferta de posgrados de la UBA, que incluye 287 carreras de especializaciones, 141 maestrías y 40 doctorados en las 13 facultades que integran esta casa de altos estudios
  • 30% en Economía: Si bien el 15% de la matrícula anual de posgrados corresponde a estudiantes extranjeros, esa cifra se duplica en las opciones que brinda la Facultad de Ciencias Económicas
  • 75en el ranking QS: La UBA figura entre las 100 mejores universidades del mundo según ese ranking internacional y es la primera entre las casas de estudios de Iberoamérica. Además, es la más grande del país, con más de 300.000 alumnos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?