El fiscal Federico Delgado anticipa que se citará a indagatoria a Jorge "Corcho" Rodríguez en los próximos días

Federico Delgado: "Se está abusando de la prisión preventiva"

5:51
Video
(0)
1 de mayo de 2018  • 23:52

Esta semana, la titular de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso se refirió a las acusaciones que vinculan al empresario Jorge "Corcho" Rodríguez con las coimas de la constructora brasileña Odebrecht y adujo que era muy probable que el fiscal Federico Delgado citara al hombre en cuestión a indagatoria para inhibir sus bienes y prohibirle la salida del país. Durante el programa Mesa Chica , que se transmite por LN+, Delgado afirmó que es probable que se cite a indagatoria a Rodríguez en los próximos días. "Sí, me imagino que sí", respondió el fiscal sobre la posibilidad de citar al empresario a declarar. No obstante, destacó que esa citación dependerá ulteriormente del juez de la causa: Sebastián Casanello . "Los fiscales piden y los jueces deciden, esa es la dinámica, veremos qué decisión toma el juez Casanello en los próximos días sobre el expediente que él tiene, que es la planta potabilizadora de Berazategui y de Tigre", explicó.

Sobre la causa que investiga, contó que "con mucho esfuerzo" lograron que Uruguay les brinde información sensible e importante para descubrir qué hay detrás de algunas offshores; para descubrir qué personas están allí, qué cuentas se movieron, qué cheques entraron y salieron y cuáles fueron los funcionarios y los empresarios que manejaron ese dinero. "En ese esquema estamos trabajando sobre Rodríguez", remarcó.

Sobre la acusación de Bonadio en su contra

La semana pasada, el juez federal Claudio Bonadio requirió la captura internacional y la extradición del doleiro brasileño Leonardo Meirelles, tras considerar que mintió para perjudicar al actual jefe de la inteligencia argentina, Gustavo Arribas , a quien desvinculó por completo de Odebrecht. Bonadio, además, acusó al fiscal Delgado y al titular de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas, Sergio Rodríguez, por considerar que violaron sus deberes como funcionarios públicos cuando le tomaron la declaración testimonial a Meirelles en la que complicó a Arribas.

Delgado explicó: "Meirelles es una persona que en Brasil, Panamá y Perú es un testigo que firmó un convenio con Brasil a cambio del cual se comprometió a decir la verdad y a ir preso si mentía. En Latinoamérica él es un testigo y nosotros le tomamos una declaración testimonial, pero el juez Bonadio lo consideró un imputado y lo quiere meter preso. Esas tensiones son las que explican un poco por qué no avanzamos [en la Justicia], porque en la Argentina vemos las cosas al revés".

De esa manera, el fiscal hizo hincapié en que la Justicia termina dando incentivos institucionales que no son demasiado atractivos para que las personas colaboren y digan la verdad. "Porque no solo denuncian a fiscales que hacen su trabajo sino que incluso a las personas que están dispuestas a decir la verdad y que firmaron contratos con los estados para decir la verdad nuestro Estado no les cree -en este caso Bonadio- y ordena detenerlos". El funcionario judicial remarcó que de esta manera es "muy difícil" lograr una racionalidad que permita avanzar y descubrir concretamente que hay detrás del caso Odebrecht en la Argentina.

"Se está abusando demasiado de la prisión preventiva"

Federico Delgado: "Se está abusando de la prisión preventiva"

5:51
Video

Delgado fue tajante al señalar que la figura de la prisión preventiva no debería existir y que en los Estados relativamente serios hay juicios y condenas y no prisiones preventivas.

"Me parece que más allá del caso puntual [por el caso Cristóbal López ] hay un grave problema en la Argentina que tiene que ver con que la baja credibilidad de la Justicia hace que se quieran solucionar las cosas rápido. Me parece que se está abusando demasiado de la prisión preventiva, que no debería existir. En los Estados relativamente serios lo que hay es juicios y condenas", expresó. Así, destacó que los jueces deberían priorizar hacer juicios rápidos, dado que, actualmente, un juicio complejo puede demorar unos 12 años.

"Me parece que estamos en un estado de crisis judicial que es casi terminal", opinó luego. "La justicia tiene un problema muy grave que es que las víctimas no le creen, los imputados no le creen y la sociedad en su conjunto no le cree, entonces un sistema de justicia que carece de credibilidad tiene un problema grande, casi catastrófico", concluyó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.